Check the new version here

Popular channels

Consejos para tus entrevistas de trabajo - Varias fuentes

¡Hola amigos y amigas de Taringa!


¡Bienvenidos a mi nuevo post!



¿Lograste finalmente que te llamen para una entrevista de trabajo? ¿Estás ansioso? Te voy a dar muchos tips sobre distintos tópicos que pueden darte una pequeña ventaja, al menos en la entrevista (si vas a una entrevista de arquitecto y no sabés hacer ni una manualidad, olvidate de que te sirvan!!)

En estos tiempos es realmente muy difícil conseguir una entrevista de trabajo, ni habla de trabajo en si, pero hay algunos tips que fui recolectando por la web y que quiero compartirles.

Lo más importante, es estar tranquilo. Todos sabemos que un "no" o que ni siquiera te llamen para avisarte que no has sido seleccionado, se siente como un fracaso. Pero hay que seguir intentando. Y me lo digo a mi misma también.

Espero que les sirva. Quizás lo deban leer varias veces, onda estudiarlo, para que se nos grabe en la cabeza. Pero luego ya tomamos el hábito y podemos enfrentar nuevas entrevistas con más tranquilidad y con mejor actitud.

Y lo más importante, que seguro lo dice, no intentes ser alguien que nos sos, porque no va a funcionar siquiera si conseguís el trabajo, lamentablemente.

Bueno, están en orden creo. Van a ver que muchas de las recomendaciones se repiten porque son de distintas fuentes, pero eso me supone a mi que son de las más importantes)

¡Lean [email protected], lean!

¡ÉXITOS!





¿Cómo prepararse para una entrevista laboral?

La clave para que el empleador te considere un candidato idóneo para el puesto es ir preparado a la cita. Los ocho consejos de especialistas de Recursos Humanos.

La entrevista es un factor decisivo en el proceso de búsqueda de trabajo, por eso mismo es clave que el candidato vaya preparado a la cita para que el empleador lo vea como un candidato idóneo para el puesto de trabajo.

La consultora en Recursos Humanos Adecco brinda algunos consejos para la preparación de cara a la entrevista:

1. Llega siempre a la hora acordada a la entrevista. La puntualidad es muy importante. En ocasiones, llegar unos minutos antes del horario pautado te permitirá relajarte antes de comenzar el encuentro.

2 Lleva una copia de tu CV por más que el entrevistador ya tenga una. Siempre debe estar actualizado. Si el puesto al que aspiras requiere un nivel de conocimientos que no tenés, no exageres tus aptitudes en él. Recuerda que el reclutador quizás quiera poner a prueba tus habilidades mencionadas en el documento.

3. Acordate de apagar tu celular antes de ingresar a la entrevista. Las distracciones pueden generar disgusto para el reclutador.
(En mi opinión esto es indispensable)

4. Averigua todo lo que más puedas acerca de la empresa que te llamó para realizar la entrevista, por ejemplo su historia, cómo está conformada, los servicios si es que los brinda, entre otras cosas. Hoy en día, una fuente muy cercana y práctica de información son las páginas web-
(Quizás no te digan directamente para que empresa es la entrevista, pero te digan el rubro, podés entrar en los gremios, leer los convenios, tener alguna idea básica de lo que las demás empresas del ramo son: me refiero a categorías, promedio de sueldos, etc.)
.
5. Informate sobre el tipo de puesto, las responsabilidades y tareas a desarrollar cotidianamente, cuáles son las competencias que requiere, etcétera. (esto también lo podés sacar del aviso o de lo que te digan cuando te llamen para ofrecerte la propuesta)

6. Cuida la comunicación verbal. Habla de forma pausada e intenta adaptarte al estilo de comunicación del entrevistador, que puede ser formal o informal.

7. Cuida la comunicación no verbal. Contener el movimiento de las manos al hablar, la gesticulación y demás movimientos que pueden llegar a indicar el grado de seguridad y confianza del candidato.

8. Responde siempre de forma directa y honesta. Si tenés que explicar experiencias pasadas negativas, resalta los aspectos que te han hecho aprender de esas situaciones.



¿Cómo dar la mejor impresión en una entrevista de trabajo?

Qué debe hacer un postulante a un empleo para caer bien a su entrevistador. Tips fundamentales para encarar una entrevista de trabajo lo mejor posible.

La entrevista de trabajo suele ser una prueba de fuego para el que necesita conseguir un empleo o cambiarse a uno mejor. Vestirse bien, contestar lo más certeramente posible, llegar un poco antes de la hora indicada y hasta practicar respuestas son algunos de los consejos más comunes que suelen utilizarse.

Pero especialistas como Charles-Henry Dumon y Alexis de Bretteville, autores del libro "El puesto es suyo", señalan que, según sea el entrevistador, su experiencia, su grado dentro de la jerarquía, el empleo de su tiempo, un candidato podrá encontrarse con todo tipo de situaciones.

Algunos entrevistadores pueden hacer preguntas sorprendentes como: ¿qué idea tiene de la felicidad? De ahí que se deba estar preparado para todo tipo de cuestiones, aunque lo principal en el momento de responder a una pregunta es saber cómo adaptar la respuesta a las necesidades del interlocutor, así como a las características del puesto que hay que cubrir.

Según explica en un informe el sito de recursos humanos Zonajobs, los tips más importantes a tener en cuenta son:

1. Conoce la empresa y la actividad antes de concurrir a la entrevista

Para esto disponemos de la web y de todas las redes sociales que nos brindan mucha información sobre la industria, la misión y visión de la empresa, los valores corporativos, los balances, el abanico de productos/servicios que se comercializan, etc. Toda esta información nos ayuda para poder demostrar un interés genuino de querer formar parte de "esa" empresa en particular. ¿Cómo lo hacemos? Por ejemplo explicando el interés en el tipo de actividad, o lo importante que es para nosotros formar parte de una empresa que está en crecimiento, o simplemente porque nos sentimos representados con los valores que la empresa pregona. Adicionalmente, si nos tomamos el tiempo de conocer previamente a la empresa tendremos una comprensión mucho más clara cuando nos expliquen o den datos generales sobre la necesidad de cubrir el puesto.
(O como ya dije: si te dicen que es para una empresa de catering aéreo y no sabés cual de las miles que hay en esa zona, leete al menos otras páginas, los gremios, etc.)

