¿A qué le teme Alicia Kirchner?



  
¿A qué le teme Alicia Kirchner? 


     

     
Es lógico que un gobernador tenga una discreta custodia que vele por él, mientras cumple sus funciones, más aún en una sociedad con tanta inseguridad como las que nos dejaron, pero lo que no es normal son las actitudes “escapistas” y la sobreabundancia de resguardos, cuando un mandatario provincial pretenda, solamente, cumplir sus obligaciones diarias de gestión. Esto sucedió con Alicia Kirchner y nosotros lo registramos.

 
En medio de la tirantez que impuso el prolongado conflicto social que enfrenta el gobierno de Alicia Kirchner, desde que asumió en el mes de diciembre, este jueves último, mientras en la legislatura provincial se aprestaban los últimos detalles para que los diputados provinciales, pusieran bajo la lupa la aprobación de la Ley de Emergencia Educativa, con una fuerte resistencia en el exterior del edificio, especialmente por parte del sector docente, nuestro reportero gráfico registró una imagen llamativa y que pone al descubierto el mal trance por el que atraviesa la Dra Alicia Kirchner, en su desempeño diario frente al Ejecutivo provincial.  

 
 

La mandataria, rodeada por entre cuatro y seis custodios, salió silenciosa pero apresuradamente de la residencia oficial rumbo a casa de gobierno que se encuentra a pocos metros, solo cruzando la calle, pero lejos de hacerlo por la puerta principal de la residencia, su salida se produjo por una disimulada puerta enrejada dispuesta en los fondos del terreno, lindante con el Colegio María Auxiliadora, que de acuerdo a infidencias del personal de la residencia, el ex gobernador Peralta había enviado a clausurar durante su gestión por encontrarla “innecesaria” y “poco segura” motivo por el cual la habían anulado asgurándola a las reja perimetral, con soldaduras.

Hoy esta puerta luce operativa y ayer jueves por la misma salió Alicia Kirchner y sus custodios que la rodearon en todo momento, caminaron presurosos y en silencio a su lado, cruzando la calle en dirección a la entrada principal de la Jefatura de Policía, a través de cuyas instalaciones ingresaron todos a la Casa de gobierno, por los fondos del edificio. Uno de los custodios, cargaba las carteras y los elementos de trabajo de la gobernadora.   


 

¿A qué le tema Alicia Kirchner?

Nadie, excepto el personal de seguridad que la acompañan a AK, sabían, hasta el momento, sobre la existencia de la puerta misteriosa, que le permite a Alicia Kirchner evadirse de alguna indiscreta reprimenda pública, que circunstancialmente podría caberle en caso de ser vista por los manifestantes que reclaman tanto al frente de la casa de gobierno, como en la Cámara de Diputados y eventualmente, ante al residencia oficial.

Cabría preguntarse si en Río Gallegos en particular y en Santa Cruz en general, los funcionarios políticos y particularmente la gobernadora, tienen la necesidad de desplazarse a hurtadillas y acompañada de un anillo de seguridad tan nutrido, si es que, como se alude en los discursos desde el poder, las cosas se están haciendo bien y los reclamos que aparecen son de grupos aislados y sectoriales que no representan a nadie en la provincia.