Check the new version here

Popular channels

Cosas que quizá no sabias de los “Samurais”




En el antiguo Japón, un grupo de temerarios guerreros tenían el rol de comandar la defensa de la nación y fueron tan efectivos en la práctica, que se convirtieron en una verdadera leyenda. Los “Samurái”, mismos de los que seguramente has visto en películas o escuchado hablar alguna vez, cuentan, dentro de su historia, con infinidad de mitos e información que muchos verdaderamente desconocen.

En un principio, los samurái eran quienes defendían a la nobleza, pero con el tiempo se convirtieron en una clase social, una especie de élite de soldados por sobre el común denominador. Se cree que, en el momento de mayor apogeo de estos guerreros, el 10% de los japoneses era samurái.

Si tuviste la oportunidad e ver la película Mulán, y es aquí donde viene otro dato curioso, creerás que los samurái sólo podían ser hombres, pero eso no es cierto. Las mujeres y los niños también podrían ser parte de esta casta de guerreros valientes, aunque con diferentes roles. Las mujeres recibían entrenamiento en artes marciales y de ser necesario, también acudían al campo de batalla. Por su lado, los niños comenzaban su entrenamiento a temprana edad.








Así pues, como parte de las costumbres que envuelven a la mística del samurái, nos encontramos con que las relaciones homosexuales entre dos hombres samurái o entre un samurái y el joven que entrenaba, eran comunes y aceptadas. De hecho, se cuestionaba a un samurái si no mantenía relaciones sexuales con su aprendiz, ya que era parte importante de la formación del lazo. Esta práctica era conocida como “wakashudo”.

El Honor del Samurái

Si un samurái caía en manos de un enemigo, este se suicidaba realizando cortes paralelos sobre su estómago. Si éste perdía su honor o caía en desgracia, lo honorable era suicidarse. Esto se realizaba mediante una ceremonia en la que, primero comía su plato favorito y luego se le entregaba una daga.

El samurái, expresaba sus última palabras mediante un poema y luego se suicidaba. Otros podían asistirle cortándole la cabeza para acelerar el proceso. Suicidándose, podía volver a recuperar el honor perdido. El suicidio del samurái recibía el nombre de “harakiri” y lejos de la infamia, ésta era una práctica sumamente noble.





Las armas del samurái

Los samurái utilizaban diferentes armas para el combate, siendo la “katana” la más importante y conocida. Asimismo, se armaban con espadas, lanzas y a partir del siglo XVI, utilizaban cañones gracias a la pólvora. A diferencia del resto de las armas, sólo un samurái podía usar una katana.

Por otro lado, en ese entonces era importante que la espada de un samurái fuera precisa y tuviese el filo necesario. Para probarlo, usaban un método poco tradicional. Colgaban el cadáver de un enemigo en un árbol y realizaban 16 cortes sistemáticos por sobre su cuerpo. En ocasiones, también se les probaba con criminales vivos.





Si bien los samurái eran japoneses pertenecientes a un cuerpo de élite, unos cuantos hombres occidentales también ostentaron ese honor. Los europeos William Adams, Jan Joosten van Lodensteijn, Eugene Collache y Edward Schnell, fueron ungidos como samurái gracias su cooperación e influencia en la cultura bélica del Japón.

0
0
0
0No comments yet