2. Muestra tus fortalezas y debilidades

No existen personas malas ni buenas, somos todos distintos y por eso es importante que sepamos qué es lo que nos diferencia. Hay un momento en la entrevista que debemos vender lo que nos distingue. Por ejemplo: tenemos buenas relaciones interpersonales, disponemos de habilidad para negociar, mantenemos la calma en situaciones de presión. Por otro lado hay mucho por mejorar y eso también debemos saberlo. Si somos ansiosos y debemos controlar la calidad de nuestro trabajo. Es peor no reconocer nuestras debilidades que identificarlas como oportunidades de mejora y ser conscientes de ellas para trabajarlas en un futuro.

3. Hacer preguntas al entrevistador

Olvídarse de abrir la boca sólo para decir: "todo queda claro". Hay que preparar preguntas relacionadas con la vacante y la empresa, y trabajar otros aspectos que sumen puntos a tu presentación.
(La entrevista no solo es que ellos te conozcan a vos, es que vos también conozcas a la empresa que quiere emplearte)

4. Llega en el horario acordado

Ni más ni menos es lo que aconsejan la mayoría de los entrevistadores. Aquí no hay mucho para decir, si nos comprometimos a estar a las 10 debemos poder demostrar nuestro compromiso de asistir como potencialmente lo haremos si entramos a la empresa y a las 10 tenemos una reunión. ¿Qué pasa con los imprevistos? Como nadie esta ha salvo de ellos -y nos puede tocar- debemos tomar siempre la precaución de tener un contacto telefónico a mano para avisar cualquier inconveniente que nos obligue a postergar la cita o a cancelarla.

5. Confíe en usted mismo

La confianza que tenga es la que ayudará a tener éxito en la vida, esta se proyecta como una actitud de seguridad y triunfo y ayuda a que los demás lo vean de la misma forma.

6. Agradece el espacio de entrevista y sigue en contacto con el entrevistador

En el mundo tecnológico de hoy es fácil seguir este consejo. Un mail agradeciendo la entrevista y recordando el interés en el puesto es un acto muy positivo. Para seguir en contacto con la empresa podemos buscar al entrevistador o a la empresa por linked-in o facebook o twitter.
(Por eso, antes de que el entrevistador de por finalizada la entrevista - te vas a dar cuenta cuando vaya a pasar - pedile una tarjeta con sus datos sino imposible enviarle el agradecimiento sin tener que llamar y no creo que quede bien porque las recepcionistas les suelen comentar)

7. Dejar una buena impresión

Presentarnos de manera prolija. Si tenemos la posibilidad de averiguar el estilo de vestimenta nos ayudará mucho. Si es un puesto para un profesional la vestimenta debe ser formal (traje, corbata, zapatos lustrados para hombres y trajecito para las mujeres), si sabemos que la empresa tiene políticas más bien informales (ej. algunas empresas de tecnología) nos va a convenir una vestimenta casual (pantalón de vestir y camisa). Nunca debemos olvidar la prolijidad en el cabello, en las manos, en el maquillaje para las mujeres y evitar los olores fuertes.

Presentarnos y mantenernos con una sonrisa y estar bien predispuestos a dar información son dos tips que se leen desde la corporalidad. (Está comprobado que si cinco minutos antes de la entrevista hacés la mueca de sonrisa, aunque te cueste por los nervios, eso va a influir en tu estado de ánimo) Es por eso que debemos tomar en cuenta la comunicación que trasmitimos con nuestro cuerpo. Por ejemplo, si nos tiramos en la silla y desparramamos los pies en el suelo estamos demostrando una situación de desgano. Si miramos al entrevistador desde arriba estamos demostrando un cierto grado de arrogancia. Es importante entonces: el apretón de manos con una clara presentación de nombre y apellido, llevar un porte durante toda la entrevista que demuestre profesionalismo, escuchar y seguir la estructura que me plantea el entrevistador y nunca perder de vista que la autoridad en esa reunión la tiene el otro. (Yo también pienso que no hay que ser una momia, es decir, demostrar inseguridad sentandote en la esquina de la silla, tampoco desparramarse como dice, pero apoyarte bien, mantenerte erguido pero cómodo).



Ocho consejos para mantener la calma durante una entrevista laboral


Es inevitable sentir nervios durante una entrevista de trabajo, no obstante, resulta fundamental saber cómo sobrellevar la situación, sin delatarse demasiado.
Mantener la serenidad durante una entrevista laboral proyecta una buena imagen del candidato, pues revela su capacidad de conservar la calma y sus cinco sentidos en situaciones poco sencillas. A continuación, conozca algunos tips sugeridos por la revista Forbes
:

1. Prepárese: La principal recomendación para cualquier candidato consiste en que debe hacer una investigación previa sobre la organización a la que postula. Debe conocer sus productos, en qué consiste su visión, misión, objetivos, y cuáles son sus competidores. En lo posible, averigüe todo lo referente a sus posibles entrevistadores. Para ello, podrá acceder a su perfil LinkedIn y conocer sus roles dentro de la empresa.

2. Planifique: No espere el último minuto para imprimir su Curriculum Vitae, aliste su traje con tiempo y conozca qué rutas tomar para evitar ser víctima del tráfico. Llegue 15 minutos antes de la hora pactada, la puntualidad hablará muy bien de usted. Descanse adecuadamente el día anterior para mantenerse en sus cinco sentidos durante la reunión.

