Check the new version here

Popular channels

Cómo elegir el nombre de tu empresa





¿Importa el nombre? Muchísimo, en lo que se refiere al éxito de una pequeña empresa. El nombre indicado puede hacer que todos hablen de tu empresa. El nombre incorrecto puede destinarla al anonimato y el fracaso. Idealmente, el nombre debería expresar la pericia, valor y singularidad del producto o servicio que has desarrollado.

Algunos expertos creen que los mejores nombres son abstractos, una página en blanco sobre la cual creas una imagen. Otros piensan que los nombres deberían ser informativos, para que los clientes sepan inmediatamente de qué se trata tu negocio. Algunos piensan que los nombres acuñados (que vienen de palabras inventadas) son más memorables que aquellos que usan palabras de verdad. Otros piensan que son fáciles de olvidar.

En realidad, cualquier nombre puede ser efectivo apoyado por la estrategia de marketing indicada. Esto es lo que necesitas considerar para dar a tu pequeño negocio el nombre más apropiado y efectivo.


1. Recurre a expertos para comenzar

Idear un buen nombre puede ser un proceso complicado. Puede ser preferible que consultes a un experto, especialmente si estás en un campo en el cual el nombre de tu empresa podría influenciar el éxito de tu negocio. Hay empresas especializadas con elaborados sistemas para crear nuevos nombres, y saben todo lo que hay que saber sobre las leyes de marcas registradas. Proveen consejos y explicaciones sobre buenas y malas elecciones de nombres.

La desventaja es el costo. Una empresa profesional puede cobrar hasta USD$80.000 por crear un nombre. Según Laurel Sutton, profesional de Catchword Brand Name Development, esto generalmente incluye otros trabajos de identidad y diseño gráfico como parte del paquete. Existen servicios que pueden cobrar unos USD$50, pero comenzar invirtiendo una cantidad razonable de dinero en consejos expertos de calidad puede ahorrarte mucho dinero a largo plazo.


2. ¿Importa el nombre?





Comienza decidiendo qué quieres que comunique tu nombre. Debería reforzar los elementos claves de tu negocio. Tu trabajo creando tu nicho y la misión de tu empresa te ayudarán a determinar los elementos que quieres enfatizar en el nombre.

Mientras más comuniques a los consumidores sobre tu empresa en el nombre, menos esfuerzo tomará explicar de qué se trata. Según los expertos, los emprendedores deberían preferir las palabras verdaderas o sus combinaciones antes que las palabras acuñadas. Las personas prefieren palabras cercanas que puedan entender. Es por esto que los profesionales universalmente condenan los números e iniciales como una mala elección.

Por otro lado, es posible que un nombre sea muy significativo. Las trampas más comunes son nombres geográficos o genéricos. Un ejemplo hipotético es “Unidades de Disco Santiago.” ¿Y si la compañía quiere expandirse fuera de la ciudad de Santiago de Chile? ¿Qué significado tendrá ese nombre para los consumidores de Valparaíso o La Serena? ¿Y si la compañía se diversifica sumando softwares o manuales de computación?

¿Cómo puede un nombre ser al mismo tiempo amplio y significativo? Los nombres descriptivos nos dicen algo concreto sobre un negocio: qué hace, dónde se encuentra y así. Los nombres sugerentes son más abstractos. Se enfocan en lo que es un negocio.

Considera “Italiatour”, nombre desarrollado por una compañía experta para promover paquetes turísticos a Italia. Aunque no es una palabra verdadera, el nombre es significativo y los clientes pueden reconocer inmediatamente lo que ofrecen. Lo que es más, “Italiatour” evoca la emoción de viajar a otro país.

Para elegir el nombre de tu negocio, ten en cuenta lo siguientes consejos:

*Elige un nombre atractivo no solo para ti sino también para los clientes que buscas atraer.

*Elige un nombre familiar o reconfortante que evoque recuerdos agradables, para que los clientes respondan de forma emocional a tu negocio.

*No elijas un nombre largo o confuso.

