Check the new version here

Popular channels

Como creian que era el futuro antes del 2000



Imaginar el futuro es algo que la humanidad ha hecho desde que tiene uso de razón. Unas veces de un modo muy acertado y las más de ellas no tanto, pero siempre prensando en lo que los cambios pueden deparar con los años. El 2000, por su especial simbolismo, fue un habitual objetivo de de pronósticos sobre lo que la modernidad habría traído para entonces. Lo que vamos a ver ahora es un poco de lo que hicieron volar la imaginación en 1910 a Villemard, un ilustrador francés, pensando en cómo los veloces avances tecnológicos que se estaban produciendo llegarían al fin de siglo. Y éste fue el resultado.


La imagen de cabecera nos muestra una curiosa visión de los “trenes del futuro”. El diseño ha ido por otro camino, pero la idea de suprimir la máquina con chimenea se ha cumplido totalmente. La globalización también ha avanzado mucho, aunque la evolución de los vestuarios se la comieron con patatas.


Una sola persona acompañada de máquinas debería bastar para manejar una obra, o eso pensaban en vista de la evolución de la tecnología que se estaba haciendo. Al final la abundante mano de obra no ha dejado de ser indispensable en la construcción, pero eso del manejo de las máquinas a distancia no estuvo nada mal.


Con eso de meterle motores a todo, estaba claro pensar que en el 2000 hasta los patines serían motorizados. Pero claro, ahí no se le dio por pensar que sería uno de estos avances que le quitarían bastante gracia al tema. Así que bueno, técnicamente son muy posibles, pero no han triunfado. Mención a parte a las señoras ricas patinando con sus galas dignas de un sport del siglo XIX.



Esta no la entiendo muy bien. Al señor le están trayendo un cilindro de fonógrafo, y tiene al lado su bocina de amplificación. Sinceramente, no veo nada en la imagen que no parezca propio de 1910, pero seguro que paso por alto algo de lo que alguno de vosotros se da cuenta.



Peluquería de caballero que parece hecha a medida del Inspector Gadget. Yo creo que el factor humano nos va a seguir cortando el pelo por unas cuantas generaciones.



Y lo mismo a las señoras. Pese a la tecnología que hay actualmente, conseguir mover todo eso de manera eficiente iba a ser condenadamente difícil. Por otro lado, me pregunto si esa bañera de atrás también hacía limpieza automática…



Otra que no pillo. Veo a Chiquito de la Calzada jandemore llevando algo en una bandeja que seguro que es la clave. Pero como no lo veo, pensaré que el tío de la ilustración anduvo bastante acertado a la hora de imaginar el humor español del siglo XXI.


Como esto lo vean del Gobierno, van a descubrir el modelo perfecto de antidisturbios que necesitan tal como está el patio. Así que mejor vamos a olvidarnos de que hemos visto esta imagen y pasar a la siguiente.




Llegamos a la educación, que por supuesto tiene que ser una de las claves para formar a esos niños capaces de guiar la evolución tecnológica de la sociedad a nuevos caminos. De primeras me pareció algo bastante sensato, niños con cascos escuchando las correspondientes lecciones al ritmo necesario para que las entendiesen y tal… pero ¡espera un momento! ¿Me estás diciendo que los cascos están conectados a la máquina en la que meten los libros como si fueran a triturarlos? Parece ser que lo que el autor pensó es en algo más cercano a Matrix, comprimir la información de los libros y transmitirla a directamente a los cerebros. Menudo visionario…


Esta es sin duda de las más acertadas, o al menos me da la impresión, porque intuyo una especie de anticipo de las videoconferencias. Aunque era bastante primitivo, el cine ya existía en 1910, y también el teléfono, por lo que no era tan extraño imaginar la posibilidad de que en el futuro se pudiesen combinar ambas cosas. Por ello, dados los aparatos que opera el hombre de la izquierda y cómo el de la derecha parece querer hablar con la señora en la pantalla, parece que la cosa fue adelante…


Muchos de los sueños de este imaginativo ilustrador no se cumplieron, o se realizaron con unas prestaciones similares a las anticipadas por él, pero en el tema de las armas se quedó muy, muy corto, lo que quizá nos da una idea de una de las cosas que el hombre más se ha preocupado de mejorar. Esos vehículos blindados estarían muy bien para 1910, y puede que todavía fuesen de alguna utilidad en la Primera Guerra Mundial, pero una década después ya les iban a dar por todos los lados…


Aquí tenemos la Gaceta del siglo XXI, que tiene toda la pinta de ser poco más o menos una radio, algo que ya estaba inventado a la altura de 1910, pero cuya difusión todavía estaba comenzando a generalizarse. Quizá al autor de las ilustraciones hasta le dio tiempo de disfrutar la suya propia…



Esta sí que no la pillo: ¿Un señor enseñando un caballo en un escenario?… muy moderno y visionario si… ¿alguien se atreve con alguna interpretación? Seguro que un pie de foto nos lo arreglaría todo.



Aquí lo que tenemos parece ser una chimenea, pero eléctrica, como se intuye por el brillante resplandor que emana de ésta. En lo de las chimeneas luminosas no acertó demasiado, pero el uso de la electricidad para calentarse sí que se extendió de forma generalizada.



Y todavía no hemos terminado con esto de las máquinas con muchos brazos, algo que le chifabla a nuestro luchador, a quien seguro que le hubiera encantado el Doctor Octopus. En este caso el cacharro dejaba poco trabajo para los sastres, pues tomaba las medidas precisas del cliente, fagocitaba la tela necesaria y dejaba caer la prenda ya completamente preparada.




Y terminamos con un completo especial sobre la aviación, que no nos extraña en absluto porque pocos años después de que los hermanos Wright consiguieran que sus primitivos aviones surcaran los cielos, el mundo estaba emocionado ante la inminencia del domino de los cielos por la raza humana. Así que aquí tenéis un recital de todos los colores, empezando por edificios preparados para el atraque de aeroplanos.



Barcos voladores gracias a los Zeppelin, que ya se habían inventado pero que podían cargar relativamente poco peso.



El juego del “te tiro pétalos en el aire”… una cosa trepidante.




Atascos en los cielos ya de tanto avión.


Salvamento marítimo operando desde el aire.


Guardas de tráfico voladores para intentar arreglar los dichosos atascos aéreos.



Bomberos del aire, que no falten.



Faros para aviones… digamos que el antecedente de las torres de control o algo así.


Y… ¡no se pierdans! ¡Avituallamiento alcohólico en terraza para pilotos! Una verdadera maravilla.

El autor de las ilustraciones es un tal Villemard y pertenecen a la Biblioteca Nacional de Francia.
0
0
0
4
0No comments yet