Check the new version here

Popular channels

Clichés del progresismo, #11.

Clichés del progresismo, #11.

La gente rica tiene la obligación de devolver.

27 de JUNIO del 2014, por LAWRENCE W. REED.



Para una sociedad que ha alimentado, vestido, dado viviendas, informado, entretenido y enriquecido a más gente a niveles más altos que cualquiera en la historia del planeta, hay un montón de culpabilidad infundada en América.

Manifestaciones de esta culpa abundan. El ejemplo que más me fastidia es el que uno oye de filántropos bien intencionados quienes adornan sus donaciones de caridad con esta pequeña castaña: "Quiero devolver algo". Siempre suena como si ellos estuvieran disculpándose por haber tenido éxito.

Traducido, la afirmación sería la siguiente: "He acumulado algo de riqueza con los años. No importa como lo hice, solo me siento culpable por haberlo hecho. Hay algo mal con el hecho de que yo tenga más dinero que alguien más, pero no me pidan que explique cómo o por qué, porque es solo una sensación borrosa e incómoda de mi parte.
Porque tengo algo, me siento obligado a tener menos. Me hace sentir bien el dar porque así purgo mi pecado de tener en primer lugar. Ahora soy una buena persona, o no?.

Era evidente para mí cuan profundas se volvieron las raíces de esta forma de pensar cuando visité la tumba de John D. Rockefeller en el Cementerio de Lakeview, en Cleveland hace varios años. La redacción de una placa conmemorativa de la vida de este notable empresario daba a entender que donar gran parte de su fortuna era como un logro tan digno como la construcción de la gran empresa internacional, la "Standard Oil" ,la que produjo su fortuna en primer lugar. Los libros de historia que muchos niños utilizan para aprender hoy en día van un paso más lejos. Rutinariamente critican a gente como Rockefeller por la riqueza que crearon y por su ánimo de lucro, o su interés propio, que jugó una parte en su creación, mientras los alaban por "quitarse" su dinero de encima.

Más de una vez, los filántropos han otorgado contribuciones a mi organización y explican que están "dando algo de vuelta". Ellos quieren decir que por medio de darnos a nosotros, están pagando alguna deuda a la sociedad en su conjunto. Resulta que, con pocas excepciones, esos filántropos en realidad no han hecho nada malo.

Ellos han hecho dinero a lo largo de sus vidas, pero no lo robaron. Ellos tomaron riesgos que no necesitaban tomar. Ellos invirtieron su dinero o lo que tomaron en crédito, devolviendo el dinero con sus intereses. Crearon trabajos, pagaron sueldos de mercado a trabajadores voluntarios, y por consiguiente generaron los medios de vida para cientos de familias. Ellos inventaron cosas que antes no existían, algunas de las cuales salvaron vidas y nos hicieron más saludables. Manufacturaron productos y proveyeron servicios, por los cuales pidieron y recibieron precios de mercado.

Tuvieron clientes voluntarios y ansiosos que volvían por más. Accionistas a quienes ofrecer retornos favorables. También tuvieron competidores y prestar atención a sus negocios o los perderían. No usaron la fuerza para llegar a dónde llegaron; confiaron en el libre intercambio y en los contratos voluntarios. Pagaron sus cuentas y sus deudas. Y cada año donaron algo de sus ganancias a muchas organizaciones de caridad en sus comunidades que la ley no requería que sustentaran.

Así que cómo puede alguien sumar todo eso y todavía sentirse culpable? Sospecho que si se hubieran sentido genuinamente culpables de algo, es de permitirse se intimidados por los perdedores y por los envidiosos del mundo, gente que está en el negocio de la redistribución ya sea porque no saben cómo crear algo o porque ellos simplemente eligen el camino fácil. Simplemente toman lo que quieren o contratan políticos para tomarlo en su nombre.

O como alguna gente del clero, que piensa que la riqueza no se genera sino que simplemente se "recoje", los redistribucionistas le echan la culpa a la gente hasta desincentivar su ánimo de lucro. Ciertamente, la gente de fe tiene la obligación de apoyar a su Iglesia, mezquita, o sinagoga, pero ese es otro asunto que no trataremos aquí.

Una persona que rompe un contrato debe algo, pero solo a la contraparte de ese contrato. Robe algo en propiedad de otra persona y le deberá a esa persona a quien le robó, no a la sociedad. Esas obligaciones son reales y ellas brotan del acuerdo voluntario en el primer ejemplo o de un acto inmoral en el segundo. Este asunto de "dar algo de vuelta" simplemente porque usted se lo ha ganado ayudan a generar una obligación mística donde no existe ninguna. Vuelve todo el concepto de "deuda" de cabeza. "Devolver" significa que algo no es suyo en primer lugar, pero la creación de riqueza a través de iniciativa privada y de intercambio voluntario no lleva aparejada la expropiación de nada a nadie que sea su legítimo propietario.

Cómo podría ser de otra manera?. Por qué medida racional una persona exitosa en un mercado libre, que ha pagado todas sus deudas y obligaciones en el sentido tradicional, debe algo más allá a una entidad nebulosa llamada "sociedad"? Si el empresario X gana $1 billón y el empresario Y gana $2 billones, tiene sentido que el empresario Y deba "devolver" el doble que le empresario X? Y de ser así, quién decide quien debe a quién?. Claramente, toda la noción de "devolver algo a la sociedad" solo porque uno tiene está construida sobre arenas movedizas.

La gente exitosa que gana su riqueza por medio de un intercambio pacífico y libre puede elegir dar donar algo de lo que tiene, pero no sería menos moral ni menos libre de deudas que si lo diera todo. Se envilece el poderoso impulso que poca gente tiene al sugerir que la caridad es el equivalente a una deuda por un servicio o que deba ser motivado por algún grado de culpa o auto flagelación.

Una lista parcial de quienes honestamente tienen una obligación de "devolver" algo incluye a los ladrones, estafadores, morosos y los políticos que responden a intereses ocultos, Ellos tienen buenas razones para sentirse culpables, porque lo son.

Pero si usted es un ejemplar de la sociedad libre y emprendedora, alguien que realmente se ha ganado y administrado lo que tiene y no ha hecho nada para lastimar a otros en su vida, libertad o propiedad, usted es de una camada distinta. Cuando usted dé, debe hacerlo por la satisfacción personal que deriva de ayudar a causas que valen la pena, no porque necesite limpiar una conciencia sucia.

Gracias por comentar.
0
0
0
0No comments yet