3. Ensaye: No memorice respuestas exactas para eventuales preguntas. Eso sí, delinee los puntos más importantes respecto a un tema determinado y sepa cuál es el mensaje que desea transmitir sobre ello, puede comunicarlo de diferentes formas, pero la esencia debe mantenerse. Memorizar oraciones o párrafos completos (de posibles respuestas) hará que usted se convierta en un manojo de nervios en cuanto olvide una o más palabras.

4. Relájese: Al llegar a la entrevista, permítase relajarse un poco. Respire hondo, ponga sus pensamientos e ideas en claro. Recuerde que se trata de una conversación, no de un monólogo.

5. Converse: A pesar de que pueda ser complicado, no piense que asistirá a una entrevista de trabajo como tal, procure creer que se trata de un diálogo entre dos personas que están tratando de conocerse entre sí y evaluar si serán compatibles en caso trabajen juntas.

6. Piense positivamente: Antes de la entrevista, visualicese a usted mismo respondiendo a las preguntas de manera clara y sucinta, impresionando a su entrevistador a través del conocimiento demostrado. Si usted experimenta temblores en las manos o sensaciones extrañas en el estómago, respire profundo para mantener la serenidad. Trate de mantener una sonrisa natural.

7. Cuide su posición corporal: Siéntese con la espalda recta para que su voz se proyecte de una mejor manera. Esa posición revelará la confianza que usted tiene en sí mismo y también reflejará serenidad, aunque pueda estar temblando por dentro.

8. Acepte posibles errores: Los empleadores no están buscando alguien perfecto, deseche esa idea. Los reclutadores buscan flexibilidad y capacidad de recuperación. Cuando sea consultado sobre algún evento desagradable del pasado a nivel laboral, responda con precisión cómo se recuperó de aquel fracaso, cómo salió adelante después de ello



¿Cuál es el mejor look para una entrevista laboral?

Para las chicas:

Algunas candidatas mujeres (¿todas?!) se pasan un buen rato enfrente al ropero hasta que, de tanto probarse, encuentran las prendas más adecuadas para asistir a la cita. Qué recomiendan los expertos.

Que te llamen para una entrevista laboral debiera ser un momento de gran alegría que, para muchas candidatas, viene acompañado de numerosas dudas: ¿qué cuento sobre mi último trabajo? ¿qué digo si me preguntan sobre la remuneración pretendida? Y...¿qué me pongo? Esta última pregunta será de fácil respuesta si seguís las recomendaciones de los expertos.

1. Vístete para el trabajo que quieres: Estar preparada para el puesto que se ofrece y tener las capacidades, formación y experiencia requeridas, son evidentemente la clave. Mientras más información se tenga del lugar donde se va a trabajar, mejor. Pero una buena presencia ayuda.

2. Evitar extremismos en todos los sentidos, porque dependemos de la persona que nos verá, sus gustos personales y prejuicios. Por lo tanto quedan prohibidos los atuendos de colores extremos y las modas rabiosas de última hora.

3. Qué evitar: No se trata de ir más guapa que nunca, sino más adecuada al puesto. Evita escotes pronunciados, minifaldas y transparencias.

4. Los básicos: Elige básicos que no fallan, como un traje sastre de pantalón en gris, azul oscuro o beige. Combínalo con una camisa blanca, gris o beige. Un traje indica seriedad y orden, cualidades que seguramente cuentan a tu favor. Para un puesto de directiva, es la mejor opción. Otra alternativa más femenina, aunque quizás menos versátil, es llevar un vestido sencillo y un cárdigan.

5. Accesorios. Para asegurar un golpe de efecto chic, es indispensable un brazalete elegante, un broche, un collar o un pashmina que combine bien. Elige. Un solo accesorio basta, consigna el diario ABC.es

6. Zapatos. Aunque las bailarinas son una alternativa para las más altas, sigue siendo un código de seriedad al vestir llevar unos zapatos con algo de tacón.(Y bien lustrados, y bien limpitos... si llueve cuando vas a ir a la entrevista, tené en cuenta ir unos minutos antes para poder limpiarlos... en mi opinión unos zapatos sucios son de lo peor que podés mostrar)

7. La cartera. Un bolso estructurado o un shopping bag de tamaño mediano son la alternativa perfecta. Los bolsos muy pequeños resultarían poco profesionales y los muy blandos, con flecos o tachuelas, demasiado marcados.

8. Maquillaje. Nada mejor que ir como solemos de modo habitual. Maquillaje natural, algo de máscara de pestañas, una manicura impecable y el pelo en su "sitio" son indispensables. Evitemos los labiales fuertes, al no ser que vayamos a entrevistarnos para un puesto de venta en una tienda como Prada, donde forma parte del look de los dependientes.

8. El perfume. Es mejor evitarlo en una primera entrevista. Al entrevistador le puede recordar a su abuela, a su ex-mujer o su suegra. No conocemos las preferencias de la persona que vamos a tener enfrente, con lo cual el arte de la prudencia es la clave. (Esto no lo sabía, yo siempre me pongo un poco de perfume, esta no la voy a tener en cuenta!!)




Para los chicos:

1 Conoce la compañía donde tendrás la entrevista e investiga la industria de la que es parte, para que te familiarices con el código de vestimenta. Pregúntale a un amigo de la compañía o mantente bajo vigilancia en la puerta principal para descubrir qué es lo que usan los empleados actuales en el trabajo (si tenés tiempo de ir o si no es una consultora)

2. Ve con un traje sastre y corbata a cualquier compañía que sea parte de una industria más formal, como el sector bancario o el legal. Elige un traje básico negro, gris oscuro o azul marino oscuro, una corbata que le combine y zapatos de cuero de agujeta. Pide prestada cualquier cosa que no quieras comprar por adelantado y asegúrate de que esté limpia y te quede bien.

