Argentino que construye helicópteros con sus propias manos






Desde niño, el argentino Augusto Cicare estuvo tan fascinado con volar que tomó parte del respaldo de la cama de su madre y lo transformó en el fuselaje de un helicóptero. Hoy Augusto tiene 77 años y construye alrededor de 20 helicópteros personalizados por año












Este es Augusto Cicare, el argentino de 77 años que construye helicópteros con sus manos















A sus 18, Cicare construyó su primera maquina voladora, la cual se elevó unos centímetros del piso. En la foto está junto a su madre María, en su casa de Polvaredas, 1958















De pequeño, Cicare se escapaba de la escuela para pasar el día en el garage leyendo Mecanica Popular.













Todo comenzó en el garage familiar, donde el padre y el tío de Augusto reparaban tractores














A sus 21 años construyó el CH-1, el primer helicóptero hecho en Latinoamerica













Hoy Augusto Cicare cuenta con una fábrica pegada al helipuerto de Saladillo, a unos 180 km al oeste de Buenos Aires














El hijo mayor de Cicare, Alfonso, wxplica que las restricciones financieras hacen que solo puedan producir de 18 a 24 helicópteros por año, mucho menos que la demanda















Hoy en día cuenta con la ayuda de sus dos hijos y 30 ingenieros y constructores en su fábrica de Saladillo














Entre sus clientes se encuentran ejecutivos que quieren escapar del tráfico, granjeros que necesitan fumigar sus campos rápidamente, y servicios de emergencia para operaciones de rescate















Sus helicópteros personalizados se venden desde $75,000 hasta $180,000














Ya cerca de los 80 años, Augusto se niega a retirarse














Sus hijos dicen que estan listos para tomar el negocio, pero Augusto sigue yendo a la fábrica todos los dias, revisando, ajustando, y soñando con su próximo proyecto