Check the new version here

Popular channels

Clichés del progresismo, #6.

Clichés del progresismo, #6 "

"El capitalismo promueve la avaricia y la política del gobierno debe atemperarla".

23 de MAYO del 2014, por LAWRENCE W. REED.



El 19 de Abril del 2014, la tienda "Pan Colonial" de mi pueblo de Newman,

en Georgia, cerró sus puertas después de una década en el negocio. La

empresa matriz explicaba, "con el fin de centrarnos más en nuestras áreas

de competencia centrales, se tomó la decisión de cerrar algunas de

nuestras tiendas minoristas". Un encargado por mucho tiempo respondía en

el periódico local de esta manera: "Es simplemente triste. Es simple

avaricia y estamos al final de la linea. Es frustrante cómo no se puede

hacer nada".

Ahora hay una epidemia en la percepción de "avaricia" como no hubo nunca

antes!. Intentar hacer más eficiente el negocio en el cual usted ha

invertido su tiempo y dinero es de alguna forma avaro de su parte? Y que

es lo que este encargado disgustado desea poder hacer al respecto? Tal vez

hacer aprobar una ley que encadene al dueño del negocio y le obligue a

mantener la tienda abierta? A fin de cuentas, quien sería el avaro

entonces?.

La "avaricia" es una palabra que brota desde las lenguas progresistas

como brota el agua desde un manantial. Es un término peyorativo que

consigna a quien sea que lo reciba a una cloaca moral. Quien sea que lo

lance puede ponerse con todo derecho en la posición de superioridad

moral, preocupado por los demás cuando mientras que el avaro se revuelca

en el maligno egoísmo. La gente pensante debería darse cuenta de que ésta

en una sucia y resbaladiza táctica, y no un atento comentario moral.

El economísta Thomas Sowell famosamente señalaba en "Bárbaros dentro de

las puertas y otros ensayos controvertidos" que la acusación de

"avaricia" ya no cumple con la definición del término por el diccionario.

El escribía, "Nunca pude entender por que es "avaricia" querer quedarse

con el dinero que uno gana pero no es avaricia pretender quitarle el

dinero a alguien más".

Erase una vez, y por mucho tiempo, la "avaricia" significaba más qe el

deseo de o por algo. Significaba el desordenado culto obsesivo de aquello

que cruzaba la línea hacia acciones que dañaban a otras personas. Querer

en serio, pero en serio tener un millón de dólares no era en si mismo

algo malo si usted honestamente trabajaba por ello, libremente negociando

con otros por ello, o asumiendo riesgos y de hecho creando trabajo y

riqueza para asegurarlo. Si uno rinde culto al millón de dólares a tal

punto de estar dispuesto a robar por ello, o a contratar oficiales del

estado para saquear sus arcas en su nombre, entonces uno es

definitivamente una persona avara. Qué vergüenza!. Si usted es una de

esas personas que está dispuesta a rebajarse a robar o a hacer política

para obtener su fortuna, usted tiene mucho por que responder.

"La Avaricia" también significa, para algunas personas, la falta de

voluntad de compartir lo suyo con otros, supongo que un padre que se

compra un yate en lugar de alimentara su familia calificaría. Pero eso es

a causa de que él está evadiendo su responsabilidad personal. El debe a

la familia que ayudó a establecer el debido cuidado que necesita. Acaso

el panadero que cierra su tienda ha violado alguna responsabilidad de

servir a cierta clientela futura?. Fue eso alguna vez parte de un

contrato al que las partes accedieron?.

No olvidemos la fundamental y crítica importancia del saludable interés

propio en la naturaleza humana. Nacimos con eso, y gracias al Cielo por

eso!. No lo lamento ni por un segundo. Cuidar de si mismo y de lo que uno

ama y es responsable es lo que hace que el mundo funcione. Cuando su

interés propio lo motiva a ello, significa a fin de cuentas que le hace

un bien al mundo. Usted está aliviando una carga, no tirándola al montón.