3. Opta por un atuendo de vestir casual para ir a una compañía que sepas que no espera que uses traje sastre. Unos pantalones color caqui o unos deportivos; una camisa limpia de botones bien planchada, un cinturón y unos mocasines de cuero te servirán bien.

4. Combina tu cinturón con el color de tus zapatos (yo no se si los hombres saben eso, pero es una especie de regla... en las mujeres también combinamos la cartera) Elige el negro si tu atuendo consiste en grises oscuros, marinos, marrones o negros. Opta por un marrón oscuro en caso de que uses los tonos habanos, los pasteles apagados o colores de tono medio.

5. Lustra o limpia tus zapatos la noche antes de la entrevista. Las marcas en tus zapatos revelan una falta de previsión y de atención al detalle.

6. Mantén los accesorios para la entrevista de manera profesional. Lleva un maletín o un lindo portafolios de cuero o de vinilo para guardar tu currículum, referencias y otros documentos pertinentes. Deja en casa los folders manila o los que tengan el logotipo de la universidad .

7. Evita la colonia o la loción para después de afeitarse que pueda abrumar la entrevista. Coloca tu reloj de pulsera en tu bolsillo en cuanto llegues a la entrada del edificio, para que no estés tentado a verlo durante la entrevista.






Entrevista laboral: las preguntas más comunes y las respuestas más apropiadas

Cómo se debe responder ante una entrevista de trabajo. Las claves para sobrevivir a la misma y conseguir el puesto sin pasar sobresaltos.

Lograr el éxito en una entrevista de trabajo no sólo depende de contestar bien a las preguntas, sino del modo en que se responden.

El objetivo de la entrevista de trabajo es convencer al entrevistador de que uno se siente motivado y capacitado para el puesto de trabajo ofrecido. Por ello, es recomendable informarse previamente sobre la actividad de la empresa y sus últimas actuaciones.

De esta manera, se podrán preparar con suficiente antelación las respuestas a las preguntas más habituales que se hacen en una entrevista de trabajo. A lo largo de la misma los especialistas recomiendan mostrar motivación por trabajar y desempeñar el puesto al que se postula la persona que va a la entrevista.

Escuchar atentamente cada pregunta y esperar unos segundos antes de responder denotan confianza en uno mismo, y es esencial establecer una buena relación con el interlocutor. Llevar preparadas algunas preguntas sobre el puesto, la empresa y el proceso de selección puede ser de gran ayuda.

En cambio, mientras algunos aseguran que no es recomendable hacer preguntas sobre temas como vacaciones, salario y beneficios extrasalariales, otros especialistas sostienen que es una condición esencial para iniciar un trabajo con el pie derecho: tener esos ítems claros que hacen a la vida laboral y extralaboral del trabajador le permiten desarrollarse en un clima más previsible y redundan en una mejor predisposición y resultados, según revela un estudio de la Fundación Eroski.

Entre las cualidades más valoradas destacan la responsabilidad, la seriedad en el trabajo o la disposición a trabajar duro.

Por regla general, las preguntas más frecuentes se enfocan hacia aspectos personales, de formación y experiencia profesional. Éstas son las que con mayor frecuencia aparecen en las entrevistas laborales:

a. ¿Cuál cree que es su mejor cualidad? El candidato debe resaltar sus puntos fuertes. Aparte de ser sincero, conviene que se centre en las cualidades que estime que más valora el entrevistador, según haya podido percibir en su charla. Aunque depende del tipo de empresa y la actividad que realiza, las cualidades más valoradas son la responsabilidad, la seriedad en el trabajo, la creencia de que el cliente es siempre lo más importante, la facilidad para trabajar en equipo, la motivación o la disposición a trabajar duro. Ante todo hay que huir de la petulancia, pero sí mostrar el grado de autoestima justo.

b. ¿Y su mayor defecto? No se debe pretender no tener ninguno, pero tampoco es conveniente exponer los más importantes. La solución más diplomática pasa por referirse a alguno irrelevante o exagerar algún punto fuerte. Por ejemplo, mencionar como defecto el ser, tal vez, "demasiado perfeccionista". Así se deja entrever una disposición a volcarse en el trabajo ofertado.

c. ¿Cómo eligió sus estudios y por qué? Hay tantas respuestas a esta cuestión como estudios. Sin embargo, hay que intentar demostrar mucha coherencia en la exposición. La respuesta más adecuada es la de la "vocación": se han realizado estos estudios porque llevarían al tipo de trabajo (que precisamente es para el que se opta en la entrevista) para el que uno se siente más capacitado, y que siempre ha querido hacer.

d. ¿Cómo ha financiado sus estudios? Esta cuestión tiene por objetivo evaluar la capacidad de autonomía y la madurez del candidato. Conviene demostrar que se han realizado prácticas o trabajos de verano con el fin de financiarlos. (Si todavía estás estudiando, tenés que saber cuantas materias te faltan para recibirte y cuantas ya aprobaste)

e. ¿Por qué razón ha enviado su solicitud a nuestra empresa? Para responder a esto serán muy
útiles las investigaciones que se hayan hecho sobre la empresa. Al interlocutor le gustará tener delante a alguien que conoce la empresa y que no ha escrito al azar. Así, en la conversación conviene deslizar algunos datos concretos sobre clientes para los que trabaja, planes de expansión o sus principales productos.

f. ¿Qué es lo que le ha llamado la atención del anuncio al que ha respondido? Es importante ser preciso en la respuesta y evitar decir frases como: "no me acuerdo muy bien del texto del anuncio" o "no estoy seguro porque el anuncio no estaba demasiado claro". No hay que olvidar que el interlocutor es quien ha dirigido ese anuncio.

