Canales populares

8 Tipos de hombres con los q nunca podrás armar una familia





8 Tipos de hombres con los cuales nunca podrás armar una familia feliz



Según algunos estudios de los últimos 10-15 años, la edad promedio para contraer matrimonio ha aumentado a 28-32 años. Cada vez más personas intentan mantenerse solteras, y en particular esto se aplica a los hombres, cuya mayoría no desea tener una relación larga. Pero no todos expresan sus intenciones de permanecer solos en la primera cita. Además, muchas personas ni siquiera se dan cuenta de que no están listas o no son capaces de tener algo serio.

Varios tipos de hombres con quienes una vida familiar larga y feliz no va a funcionar. Un detalle importante: hay signos de uno u otro tipo en casi todos los caballeros, pero estamos hablando de características pronunciadas del personaje que no cambiarán, sin importar cuánto lo desees.


1. Hijo de mamá



Si el festejo principal para un hombre es el cumpleaños de su mamá, y primero consulta con ella antes de tomar cualquier decisión, entonces es mejor dejar de lado a ese novio. No hay nada de malo en amar a la familia, todo lo contrario, pero cuando la madre controla cualquier paso de su hijo, que ya tiene casi 40 años, algo raro está sucediendo. No trates de cambiar a un hombre así, su mamá siempre será la cabeza de tu familia. Algún día decidirá que no eres buena para su niño y él se despedirá tan rápido de ti que no tendrás tiempo ni siquiera para procesar eso.


2. Mujeriego



En este caso, todo es simple: esos hombres no te aman a ti, generalmente solo “aman amar”. Para un mujeriego, la cantidad es el principal criterio del éxito. Casi todas las mujeres al lado de un caballero así piensan que podrán cambiar su forma de ser, pero al final, la única cambiada serás tú: te encontrará un reemplazo muy pronto. O dos. O incluso tres, mientras todavía te dice que eres su único amor.


3. El egoísta



Ser egoísta a veces es muy útil, pero esta opción debe ser usada solo en casos específicos, y no debe ser un “ajuste de fábrica” ​​que controle cada palabra y acción que haces. Un hombre egoísta se ve fácil. Organiza todo a su alrededor con comodidad para sí mismo: el lugar y la hora de las citas, lo que harán, el restaurante que elegirán... y la lista sigue. Recuerda que para esa clase de personas también eres una cierta comodidad, y te necesitará hasta que empieces a requerir más atención que una planta en la ventana.


4. Narciso



No difiere mucho del egoísta, solo que el narciso no busca la comodidad, sino anhela atención y reconocimiento. Y la única persona a la que puede amar incondicionalmente alguien así es a él mismo. Incluso al lado tuyo, él admirará lo bueno que es. Esos hombres ponen su “yo” en primer lugar, desprecian a todos y se jactan de cada paso que dan. Si no buscas el papel de “dama de honor” eterna que va a acompañar a su majestad, termina esa relación lo más rápido posible y elimina su número de tu lista de contactos.


5. Un hombre manejable



Al principio parece que tu pareja es perfecta: acepta todas tus propuestas, comparte intereses y cumple con entusiasmo todas las instrucciones. Hasta que resulta que no puede tomar sus propias decisiones, ni siquiera a la hora de elegir la salsa para la pizza. Al lado de este tipo de hombres, tendrás que decidir todo sola, aparte de asumir la plena responsabilidad de tu pareja. Si no quieres ser la única que luche por tu relación, aléjate de un sujeto así: no se convertirá de repente en un hombre decidido y con voluntad.


6. Soltero empedernido



¿Ya pasó los 40, y nunca ha estado casado? ¿O sus dos novias anteriores lo dejaron después de muchos años de relación, porque nunca llego la propuesta de casamiento? Por supuesto, las razones pueden ser diferentes, pero más a menudo un hombre simplemente no quiere asumir responsabilidades y evita cualquier mención de un posible compromiso. Solo porque está bien así y la soledad no le molesta en absoluto. No te convertirás en una persona cercana para él, seguirás siendo una extraña por siempre.


7. Crítico



En la segunda cita ya critica tu apariencia, en la cuarta te anota a un gimnasio, y dos meses después recomienda encarecidamente que dejes de hablar con algunas de tus amigas. Y aunque parece que lo hace de corazón y te desea lo mejor, ¿a quién le gusta que siempre le den ordenes como a un niño de 5 años? Tales relaciones te llevarán a una trampa, porque cuanto más te acerques, más violenta y variada será la crítica. Tales hombres ni siquiera entienden que están equivocados, y por eso cuesta demasiado cambiar esa actitud.


8. Celoso



Si te cela, es porque te ama, así es como estamos acostumbrados a pensar. Pero entre los celos ligeros y su forma patológica hay una gran diferencia. Si en el primer caso es más probable que un hombre se asegure de su elección a costa de la aprobación de otras personas, la segunda opción es casi una enfermedad. Cualquier mirada o palabra de otro hombre, una ropa ligera o un maquillaje llamativo se perciben como una disposición a engañarlo. Con un celoso siempre estarás bajo sospecha. Pero, ¿no es que la confianza es la base de una relación?
21Comentarios