*Evita juegos de palabras que solo tú entiendes.

*No uses la palabra “Inc.” después de tu nombre al menos que tu compañía realmente sea incorporada.

3. Debes ser creativo



Ya que hoy en día casi todas las palabras existentes son marca registrada, la opción de acuñar un nombre se ha vuelto más popular. Algunos ejemplos son “Acura” y “Compaq”, desarrollados por la empresa experta NameLab.

Según Michael Barr, presidente de NameLab, los nombres acuñados pueden ser más significativos que las palabras existentes. Por ejemplo, “Acura” no está en el diccionario, pero la palabra sugiere ingeniería de precisión (por “accuracy” en inglés), tal como la compañía había previsto. El equipo de NameLab creó el nombre de “Acu”, un segmento que en muchos lenguajes quiere decir “preciso.” Barr opina que, al trabajar con segmentos significativos de palabras (que los lingüistas llaman morfemas) como “Acu”, su compañía produce nueva palabras que son tan significativas como únicas.

Sin embargo, Barr admite que las palabras creadas no son la solución indicada para todas las situaciones. Las nuevas palabras son complejas y pueden crear la percepción de que el producto, empresa o servicio es complejo, lo que podría no ser cierto.
Además, los principiantes nombrando sus empresas podrían encontrar este tipo de proceso superior a sus habilidades.

Una solución más fácil es deletrear o formar de manera original palabras ya existentes. Por ejemplo, NameLab creó el nombre “Compaq” cuando una nueva compañía de computadores se acercó a ellos con su nuevo computador portátil. El equipo pensó en la palabra “compact” (“compacto”) e inventó “Compaq”, que creían sería menos genérico y más evidente.


4. Pon tu nombre a prueba

Después de haber reducido tus opciones a cuatro o cinco que piensas son memorables y expresivos, estás listo para hacer una búsqueda de marcas registradas. No todos los nombres de negocios necesitan ser una marca registrada, mientras tengas autorización de la autoridades pertinentes no estás infringiendo los derechos de nadie. Pero recomendamos considerar contratar a un abogado especialista, o al menos a una empresa que realice búsquedas de marcas registradas, para asegurarte que el nombre no viole los derechos de marca registrada de otro negocio.

Para ilustrar el riesgo que corres si violas una marca registrada existente, considera lo siguiente: Eres dueño de un negocio de manufacturación que está apunto de despachar sus primeras órdenes cuando una oscura compañía de una ciudad que nunca habías oído antes, considera que el nombre de tu negocio infringe su marca registrada. Luego te arrastra a una batalla legal que lleva a tu negocio a la bancarrota. Esto podría haber sido evitado si hubieses buscado ayuda de expertos. El dinero extra que gastaste podría ahorrarte un sin número de molestias y gastos más adelante.


5. Análisis final



Si tienes suerte, terminarás con tres o cinco nombres que pasaron todas tus pruebas. Ahora, ¿Cómo tomar esa decisión final?

Vuelve a tus criterios iniciales. ¿Cuál es el nombre que calza mejor con tus objetivos? ¿Qué nombre describe más precisamente la compañía que tienes en mente?

En general emprendedores toman la decisión final usando su instinto, haciendo una investigación de mercado o utilizando grupos de opinión para averiguar cómo los clientes perciben los nombres. Puedes hacer un borrado de cómo se vería cada nombre en un letrero o en material de oficina. Lee cada nombre en voz alta, prestando atención a cómo suena si piensas hacer publicidad radial o ventas telefónicas en el futuro. Usa todos o ninguno de estos criterios.

No olvides que las empresas expertas se dedican entre seis semanas a seis meses en el proceso. Probablemente no tengas tanto tiempo, pero planea ocupar al menos dos semanas seleccionando un nombre.

Una vez tomada tu decisión, inmediatamente entusiásmate con el nombre. El nombre es el primer paso en la construcción de una identidad sólida como empresa, una que debería durar tanto como tu negocio.



0
0
0
0
0No comments yet
      GIF
      New