De por qué la Libertadores 2014 fué la peor de todas...

Lo peor

- El nivel. No hay dudas que la Copa Libertadores en esta edición se niveló para abajo. Hay mucha paridad, pero ningún equipo resulta ser dominante. No hay favoritos.



- Los grandes, ausentes. En esta Copa dijeron adiós muy temprano los grandes candidatos, en este caso varios de Brasil, como Cruzeiro, Atlético Mineiro o Grêmio. Ninguno estuvo a la altura del torneo y siempre todo les costó mucho. Los equipos mexicanos, de los mejores clasificados, quedaron afuera muy rápido en las fases de eliminación ante equipos sin historia.






- