Popular channels

como nos veriamos tapados de comida chatarra?

Nuestra sociedad vive envuelta en una seductora y empalagosa nata de comida altamente estimulante pero poco nutritiva, lo cual es uno de los grandes problemas de salud. El artista James Ostrer se ha reapropiado de este bombardeo de alimentos chatarra, dirigiéndolo hacia el cuerpo humano como un fársico baile de máscaras en el que las personas se convierten en caricaturescos animales hechos de confitería.



Colores y sabores artificiales, chispas de chocolates, barquillos de galleta de vainilla, crema batida, explosiones de fructuosa y de jarabe, adornos de hamburguesa, pepitas de menta, un arcoíris de carbohidratos, merengue y chabacano rosa cubren el cuerpo en un estrambótico bodypaint que no sólo llama la atención por su configuración visual; es, también, una sencilla forma metafórica de realizar una crítica sin la carga pedante de la intelectualidad que rodea al arte contemporáneo. Los puercos, calaveras y monstruos de dulce y grasa son como nuevas representaciones paganas de los dioses de nuestra cultura –o mejor dicho, son encarnaciones a través de las cuales podemos, por un breve momento, burlarnos de estos dioses trastornados que nos esclavizan.



Ostrer no está del todo desprovisto de crítica social: “Eventualmente podríamos ver a la azúcar refinada como vemos el fumar hoy en día. La única diferencia es que nadie en la moda o en el cine alguna vez vio a la grasa como algo cool”.



Una nueva versión simbólica para nuestros días de las máscaras funerarias, de la celebración de la Noche de las Brujas, que evoca también los alebrijes mexicanos –seres fantásticos hechos de pastelitos, golosinas y salsas llenas de azúcar. También, una posible alternativa para elegir un disfraz para Halloween, especialmente del tipo que se puede lamer con una opción erótica.



0
0
0
0No comments yet