Una muy común pero errónea reivindicación es que la Gran Reseción de 2008

fue resultado de la "avaricia" de la comunidad financiera. Pero el deseo

por el dinero apareció o se intensificó súbitamente en los años

anteriores a 2008?. El economista Lawrence White de la Universidad George

Mason explicaba puntualmente que culpar a la avaricia por las recesiones

no nos lleva muy lejos. El dice: "Es como culpar a la gravedad por una

epidemia de accidentes aéreos". La gravedad siempre está allí. Otros

factores deben haber intercedido para crear tan seria anomalía. En el

caso de la Gran Recesión, esos factores incluyeron prominentemente años

de dinero barato y tasas de interés artificialmente bajas de parte de la

Reserva Federal, actos de parte del Congreso y la burocracia que

obligaron a los bancos a hacer dudosos préstamos para la compra de casas,

y entidades gubernamentales como Fannie Mae y Freddie Mac sesgando el

mercado inmobiliario, todas estas, políticas que gozaron del apoyo de

progresistas pero nunca de genuina gente del "libre mercado".

La perspectiva de los progresistas sobre la avaricia es que es un

problema constante en el sector privado pero de alguna manera retrocede

cuando el gobierno toma las riendas. Me pregunto exactamente cuando el

propio interés de los políticos se evapora y su compasión altruista toma

el escenario?. Eso sucede en la noche de las elecciones, el día que

toman el cargo, o después que han tenido la oportunidad de realmente

conocer a los que engrasan los engranes del gobierno?. Cuando se dan

cuenta que el poder que tienen, eso los hace más o menos proclives a

atender sus propios intereses?.

El charlatán llora: "Ese tipo de allá es un avaro!, yo estaría más que

contento de tomar tu dinero para protegerte de él". Antes de que uno

corra a sus brazos, haga algunas preguntas puntuales sobre cómo sospecha

que el avaro está haciendo su trabajo y de cómo el protector en ciernes

propone hacer el suyo.

El hecho es que no hay nada con respecto al gobierno que lo haga menos

"avaro" que el tipo promedio de la institución promedio. De hecho, hay

una razón adicional para creer que sumar poder político al propio interés

es una receta segura para incrementar el daño que la avaricia puede

causar. Alguna vez ha oído hablar sobre corrupción en el gobierno?

Comprar votos con promesas de dinero de otra gente? Endulzar la píldora

diciendo que "es por los niños"? Sobrecargar generaciones aun por nacer

con deuda para pagar por el "Jardín Nacional de Poesía Vaquera" en Nevada

(un proyecto favorito del senador Harry Reid)?.

Si usted es una persona honesta y con intereses propios en el libre

mercado, rápidamente se dará cuenta que para satisfacer el propio interés

que algunos críticos rápidamente tildan de "avaricia", usted no puede

poner una corona en su cabeza, envolverse en lienzos y demandar a los

siervos labrar sus tierras. Usted tiene que producir, crear, comerciar,

invertir y emplear. Tiene que proveer de bienes y servicios que

consumidores dispuestos (no "contribuyentes" cautivos) estén dispuestos a

elegir para comprar y con suerte, tal vez más de uno. Su "avaricia" se

traduce en cosas que mejoran la vida para otra gente. En la utopía

socialista de arriba a abajo del sueño de los progresistas, la avaricia

no desaparece en absoluto, solo se canaliza en formas destructivas. Para

satisfacerla, usted tendrá que usar el proceso político para arrancar

algo de otra gente.

La avanzada de la "avaricia" resulta ser poco más que un recurso

retórico, un descrédito superficial que sirve a fines políticos. Ya sea

o no que usted rinda culto a cosas materiales como el dinero es en gran

medida un asunto entre usted y el Creador, no algo que pueda ser

científicamente medido y proscrito por legisladores que son tan

propensos a ella como lo es usted. No se deje embaucar.

Gracias por comentar.
0
0
0
0
0No comments yet