Check the new version here

Popular channels

Conocé la isla donde se filmó el final de Star Wars 7



Un solitario rincón de Irlanda habitado por aves y al que sólo se llega en barco fue el secreto escenario del final de "El despertar de la fuerza".



Se sabe que la TV y el cine influyen mucho a la hora de que los viajeros elijan destinos para visitar. De hecho, hasta 35% de las personas que se decantan por uno u otro lugar lo hacen en función de lo que ven en la pantalla. Así, el pequeño y solitario poblado de Portmagee, en el condado de Kerry, al sudoeste de Irlanda, deberá prepararse para lo que podría ser un verdadero aluvión de turistas, ya que en la cercana isla Skellig Michael se rodaron nada menos que las escenas finales del episodio 7 de Star Wars, “El despertar de la fuerza”.



En septiembre de 2014, un gran grupo de personas encabezado por el director, J.J. Abrams, llegó a Portmagee con cámaras, luces, vestuario, escenografías, y les dijeron a los habitantes que iban a filmar un documental, porque el hecho de que en realidad estuvieran a punto de rodar las escenas finales de Star Wars 7 debía permanecer en secreto. Y aunque pronto se reveló la verdad, los habitantes supieron ser reservados y conservar el misterio todo lo posible. En este pueblo, el equipo se subió a un barco y viajó 12 km hasta una de las islas Skellig, la Skellig Michael, un imponente escenario natural que se revela en las escenas finales de la película.



“Ha sido muy duro guardar el secreto. Para nuestro pequeño pueblo ha sido una experiencia extraña y maravillosa poder ser parte de la historia de Star Wars. Disfrutamos de noches de música y baile en nuestro bar con el reparto y el equipo de rodaje. Mark Hamill (Luke en el film) incluso aprendió a tirar una pinta con nuestro camarero, Ciaran Kelly”


comentó Gerard Kennedy, propietario del Bridge Bar y de la pensión Moorings de Portmagee, pueblo que forma parte de la Ruta Costera del Atlántico irlandesa.




Las Skellig son en realidad dos islas -Great Skellig o Skellig Michaely Little Skellig- convertidas en reserva natural y declaradas Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, a las que sólo se puede acceder en barco. Hoy están habitadas sólo por aves, pero hace más de mil años en Skellig Michael (del gaélico irlandés Sceilig Mhíchíl, “Roca de -San- Miguel”), se establecieron monjes, y en esta isla azotada por tormentas y marejadas construyeron cabañas con piedras y forma de colmena (llamadas clochain en gaélico). Son un atractivo turístico que puede visitarse entre mayo y septiembre, pero cuidado: para llegar a ellas hay que trepar 600 resbaladizos escalones, una escalera que culmina en la cima, a casi 220 sobre el océano Atlántico.



El condado de Kerry es también una de las tres reservas Gold Tier International Dark Sky del mundo, es decir, un tesoro para los astrónomos. La claridad de sus cielos y la ausencia de luces permite distinguir a simple vista la Vía Láctea, la galaxia de Andrómeda, cúmulos estelares y nebulosas.

0No comments yet
      GIF
      New