g. ¿Qué sabe de nuestra empresa? No hay que lanzarse a dar un discurso sobre la misma. Se demuestra haberse interesado por ella diciendo: "he conseguido su informe anual (si existe), busqué información y noticias en internet.". Es aconsejable no profundizar demasiado en las afirmaciones ya que ello provocaría otras preguntas más puntuales.

h. ¿Qué expectativas tiene en relación a su próximo puesto de trabajo? Hay que reafirmar las competencias técnicas, las cualidades y motivaciones, de manera que coincidan con el perfil del empleo propuesto.

i. ¿Por qué motivos le gustaría trabajar en nuestra empresa? Hay que intentar enfocar la respuesta alrededor de motivaciones sanas y claras: la naturaleza del puesto, las perspectivas de la empresa, la calidad de los productos. Conviene evitar dar estas respuestas: "porque su empresa es la número uno, porque tiene una buena reputación, o porque sus instalaciones son muy agradables", pues son respuestas simplistas que dicen muy poco de las verdaderas aspiraciones del candidato.

j. ¿Qué piensa que puede aportar a nuestra empresa? Si esta pregunta se formula al principio de la entrevista, habrá que remarcar que "es difícil responder porque todavía no se conoce del todo el puesto de trabajo". Si la hacen al finalizar, se sabrá más acerca del puesto, por lo que es importante hacer hincapié en las capacidades de adaptación y proponer una estrategia concreta, como: "empezaré por observar y escuchar; después, de acuerdo con mi posición, decidiré las acciones que debo emprender".

k. ¿Por qué quiere dejar su puesto actual? De ser así, es decir, si el entrevistado está en otro trabajo, el interlocutor intenta conocer si es el candidato quien desea abandonar la empresa o si la empresa ha decidido deshacerse de él. Hay que ser breve y preciso en la respuesta, por ejemplo diciendo: "desearía evolucionar para asumir responsabilidades adicionales, cosa que desgraciadamente no puedo hacer en mi puesto actual". Se valora la capacidad de un candidato de asumir las diferencias y rebatirlas, pero con tacto. (Nunca hablés mal de tu empresa anterior, o al menos decí por alguna información "confidencial" sobre la empresa que no estabas de acuerdo)

h. ¿Cuál es la situación más difícil a la que ha tenido que enfrentarse en su profesión? Con esta pregunta se trata de comprobar la capacidad para resolver problemas y el grado de decisión del aspirante con el fin de soportar y superar momentos de presión. Es importante ilustrar los propósitos describiendo una situación difícil de la cual no se ha sido responsable.

l. ¿Alcanza siempre sus objetivos? Aunque sea tentador responder que sí, resulta más apropiado decir que, el éxito depende de muchos factores, sobre todo externos, y es difícil conseguir siempre los objetivos fijados. De esta manera, se evita dar una imagen de "triunfalista ingenuo", nada aconsejable en el mercado laboral.

m. En su opinión, ¿cuánto tiempo necesitaría para realizar una verdadera contribución a nuestra empresa? Para responder a esta cuestión hay que tener en cuenta dos posibilidades. La primera es que si el interlocutor ya ha hablado del puesto y de la empresa, entonces se tiene la oportunidad de vender los puntos fuertes y las ventajas que se pueden ofrecer. Hay que procurar no dar datos precisos y decir que se está seguro de poder aportar una contribución rápida, pero que lo primero que hay que hacer es escuchar y comprender a la empresa y a los colaboradores. Si todavía no se ha hablado del puesto ni de la empresa, la respuesta más adecuada es la siguiente: "me gustaría aprovechar esta oportunidad para que me precisara los cometidos del puesto, porque sin ellos me será difícil responder con exactitud". De esta manera se demuestra realismo y madurez.

n. ¿Ha tenido que tomar alguna vez una decisión impopular? Esta cuestión es importante porque permite al interlocutor conocer con más precisión el nivel de responsabilidad y actividad. Cuanto más elevado sea el nivel de responsabilidad del candidato más probable será que haya tenido que tomar decisiones de este tipo. Para ello, habrá que explicar por qué la decisión fue impopular y qué se hizo para intentar suavizar su impacto. Además, hay que demostrar que se sabe. tomar decisiones impopulares -pero buenas para el interés de la empresa- sin dejar de ser humano.

ñ ¿Le gusta trabajar solo o en equipo? Si se contesta sin tener un conocimiento suficiente del empleo solicitado, puede perderse una oportunidad de empleo. Se puede decir: "me adapto a todas las circunstancias. Soy capaz tanto de aislarme para reflexionar, como de abrirme para trabajar en equipo". (Yo siempre pregunto antes si en el departamento para el cual me postulo hay más empleados)

Es determinante que el aspirante al puesto demuestre un equilibrio tanto en las cuestiones profesionales como personales.

o ¿Qué haría si estuviera en desacuerdo con algún superior? Esto es lo mismo que decir: ¿cómo reacciona ante una tensión o un conflicto? A esto se puede responder: "durante una conversación o una reunión, si mi jefe me pide mi opinión, se la daré, aunque no esté de acuerdo con él. Si por el contrario, no me pide mi opinión, se la expresaré posteriormente y le expondré entonces mis temores". De esta manera, se demuestra ser capaz de asumir las diferencias, pero siempre con tacto.

* ¿Cuáles son sus aficiones? ¿Qué hace en su tiempo libre? El entrevistador desea conocer al candidato un poco mejor. Es aconsejable, una vez más, resaltar las cualidades que se desarrollan en las aficiones y que pueden ser útiles para ejercer el puesto requerido. Y en el caso de que no se tenga ningún pasatiempo destacable, conviene explicar que se está dedicado plenamente al trabajo y a la familia. No hay que olvidar que lo esencial es demostrar que se tiene una vida equilibrada.

p ¿Por qué lleva tanto tiempo desempleado? A esto se puede responder: "creo que es perjudicial aceptar cualquier empleo. Pienso que puedo satisfacer sus necesidades. Ésta es la razón por la que estoy delante de usted". (O si estás estudiando, agregar que aprovechaste tu tiempo para avanzar en la carrera... no que estuviste todo el día en Taringa )

q ¿Tiene otras alternativas? ¿Ha realizado otras entrevistas? Lo más apropiado es decir que sí, pero sin dar demasiada información acerca de las empresas, y siendo muy preciso sobre la función. Es normal no citar el nombre de las empresas. Hay que concluir afirmando que las otras oportunidades interesan menos que la que se está ofreciendo en la entrevista, siempre que se argumente la respuesta.



