Check the new version here

Popular channels

Conflictos reales entre estrellas de Hollywood

Si hay algo que sobra en Hollywood y en los sets de rodaje, eso son personas con fuertes personalidades y con egos del tamaño de una de las mansiones que probablemente posean.

Uno no llega a ser un actor que recibe un salario de varios millones de dólares, o un director reconocido mundialmente, sin estas características personales, por lo que es natural que así sea. El problema surge cuando dos personalidades de este tipo tienen una diferencia, lo que puede llegar a resultar explosivo.

Para comprobarlo, aquí les traigo 5 grandes peleas detrás de bastidores hollywoodenses, que involucran a grandes actores y directores


Christian Bale vs. Shane Hurlbut



Shane Hurlbut no es ninguna celebridad, es simplemente un director de fotografía que tuvo la mala suerte de cometer un error cuando Christian Bale se encontraba actuando.

Fue durante el rodaje de la película Terminator Salvation (2009), cuando Christian Bale estaba realizando una escena muy profunda y emotiva, y el director de fotografía pasó caminando por detrás de la cámara, distrayendo al actor.

El audio de lo que sucedió después se filtró en internet y lo pueden escuchar en el video de arriba. Si no entienden inglés no se preocupen, el tono del insulto es universal. Entre algunas de las cosas que le dice Bale –las más suaves– es que es poco profesional y que no le importa nada lo que está sucediendo en frente de las cámaras


link: http://www.youtube.com/watch?feature=player_embedded&v=xD1qD66Myno



Peter Sellers vs. Orson Welles



La película Casino Royale de 1967 reunió un numeroso y sorprendente reparto, que incluía actores y directores, y esto determinó un ya legendario enfrentamiento entre el actor Peter Sellers y el director Orson Welles (dos personalidades del cine no menos legendarias).

Aparentemente, Sellers se sentía intimidado por la presencia de Orson Welles, mientras que por otra parte, el gran director de Citizen Kane no reparaba mucho en Sellers y se negaba a trabajar “con ese amateur”. Esto hizo que los dos nunca estuvieran juntos en el set de grabación al mismo tiempo.



Michael Bay vs. Megan Fox



Es curioso que la bella Megan Fox sea la única dama presente en esta lista de enfrentamientos.
Megan Fox trabajó junto al director Michael Bay en las dos primeras entregas de la saga Transformers, pero luego de haber rodado la segunda película, Transformers: Revenge of the Fallen, dijo en una entrevista que trabajar para Bay era como trabajar para Hitler.

La comparación no fue del todo feliz, incluso si Bay hubiera sido demasiado exigente. Michael Bay se defendió diciendo: “Perdón por hacerte trabajar 12 horas diarias, perdón por exigirte que llegues en hora”. No sabemos si el conflicto es producto de un verdadero comportamiento abusivo del director, o si es producto de una diva que no quiere que se le exija demasiado.



Val Kilmer vs. Joel Schumacher



Durante el rodaje de Batman Forever (1995), los problemas se dieron entre el director de la película y su estrella protagónica.
Según se ha informado, Val Kilmer trataba de forma denigrante a varios de los miembros del equipo, por lo que el director Joel Schumacher trató de evitar este comportamiento, lo que produjo una gran tensión y casi terminan a golpes de puños. En declaraciones posteriores, Schumacher dijo que era imposible trabajar con Val Kilmer y que era un actor “infantil”.

Además, el director también tuvo problemas con Tommy Lee Jones (que en la película interpretó a Dos Caras), por lo que después dijo: “Estoy cansado de lidiar con actores pagados de más y sobreprivilegiados. Espero no tener que trabajar más con ellos”.



Sylvester Stallone vs. Bruce Willis



Cuando nos imaginamos un enfrentamiento entre Sylvester Stallone y Bruce Willis, con la reputación de ambos, uno se imagina algo más intenso y atrapante que un simple intercambio de tweets, la forma de pelea preferida de un adolescente con mucho tiempo libre.
Bruce Willis interpretó a Mr. Church en las dos primeras películas de The Expendables, pero al llegar a la tercera, la tensión entre el actor y Sylvester Stallone (director, guionista y protagonista) estalló y dejó a Willis afuera del reparto. Stallone dijo que Bruce Willis no estaba comprometido con la película y además exigió demasiado dinero. Según se informó, se le ofrecieron 3 millones de dólares por cuatro días de rodaje, pero Willis quería 4 millones.

Posteriormente, un tweet de Sylvester Stallone informó: “¡Willis afuera, Harrison Ford adentro! ¡Son grandes noticias! He esperado años por esto”. Y luego otro, referido, sin nombrarlo, a Bruce Willis: “Codicioso y haragán… Una fórmula segura para arruinar una carrera”.



