Check the new version here

Popular channels

Caballero: no, degenerado!

Situaciones incómodas. Muchas veces la caballerosidad no va de la mano con las situaciones decorosas. ¿Se puede ser caballero y al mismo tiempo ser un pervertido?

“¿Te alcanzo el shampoo?”

En esta nueva sociedad superconectada, en donde las noticias que antes pasaban a un segundo plano de un periódico local, se convierten en tendencia mundial en redes sociales en cuestión de pocos minutos, se ha internalizado la idea de que un grupo de rufianes llamados “hombres”, andan acribillando mujeres por el sólo hecho de ser mujeres. No importa si el móvil del delito fue el robo o el intento de abuso, sólo importa el binomio “hombre: victimario-mujer: víctima”.

Entonces, en este esquema básico en donde el hombre depreda mujeres, cualquier actitud razonable de cualquiera de nosotros, se puede convertir en un acto con doble intencionalidad. Llegamos al punto de que antiguas costumbres que hacían al buen gesto de parte de un hombre hacia una mujer, se conviertan en actos malintencionado, con el objeto de sacar cierto “provecho”…

Ahora, esas situaciones incómodas que chocan con la caballerosidad generalmente aceptada:
1.- “Pase usted”
Que recuerde, siempre se consideró un buen gesto dejar pasar a una mujer antes que un hombre. Hoy en día, tu única intención es medir y comparar tallas.

2.- “Le cedo el asiento” (transporte público)
Llegamos cansados de la rutina diaria y así y todo siempre cedemos el asiento a la primera mujer que se nos presenta…pero cuidado a quién se lo cedas! Porque si llega a tratarse de una mujer “agraciada”, estás en problemas!

3.- “Usted primero” ( versión escaleras)
Ni hablar de esto. Acá tiene más razones para sospechar de vos que en cualquiera de las otras situaciones. Y las sorpresas que podrías encontrar son ilimitadas. Y dará lo mismo si esperas abajo o si esperas arriba, quedarás de igual de pervertido.

4.- “No hay espacio” (transporte público repleto)
Acá no vas a tener salida. Todos sabemos que el transporte público se llena en hora pico, y más allá de que vos intentes hacerte finito llega el momento en que vos o ella misma se arrima tan cerca, que hasta podés sentir las pulsaciones. Así y todo vas a ser un pervertido, porque por más finito que te hagas o más espacio que cedas, ella va a estar pensando de vos otra cosa.

5.- “Miradas indiscretas”
Uno no puede mantener la vista fija en el suelo…también reconocemos patrones y observamos caras, paisajes leemos y cualquier otra distracción visual. Pero cuidado que no te pesquen observando casualmente su cara, porque eso solo significa una cosa…

6.- Lactancia pública: no hay choque de caballerosidad-incomodidad, pero sí es un punto que demuestra el retrógrado pensamiento del feminismo de hoy en día.
Este punto merecería un post propio, porque de parte de los hombres no creo que nadie se oponga a este gesto maternal. Sin embargo entre las filas de las mujeres, surgen las voces que consideran que no se debería hacer en espacios públicos o que deberían existir espacios especiales reservados para la lactancia. Personalmente escuché éstos conceptos completamente errados.

¿Desde cuándo la lactancia es un acto sexual, que ni siquiera lo recuerdo?
Bueno, para cerrar este pequeño post sobre la aflicción del moderno feminismo y el choque con costumbres que hacían a los buenos gestos de antes, actualmente a todo hombre que decide llevar adelante una vida social, no le queda otra que enfrentar todas estas series de supuestos fundados en una visión sesgada y altamente sexualizada de la realidad de todos los días.

0
1
0
0
1Comment