Entrevista laboral: éstas son las 10 preguntas tramposas

Las personas que van por primera vez a buscar trabajo o para los que están por cambiar, enfrentarse al nuevo reclutador es un momento clave. En medio de los nervios, saber de antemano las preguntas con doble sentido es una buena herramienta.

Para quien va por primera vez a buscar trabajo o para los que están por cambiar, enfrentarse al nuevo reclutador es un momento clave. No demostrar nervios, ser agradable pero al mismo tiempo no adular, mostrarse respetuoso pero no enigmático. Todo eso -y mucho más - se cruza por la mente de los entrevistados.

Por eso, saber de antemano cuáles son las 10 preguntas que pueden realizarse en una entrevista de trabajo y que tienen un doble sentido es una buena herramienta para tener a mano.

1. Si no trabajás, ¿por qué tuviste tanto tiempo sin trabajar? ¿Rechazaste ofertas?
Lo que el especialista en recursos humanos quiere saber es si tenés algún inconveniente, si tuviste mala suerte o un problema de tu actitud. (Lo mismo que dije arriba, si estudiás aprovecha para decir que estuviste intentando avanzar en tu carrera)

2. Si trabajás, ¿cómo tuviste tiempo para asistir a la entrevista?
El objetivo de esta pregunta es si saliste dentro del horario laboral con alguna excusa para asistir a la entrevista. En estos casos hay que contestar dejando en claro que es tu tiempo libre y como forma de complementar tu respuesta puedes agregar que solo aceptas las entrevistas para puestos a los que realmente te interesan, consigna Universia.

3. ¿Cómo te preparaste para venir a la entrevista?
En este caso el reclutador quiere saber si la oferta realmente te interesa y si es importante para vos. Podés contarle que investigaste sobre la empresa en internet y brindar algún dato o comentario positivo de la compañía.

4. ¿Conocés a alguien que trabaje en esta empresa?
Si una persona que trabaja en la empresa fue quien te recomendó es bueno que lo reconozcas.

5. ¿Cuál es tu trabajo ideal?
En este caso quieren verificar si aceptaste muchas ofertas o si realmente tenés especial interés en el puesto. No es aconsejable comparar un cargo a ocupar en otra empresa sino solo describir el tipo de tareas que más le gustan.

6. ¿Tuviste problemas con tus compañeros de trabajo o jefes?
Ante este tipo de preguntas recordá contar brevemente alguna situación puntual, pero nada muy grave. No brindes muchos detalles.

7. ¿Podés describir cómo solucionaste un problema puntual?
Es bueno saber tener en cuenta que esta pregunta puede hacerse. Por esto es conveniente ir preparado con una respuesta en la que remarques tu virtud para resolver el conflicto.

8. ¿Podés contarme algún error que hayas cometido en tu anterior trabajo?
Al igual que la pregunta sobre algún problema con un compañero, evitá caer en dar muchos detalles. En este caso es aconsejable contar algo que se hizo con buena intención y que fue mal interpretada. Otro de los propósitos de esta pregunta es ver si sos una persona que aprende de los errores o vuelve a cometerlos.

9. ¿Qué pensás de este trabajo en relación a los otros que te postulaste?
Lo que buscan en estos casos es saber si hay otra empresa que te está considerando.

10. En caso de ganarte la lotería, ¿seguirías viniendo a trabajar?
Esta respuesta reflejará tu motivación. Tu respuesta debería dejar en claro que el trabajo no es sólo una cuestión de dinero y que te motivan los objetivos y nuevos desafíos.



¿Qué preguntas maliciosas pueden hacerte durante una entrevista laboral?

Cada vez más, compañías multinacionales como Google, Nestlé o Microsoft son conocidas por introducir este tipo de preguntas en las entrevistas de trabajo. ¿Cómo responder?

Ha llegado la hora. Entras a la oficina y tu entrevistador te espera con un semblante tranquilo. Le das la mano y te presentas. Todo parece indicar que va a ser una entrevista de trabajo políticamente correcta, sencilla y cómoda. Respondes de una manera relajada a las preguntas de la entrevista acerca de tu experiencia profesional, tu objetivo de carrera y tu expectativa salarial (si te la preguntan, sino... mejor ni mencionarla hasta la segunda entrevista si la hay)

De repente, tu mente queda en blanco cuando escuchas la pregunta: ¿Cuántas bombillas hay en este edificio?. No es ninguna broma, te puedes enfrentar a este tipo de preguntas en una entrevista de trabajo. ¿Qué debe hacer un postulante en esos casos?

Lo primero que debes hacer es respirar hondo. No intentes dar una respuesta rápida ni dar el primer número que se te ocurra. Pregúntate qué llevó al entrevistado a hacerte esta pregunta. El motivo de esta pregunta no es conocer una respuesta final sino conocer mejor tu manera de razonar. Se trata de conocer de algún modo cómo eres capaz de reaccionar, juzgar y usar tu sentido común, consigna la consultora Experteer de España.

Algunos otros ejemplos de preguntas curiosas que pueden surgir en una entrevista de trabajo son:
- ¿Cómo podrías mover el monte Fuji?
- ¿Cómo puedes pesar a un elefante sin utilizar ninguna maquinaria de pesado?
- ¿Cuántas paradas de autobús hay en una ciudad como Madrid o Buenos Aires?

