Canales populares

Boudou irá preso



Si te da paja leer, dale play al vídeo






¿Se acuerda de Amado Boudou? Hablo de ese atorrante de estado designado vicepresidente de la Nación por Cristina. Hoy batió un record. Es el primer funcionario de esa jerarquía en la historia argentina que estuvo sentado en el banquillo de los acusados en un juicio oral y público. Había solo 11 personas en el recinto. Entre ellos el ex vice gobernador bonaerense Gabriel Mariotto que preside la agrupación de Boudou. Y Manuel Quieto, el lider de la banda llamada “La Mancha de Rolando” que fue un símbolo de las manchas de Boudou que no le hacen nada al tigre. Ya no estaban las banderas de “La Cámpora” para acompañarlo. Lo dejaron solo. Le soltaron la mano. Es que saben que Boudou está condenado a ir preso.



Más temprano que tarde la cárcel será su destino. Y eso que la causa actual es la menos grave. Pero es una muestra cabal de su condición de inmoral y de chantapufi que utilizó la política para enriquecerse. Ahora tiene que explicar porque falsificó documentos de un auto para no darle la mitad que le correspondía a su ex esposa, Daniela Andriuolo, la única con la que Aimé se casó legalmente. Esa actitud tramposa, de vivillo vividor es parte de su ADN. Por eso también truchó su documento para dar como domicilio un médano.



Pero fraguar documentos públicos es uno de sus delitos preferidos. El otro es apoderarse del dinero ajeno.



Esta es la causa más suave pero tiene 10 expedientes abiertos. Padece cuatro procesamientos y algunas causas gravísimas: el intento de apropiarse de la fábrica de billetes, Ciccone Calcográfica, o la coima de casi 8 millones de pesos que cobró del pueblo pobre de Formosa o el enriquecimiento ilícito que utilizó como testaferros a su familia.



Finalmente todo llega. La justicia tarda pero llega. Un violador serial de leyes como Amado Boudou no tiene otro lugar que la prisión. Tal vez se encuentre en Ezeiza con un viejo conocido: Lázaro Báez.
La de Ciccone es una de las causas más bizarras. Casi un record mundial. Hubo cientos de casos de corrupción de estado durante el reinado K. Pero afanarse la fábrica de los billetes, es como too much diría Cristina.



Di Lello en sus 200 páginas da por acreditado que el ex vicepresidente, siendo ministro de Economía le compró el 70% de la empresa a Nicolás y Héctor Ciccone a cambio de salvarla de la quiebra a la que la había empujado el propio gobierno de Néstor. Una metodología bastante utilizada durante la era de los pingüinos buitres. Hostigar a una empresa o un empresario, perseguirlo con ferocidad y obligarlo a vender a precio vil. Hay muchos casos pero el más conocido fue el de Héctor Ricardo García que tuvo casi que regalar Crónica a los hermanos Olmos.



En esta causa que pronto irá a juicio oral también están acusados los dos mejores amigos y testaferros de Boudou, es decir José María Nuñez Carmona y Alejandro Vandenbroele, entre otros.
Di Lello pide también la indagatoria de Ricardo Echegaray porque cree que el titular de la AFIP fue partícipe necesario de estas maniobras delictivas. Otro tema apasionante para develar es que yo creo que Boudou se apropió de un negociado que iba a hacer Néstor Kirchner. Cuando el ex presidente muere, Amado avanza con más velocidad en el plan que originariamente había diseñado Néstor. Tal vez Boudou pensó que iba a tener 100 años de perdón por robarle a un ladrón. Pero eso no funcionó. La sentencia del juicio oral lo puede llevar a la cárcel porque la acusación de coimas y de negociaciones incompatibles tiene una pena de hasta 6 años y por lo tanto, no es excarcelable.
Los 12 años de mayor corrupción de la historia democrática argentina tuvieron algunas aristas tragicómicas. Mutaciones impensadas.



Pero el de Amado Boudou sigue siendo el caso más extremo. En su sobreactuación por ocultar los delitos que cometió pasó de Alsogaray a Perón y de María Julia al Che Guevara. Un ortodoxo neoliberal se convirtió en un defensor de la patria socialista. Un amante de Estados Unidos en un tardío lector de Marx. En eso también aprendió de Néstor. Utilizar los símbolos de la izquierda y los derechos humanos como escudo para ocultar sus estafas y su enriquecimiento ilícito lleno de testaferros y truchadas.



Por eso produce risa y vergüenza ajena ver hoy a este atorrante y malandra con el pelo largo desprolijo y la estética progre, como si de verdad se creyera el heredero de Lenin y Evita. Anda con Fernando Esteche y Luis D’Elía y el cree que eso limpia todo su pasado y todo su prontuario. Su discurso clasista y combativo lo transformó en un patético personaje, una caricatura trucha de Fidel Castro.



En su momento habló por radio Rebelde, la del piquetero amigo del chavismo, el castrismo y el negacionismo del holocausto de los iraníes más fanáticos. Amado no bajó de la Sierra Maestra para liberar a Cuba del dictador Fulgencio Batista. Bajó del médano que tiene como domicilio en una de las malversaciones de documento público que hizo. No se internó en la Bolivia profunda para organizar la guerrilla campesina. Se fue a vivir a Puerto Madero, cerca de su comandante en jefe, Cristina Fernández de Kirchner. Sin embargo, Boudou, en la carpa de Luis D’Elía en el acampe de Plaza de Mayo exigió por la libertad de Milagro Sala, justo tres de los cristinistas que mayor imagen negativa tienen. El gobierno de Macri celebra que estos impresentables que son rechazados por las grandes mayorías sean las caras visibles de un cristinismo aislado y en franca decadencia. Como al solitario Boudou, se hace trampa a sí mismo. No dejó delito por cometer.



Tal vez como Al Capone, el ex vicepresidente de la Nación, vaya preso por algunos de los temas más chicos pero más fáciles de probar. Pero está claro que se creyó el más vivo de todos para robar. Dejó los dedos pegados en todas partes. Pero se sintió impune. No hay una sola voz de peso en el peronismo o en el kirchnerismo que se levante para defenderlo.



Y todavía falta la causas de enriquecimiento ilícito. El muy malandra puso bienes de todo tipo a nombre de su familia cuyo patrimonio se multiplicó a la velocidad de la luz. El cancherito de Puerto Madero solía desplazarse en sus poderosas motos Harley Davidson y con una remera que decía “Cristina Capitana”, mostrando que tiene la cara dura y la mano larga.



Hay derrumbe del relato. Agustina K, la otrora segunda dama, sin ponerse colorada entendió que el amor se terminó pero las causas judiciales siguen. Ella deberá dar explicaciones al juez Ariel Lijo que la investiga por enriquecimiento ilícito y al juez Julián Ercolini por ese robo sospechoso que sufrió en su auto estacionado a la hora en que Argentina jugaba la final del mundial de fútbol. ¿Quién no saca a pasear dos notebooks y hasta un disco rígido y lo deja en el asiento de atrás del auto? Las cosas que habrán hecho desaparecer. O el robo de casi 8 millones de pesos que le hizo al pueblo pobre de Formosa en complicidad con el gobernador feudal, Gildo Insfran y su socio José María Nuñez Carmona. Es increíble que con lo clarito que está el delito en esta causa, Amado Boudou pueda caminar en libertad por las calles como una persona honorable. Hoy empezó el primer juicio oral. Pero se vienen varios. Se viene la noche y por eso arde la ciudad.



+83
0
0
0No hay comentarios