Leonardo DiCaprio vs Clint Eastwood



El conflicto: No, no se trata de que ‘Leo’ esté de morros con Clint por no haberse llevado siquiera una nominación al Oscar. Pero por ahí va la cosa: según se dice, DiCaprio no estaba del todo satisfecho con su interpretación en J. Edgar y se empeñó en repetir una escena. A lo cual, fiel a su línea, Eastwood dijo “nones”: el venerable cineasta es famoso por no concederle una segunda toma a ningún actor. Por lo visto, ambos continuaron enfrentados durante el resto del rodaje.



Bill Murray vs Lucy Liu



El conflicto: El año: 1999. El lugar: el plató donde se rueda una escena de Los Ángeles de Charlie. Para pasmo del director McG, el actor de Cazafantasmas interrumpe la toma en curso con grandes aspavientos, y a continuación señala con el dedo a Drew Barrymore. “Sé por qué estás aquí: tienes talento”, comenta Murray. A continuación, el cómico se dirige a Cameron Diaz: “Tú también tienes talento”, le dice. Y, finalmente, el actor se fija en la estrella de origen asiático y sentencia: “¿Tú, qué coño haces aquí, si no sabes actuar?”. En ese instante, continua la leyenda, la Liu se abalanzó sobre Murray y comenzó a golpearle hasta que las otras chicas les separaron. Y luego hay quien se pregunta por qué el no volvió para la secuela…



Blake Lively vs Leighton Meester



El conflicto: Según la fuente anónima de rigor, las estrellas de Gossip Girl derrochan el mismo buen rollo delante y detrás de la cámara. Es decir, que no lo derrochan en absoluto. Dicho chivatazo avisa de que Meester considera a Lively “una egocéntrica”, mientras que su compañera de reparto se siente “atrapada” por el papel de Blair Waldorf, con lo que su actitud no es la más positiva que digamos. Según el relaciones públicas de esta última, “Blake y Leighton no son grandes amigas, y nunca han dicho que lo fueran”.



Sarah Jessica Parker vs Kim Cattrall



El conflicto: Cuando se juntan el ego con el afán de ganar más parné, aviados estamos. Que se lo pregunten a las intérpretes de Carrie y Samantha en Sexo en Nueva York: por lo visto, a la Parker siempre le ha fastidiado el amor de los fans al personaje de Cattrall, mientras que su colega (que no amiga) tuvo siempre la espina clavada de que la protagonista titular cobrase el doble que las demás chicas del reparto. Cuando llegó el momento de rodar Sexo en Nueva York 2, Catrall no pudo más y exigió el mismo salario que ‘Sarajesi’.



Reese Witherspoon y Robert Pattinson



El conflicto: Esa actriz es una temperamental dama sureña, mientras que el galán vampírico de Crepúsculo tiene fama de ser un chico british tirando a tímido. Por ello, pese a no llegar a las manos durante el rodaje de Agua para elefantes, su relación distó mucho de ser idílica: tras el rodaje, Reese comentó que Pattinson tenía un gripazo cuando rodaron sus escenas de amor, que se convirtieron en “un infierno verde, moqueante e infeccioso”. Durante los Premios MTV, Robert se desquitó comentando que “algunas chicas del Sur llevan faja elástica, pero se guardan mucho de decirlo”.



Johnny Depp y Angelina Jolie



El conflicto: “Se supone que deberían tener química, pero no se llevan precisamente bien”, declaró una fuente anónima durante el rodaje de The Tourist. El hecho de que la señora de Pitt y el ídolo más bohemio de Hollywood no derrochaban atracción mutua se notaba en la pantalla, pero lo que llama la atención es el presunto motivo de esto: al parecer, Jolie consideraba a Depp un guarro que no se duchaba.



Jamie Foxx, Quentin Tarantino y Leonardo DiCaprio



El conflicto: A veces, un ambiente cargado en el rodaje puede beneficiar a la película en cuestión, añadiendo tensión a sus escenas. Si nos fiamos de lo que dice Jamie Foxx, este ha sido el caso del southern de Tarantino. Según el actor, su compañero de reparto y el genio de la gran mandíbula se llevaron tan mal que “tuvieron diferencias muy grandes: una vez el diálogo se hizo con los puños, y menos mal que las pistolas no estaban cargadas de verdad”. En cuanto a su opinión personal sobre ‘Leo’, Foxx lo resumió diciendo esto: “Los hay que se creen lo más porque han trabajado con Scorsese”.

Eso fue todo, gracias por visitar el post!
0
0
0
0No comments yet