Algunas de las reglas básicas que deben seguirse para afrontar de una manera exitosa este tipo de preguntas son:

1. Relájate. No reacciones de una manera emocional o lleno de pánico.

2. Si consideras que necesitas más información para responder a la pregunta, no dudes en requerirla. Esto suele causar una impresión positiva en el entrevistador.

3. Haz números, dibuja o lo que consideres necesario. No tengas miedo a preguntar por papel, lápiz y calculadora.

4. No te aceleres. Tomarte tu tiempo no es cometer un error.

5. Deja un espacio para sorprender a tu entrevistador. Incluso si no eres capaz de encontrar la respuesta, una solución alternativa y original puede ser muy positiva.



Diez cosas que puede hacer para arruinar una entrevista laboral

Los hechos y actitudes comunican más que las palabras. Llegar tarde, hablar mal de un jefe anterior o exagerar son algunos de los peores errores.

¿Está buscando trabajo? ¿Tiene ganas de cambiar y está teniendo entrevistas laborales? Tan importante como presentar un buen currículum es tener presente las actitudes que pueden dañar su imagen en esas circunstancias.

1. Llegar tarde: Es bastante obvio, pero se puede interpretar que llegamos tarde porque no nos interesa el trabajo. Lo conveniente es estar unos quince minutos antes de la hora definida. Este tiempo nos da la oportunidad de repensar lo que vamos a decir, rever notas y generar una buena primera impresión.

2. Ser descortés con quien nos recibe: Ser desagradable con la recepcionista, o con la persona que nos abre una puerta, puede llevar a cualquiera a pensar que somos difíciles de tratar. Justamente, secretarias y recepcionistas suelen ser los ojos de las empresas, y en muchas oportunidades, personas a las que se les pide opiniones.

3. Responder con “clichés” y frases hechas: ¿Qué se puede interpretar de semejante actitud? Que somos uno más del montón, sin nada que nos diferencie. Es bueno en estos casos preparar respuestas potenciales para evitar caer en lugares comunes. Un ejemplo típico es la frase: “Soy un perfeccionista y espero mucho de mi mismo”.

4. No hacer preguntas: La actitud de no preguntar nada en una entrevista puede recibirse como: “no me interesa su compañía”. Una entrevista laboral es una conversación de a dos que permite establecer si el entrevistado es la persona para la compañía y también si la compañía es la correcta para la persona que se postula. Por eso se aconseja utilizar a la entrevista para obtener información posible sobre la posición en cuestión.

5. Responder con preguntas: Un momento clásico de este error es, frente a una pregunta del tipo “¿Qué nos puede contar sobre Ud,?”, responder “¿Qué le gustaría saber?”. De esta manera, transmitimos la idea de que no tenemos nada especial para ofrecerle a la empresa. Sin dudas, este momento representa una oportunidad para que el postulante lleve la conversación hacia áreas en las que pueda brillar, centrándose exclusivamente en lo profesional y evitando caer en “yo nací en tal o cual lugar”.

6. Usar un lenguaje desubicado: Utilizar un vocabulario fuera de lugar simplemente pondrá en evidencia nuestra falta de profesionalismo y ayudará a que nuestro interlocutor piense: “Si así es en una entrevista, como será en el día a día”.

7. Hablar mal del jefe anterior: Si el postulante terminó su relación laboral anterior en malos términos con su jefe, lo mejor es evitar el tema o presentar la relación desde algún punto de vista positivo. En definitiva, no conviene presentar temas negativos en la entrevista.

8. Pedir que la empresa no hable con algún ex empleador: Si solicitamos algo así, estamos claramente diciendo: “tengo algo que ocultar”. Quizás la alternativa sea evitar al ex jefe y brindar como referencia a alguna otra persona que haya trabajando con nosotros en nuestro anterior empleo.

9. Exagerar: Un entrevistador con experiencia identifica fácilmente datos falsos o exagerados. Conviene difundir calificaciones y otros méritos con equilibrio. No es necesario ser “el mejor”, basta con ser “el mejor” para este puesto en este momento.

10. Olvidar decir “gracias”_ Y quedar como un maleducado. No agradecer al entrevistador por su tiempo puede representar un terrible cierre incluso para la más espectacular entrevista



¿Qué hacer después de una entrevista laboral?

No se trata de revisar compulsivamente el correo electrónico ni limitarse a juguetear con los pulgares mientras se espera el llamado de la empresa. Hay al menos 9 cosas que un candidato puede hacer para tener más chances.

Han pasado varios días desde que se presentó a esa entrevista laboral, ya envió una nota de agradecimiento y revisa su bandeja de entrada compulsivamente durante una semana, espera con ansias recibir una respuesta, pero no la encuentra.

De acuerdo con un nuevo estudio de la consultora CareerBuilder, realizado entre 3.991 empleados, el 60% experimentó este tipo de inquietudes luego de una entrevista. Por este motivo, la revista Forbes ofrece nueve consejos a seguir a fin de que los candidatos sepan cómo enfrentar esta clase de situaciones:

Tome la iniciativa. No se limite a juguetear con los pulgares y esperar. Haga algo. En el mercado actual, es necesario que los candidatos tomen al toro por las astas y efectúen un seguimiento.

Haga un plan. Si usted llama constantemente al reclutador o le envía una serie de correos electrónicos, puede convertirse en alguien molesto y desesperado, pero si no realiza el seguimiento suficiente, demostrará una falta de interés. Solo permítase un número determinado de intentos en el transcurso de un tiempo limitado.

