Carlos Castaneda - Relatos de Poder - fragmentos

sigo posteando con nulo pero sostenido exito estos fragmentos del nombrado autor y obra,en esta ocasion ,estamos casi llegando al nudo del fragmento total,espero que valga la atencion prestada y te resulte positivo de algun modo. gracias.


La promesa 3
Nos mantenian vivos con pedazos de comida que de vez en cuando hechaban al vagon.
"Mi padre murio de sus heridas en ese vagon.En el delirio del dolor y la fiebre me decia y me repetia que yo tenia que vivir.Siguio diciendome eso hasta el ultimo momento de su vida.
"La gente me cuidadaba;me daba comida;una vieja curandera me compuso los huesos rotos de la mano.Y como puedes ver,vivi.La vida no ha sido ni buena ni mala conmigo;la vida ha sido dura.La vida es dura,y para un niño es a veces el horror mismo."
Quedamos largo rato sin hablar.Alrededor de una hora transcurrio en silencio completo.Yo experimentaba sentimientos muy confusos.Me sentia algo afligido,pero no podia saber la razon.Experimentaba un sentido de remordimiento.Un rato antes habia estado dispuesto a seguirle la corriente a don Juan,pero de pronto el habia trastocado la situacion con su relato directo.Habia sido sencillo y conciso y me habia producido un sentimiento extraño.
La idea de un niño soportando dolor era un tema al que yo siempre habia sido susceptible.En un instante,mis sentimientos de empatia hacia don Juan cedieron el paso a una sensacion de disgusto conmigo mismo.Alli estaba yo,tomando notas,como si la vida de don Juan fuera solo un caso clinico.Estaba a punto de romper mis notas cuando don Juan me dio un leve puntapie en la pantorrila para llamar mi atencion.Dijo que "veia"a mi alrededor una luz de violencia y que se preguntaba si iba yo a empezar a golpearlo.Su risa fue un alivio delicioso.Dijo que yo era dado a explosiones de conducta violenta,pero que en realidad no era malo y que la mayor parte del tiempo la violencia era contra mi mismo.
-Tiene usted razon,don Juan-dije
-Por supuesto-dijo,riendo.
Me insto a hablar de mi niñez.Empece a contarle mis años de miedo y soledad y me meti a describirle lo que yo consideraba mi abrumadora lucha por sobrevivir y "conservar mi espiritu".Rio de la metafora "conservar mi espiritu"...