Check the new version here

Popular channels

Cavallo absuelto.

Hoy comencé el Qué pretende usted de mí con este texto.

Ayer el Megacanje quedó impune pero en Canal 13 te siguen metiendo en la cabeza que la inseguridad es un motochorro incapaz de sacarle una mochila a un canadiense en bici.

Ayer el Megacanje quedó impune pero Canal 13 te sigue metiendo en la cabeza que no hay que reformar la justicia, que está bien así cómo está.

Ayer el Megacanje quedó impune y yo me puse a escribir chistes pero no pude escribir más que los nombres de mis compañeros que se tuvieron que tomar el palo, en parte porque podían y en parte porque ya no podían vivir más acá.

Ayer el Megacanje quedó impune y pensé en la Flor, que terminó la facu y se fue a Barcelona. Pensé en Giselle, que me gustaba mucho pero se fue a Madrid, me dio un beso a escondidas y se fue a Madrid.

Pensé en el Santi, que ahora hace películas en España. Películas que podría haber hecho acá. Pero las hace en España.

Pensé en Augusto. Ingeniero en sistemas. Se tomó el palo en el 2001. Trabaja en Google en alguna ciudad de Estados Unidos.

Pensé en el Julio, se fue a enseñar literatura a Washington.

Pensé en mi vieja, recorriendo los clubes de trueque. En mis hermanos acompañándome a acompañar a mi madre a vender seguros puerta por puerta.

Pensé en mis hermanos cuando ellos y yo vendíamos alfajores en los semáforos de la esquina de Fray Mocho y Rafael Núñez. Había un bar o restorán de nombre Rodríguez. A nosotros nos hacía gracia tener el mismo apellido que ese lugar lujoso.

Ayer el megacanje quedó impune y yo me puse a escribir chistes.

Escribí que Cavallo salió limpio de los ’90, salió limpio de las AFJP, salió limpio de las privatizaciones, salió limpio del corralito, salió limpio de los huevazos del otro día y salió limpio del megacanje. Es el peor enemigo de Fabián Gianola.

Y me quise reír. Pero me acordé de cómo se iban mis amigos a la mierda, de cómo dejaban a sus familias, de cómo buscábamos todos algún lazo familiar con algún europeo muerto que nos permita tramitar un pasaporte, cómo queríamos ser otra cosa, cualquier otra cosa, griegos, italianos, españoles, portugueses, pero no argentinos.

Ayer el megacanje quedó impune y Cavallo abrazó a su mujer y yo me quedé pensando si acaso ese flor de hijo de puta será capaz de abrazar a alguien con amor.

Me doy bronca a mí mismo porque sé que nunca me voy a olvidar la cara de Giselle cuando se iba, pero sí me voy a olvidar del Tribunal Oral Federal Nº 4, que absolvió al único acusado en el juicio, Domingo Felipe Cavallo.

Le habían pedido tres años. Tres años. En Córdoba hay un pibe de Laboulaye que se está comiendo tres años en cana por tener siete plantas de marihuana en su placard.

El pibe está preso porque a De la Sota se le ocurrió ser presidente y a un brasilero amigo de Cavallo se le ocurrió que para ser presidente, De la Sota tenía que meter en cana a un pibe que tuviera cinco o siete plantas de marihuana en su placard.
Cavallo ideó una maniobra para favorecer a un grupo de bancos en el canje de títulos de la deuda en plena crisis de 2001, cuando se avecinaba el default. Y zafó.

No le voltearon la puerta a patadas, como al pibe de Laboulaye.

Y zafó.

Y yo me senté y me dije: acá tengo para hacer dulce. ¿Cómo no voy a poder hacer chistes con esto?

Pero no pude. Porque se me vinieron las caras y los nombres de los que se tuvieron que ir, mi cara y mi nombre también, que no me fui, pero no porque no haya querido, no me fui porque no encontré al tatarabuelo italiano que me habilite un pasaporte, ni junté los 1500 pesos que tenías que tener para el pasaje.

Se me vino la cara de mi novia de entonces, cuando nos repetíamos una y otra vez que no queríamos tener hijos en ese país.

Ayer el megacanje quedó impune y Canal 13 dale que dale con la inseguridad en los barrios y yo dale que dale con tratar de hacer humor con la cara de Cavallo, la cabeza de Cavallo, la decrepitud de Cavallo, el abrazo a su mujer.

Te tiene que salir un chiste.

Te tiene que salir un chiste.

Te tiene que salir un chiste.

Cavallo, compadre, la concha de tu madre.

Devolvé la guita, devolvé a Gisselle, se fue a Praga, creo, a lavar copas hasta recibirse. Devolvé al Santi, que acá siempre hace falta gente que cuente historias. Devolvé al Augusto, que ahora estamos enviando satélites al espacio.

Me tiene que salir un chiste.

No me sale nada porque sólo veo los rostros de los que se fueron y los rostros de los que no pudimos irnos y me acuerdo de soltar mi cuerpo en un pogo para que la furia se encargue de mí y cantar que cocinen a la madre de cavallo y al papá y a los hijos, si es que tiene.

Ayer el Megacanje quedó impune y Cavallo dijo que los echaron del país antes de que solucionaran todo. Que es como si el Padre Grassi se excusara diciendo que lo agarró la policía justo cuando estaba empezando a comprar hipoglós.

No.

Muy duro el chiste, Emanuel.

No es un chiste, Santi, es una carta de amor.

Todos sobreseídos. Banqueros. Funcionarios. Cavallo.

No es un chiste, Santi, es una carta de amor.

Nos estafaron.

Y no puedo pensar en un modo gracioso de presentar esta noticia.

Ayer el Megacanje quedó impune y Canal 13 dale que dale con no poner en foco a Kostecki y Santillán.

Me acuerdo de mi vieja, la quiebra de la panadería, la empresa de agua, los rebusques, el té cena porque no había otra puta cosa en la cocina y los bancos llevándosela toda.

Té cena, Cavallo. ¿Sabrá tu mujer del amor que hay en un té cena? ¿Sabrá tu mujer del amor de los desesperados?

En estos momentos tengo sed de una venganza absurda. Que un marinero bengalí lo gorree y le transmita vía su mujer una enfermedad vergonzosa, algo que le haga en su cabeza pelada una mancha con forma de pito, que le pongan un ano contranatura que le vuelva la caca a la cara para que sepa por un rato lo feo que es que te cague un Cavallo.

Te tiene que salir un chiste.

Te tiene que salir un chiste.

Te tiene que salir un chiste.

Cavallo creó un grupo de acreedores privilegiados. Ganaron ellos.
Cavallo produjo un incremento de la deuda externa de 55 mil millones de dólares.

Te tiene que salir un chiste.
Te tiene que salir un chiste.

Un chiste que te haga olvidar la cara de los chicos en Tucumán, llorando de hambre.
Un chiste que te haga olvidar la cara de los licenciados en hacer filas en las embajadas.
Un chiste que te haga olvidar la cara de Gisselle, ese besazo re triste en el baño del Bebedero.Un chiste que te haga olvidar las manos de tu vieja sobre el 404 destartalado, vendiendo lo que sea, donde sea.

Y ahí está el motivo de por qué no me salió ni un puto chiste para comentar la noticia de hoy.

No quiero olvidar.
0
0
0
2
0No comments yet
      GIF
      New