Sea cortés. Siempre demuestre cortesía en su correspondencia por correo electrónico o por teléfono, incluso si usted está molesto con el empleador. Quizás él esté aún en el proceso de entrevistar a otros candidatos y no ha tomado una decisión. O tal vez cree que usted sería una mejor opción para una posición diferente dentro de la organización. Su nivel de profesionalidad será recordado. Es -a menudo- la forma de manejar los contratiempos lo que lo diferenciará del resto. (Yo, antes de despedirme, consulto cuales serán los próximos pasos: cuánto tiempo más van a entrevistar gente, por ejemplo, eso te da un poco de tranquilidad si te dicen durante 10 días ya no vas a esperar una respuesta al día siguiente)

Revise su red social. Ingrese a Facebook, LinkedIn y Twitter para chequear si alguno de sus antiguos colegas o amigos tiene un contacto dentro de la empresa a la cual está postulando, si es así, trate de solicitar el respaldo de esa persona, o -por lo menos- tratar de averiguar todo lo referente al estado de la contratación. (No vale para gente como yo que no usa esas cosas)

Siempre mida las respuestas a sus esfuerzos antes de su próximo movimiento. Cuando se ponga en contacto con su reclutador, observe si la recepción es cálida o no. Su nivel de involucramiento dependerá de ello. A menudo, el hecho de no obtener una respuesta es en sí mismo una respuesta.

Muévase en la cadena. Si usted no puede obtener una respuesta por parte de los reclutadores de recursos humanos, a pesar de sus intentos, entonces ascienda en la cadena alimentaria. Sepa quién es la persona que -en realidad- estaría trabajando a menudo para revitalizar el proceso o para llevarlo a su fin (Con cuidado, pasar por arriba a alguien puede demostrar que no tenés códigos)

Siga sus instintos y sea realista. El rechazo es psicológicamente traumatizante, de hecho, se ha demostrado que causa dolor físico. No busque justificar por qué el reclutador no le ha respondido en los últimos días. Sea realista en todo momento. No persiga algo que -quizá- no tenga ya sentido. Busque otras alternativas.

No lo tome como algo personal. La mayoría de empresas prefiere no dar malas noticias, y opta por la ruta menos incómoda: No decir nada.

Permita que esta experiencia le forme una idea acerca de la empresa. El proceso posterior a la entrevista no siempre refleja directamente la cultura corporativa, pero puede hacerlo. Usted querrá recordar esta experiencia, si decide solicitar otro puesto de trabajo en esa misma compañía en un futuro.



La carta de agradecimiento

Después de la entrevista, siempre es una buena idea hacer un seguimiento enviando una carta de agradecimiento. Además, dado que menos del 10% de los entrevistados suele enviarla, hacerlo puede ayudarte a destacar de la multitud. Aquí tienes algunas pautas y consejos para escribir tus cartas de agradecimiento.

Siempre debes intentar enviar la carta de agradecimiento durante las 24 horas posteriores a la entrevista. Mientras que en algunos sectores profesionales se espera recibir una carta en soporte físico (papel), en el área de las nuevas tecnologías lo más común es agradecer a través del correo electrónico o e-mail.

Estos son algunos consejos que deberías seguir:

1. Expresa tu entusiasmo: manifiesta tu interés y entusiasmo por la empresa y el puesto para el que te entrevistaron. Trata de ser específico acerca de por qué te interesa y porqué crees que serías un buen miembro para el equipo.

2. Comunica cualquier punto sin resolver: haz llegar cualquier problema o cualquier cuestión que surgió durante la entrevista y que sientes que no se respondió completamente. Esta carta es tu última oportunidad para dejar una impresión positiva al entrevistador.

3. Personaliza la carta: probablemente serás uno de muchos entrevistados, por lo que necesitas destacar para que te recuerden sobre los demás candidatos cuando hayas salido de la reunión. En tu carta, destaca los puntos claves de la entrevista que crees que el entrevistador recordará y que, por lo tanto, le ayudarán a acordarse de tí.

4. Si te has reunido con más de una persona, considera la posibilidad de enviar a todos ellos una carta de agradecimiento diferente, con algunas variaciones, ya que es posible que no sepas quién toma exactamente las decisiones en el grupo. Pedir una tarjeta de visita a cada entrevistador te ayudará a recordar los nombres y los títulos a la hora de enviar las cartas de agradecimiento.

5. Reitera tu experiencia: Si la empresa te comunicó sus necesidades específicas, temas o problemas, utiliza la carta de agradecimiento para demostrar cómo se pueden satisfacer esas necesidades.

6. Destaca tus éxitos: Del mismo modo, si la empresa te comunicó la características ideales que debería tener un candidato, utiliza tu carta de agradecimiento para recordarles cómo cumples o superas los requisitos

7. Acuerdate de revisar y corregir la carta antes de enviarla. Asegúrate de que la carta transmite una imagen profesional y que no tiene errores ortográficos o gramaticales.


Otro consejo que yo quiero darles es: lean bien los anuncios, que clase de habilidades piden, e inclúyanlas cuando tengan la oportunidad, o les pregunten que pueden ofrecerle a la empresa. No tiene que ser textual, armense su propio discurso.

El currículum suele ser una lista de tareas y responsabilidades que hemos tenido en nuestros anteriores trabajos, el entrevistador ya lo leyó, pero si uno se hace una especie de "relato" al contarla primero: uno se siente más tranquilo y segundo: es más fácil para el entrevistador saber que hacías en tus anteriores experiencias (si es que las tenés).

Cuando esperes tu turno para la entrevista, no estés aterrado, estate tranquilo, cuando te toque, vas a seguir con esa actitud

Podés utilizar ese tiempo para pensar en lo que venías estudiando para respuestas, o releer el anuncio.

No te sientes hasta que se siente tu entrevistador.

La postura es importantísima, es algo que también te hace entrar a la entrevista con una mejor actitud: evitá esto:






Espero que les sirvan, estos son solo algunos, pero pueden buscar muchos en Internet.



¡Bienvenido a la empresa!


¡Saludos! ¡No se olviden de comentar!

0
0
0
10
0No comments yet