Brasil inaugura el mayor centro evangélico de Latinoamérica

La construcción del Templo de Salomón costó unos 300 millones de dólares y abarca 35 mil metros cuadrados.



La Iglesia Universal del Reino de Dios inauguró en Sao Paulo el Templo de Salomón, una réplica del Templo de Jerusalén, en un terreno de cerca de 35.000 metros cuadrados. Es considerado como el mayor centro evangélico de Latinoamérica.

El peso político de la inauguración del templo, valorado en 680 millones de reales (unos 300 millones de dólares), estuvo determinado por las presencias de la presidenta brasileña, Dilma Rousseff; el vicepresidente, Michel Temer, y 11 gobernadores, entre ellos, el del estado de Sao Paulo, Geraldo Alckmin.

Construido en Brás, uno de los barrios más populares de la capital paulista, el Templo de Salomón de Brasil fue construido en cuatro años, tiene cerca de 52 metros de altura, 105 metros de ancho y 121 de profundidad, y pretende ser un nuevo lugar de peregrinación.

La inauguración del templo, con capacidad para 10.000 fieles, estuvo encabezada por el líder de la Iglesia Universal, el brasileño Edir Macedo, dueño de la cadena de televisión Record.

Macedo es el responsable de la construcción y quien mandó importar 40.000 metros cuadrados de piedra de Jerusalén, donde se encontraba el templo original y hoy se ubica el Muro de los Lamentos.

"Es una gloria inexplicable. Puede parecer una tontería para quien no tiene comunión con Dios. (El edificio) es un ejemplo de lo que Dios necesita para que el mundo vea lo poderoso que es. Muchos turistas todavía van a venir a visitar este lugar", dijo a Efe la evangélica María de Fátima Ferreira.

La ecuatoriana Lucía Sánchez llegó desde su país junto con otras 80.000 personas para visitar el templo, antes de que se abra a los fieles el próximo 22 de agosto. "Quiero volver a visitar el templo con mi familia", comentó en las inmediaciones de la nueva atracción del turismo religioso evangélico en el país. Y justificó la inversión al afirmar: "Lo hacemos para Dios, por eso vale la pena".

Sin embargo, no todas las opiniones fueron favorables. Una vecina del barrio de Brás, donde fue erguido el templo, Analice Inocêncio, destacó la "arquitectura única del edificio" pero consideró "un absurdo" su costo "con tanta gente pasando hambre fuera de él".

"Es mucha ostentación para una iglesia, ya que afuera hay desigualdad con muchos mendigos en la calle. El objetivo de construir eso debe ser quebrar algún récord, pero es mucho lujo", opinó Edson de Jesús, de profesión vendedor y de religión católica.

El número de fieles evangélicos ha aumentado considerablemente en Brasil, un país de mayoría católica. Según el censo oficial del 2010, el 22,22 % de la población profesaba esa fe.

El templo de Salomón original, uno de los centros políticos y espirituales del pueblo de Israel, fue destruido por los babilónicos en el año 586 antes de Cristo; reconstruido por Herodes pero nuevamente derribado por orden del emperador Tito durante la expansión del Imperio Romano en el año 66.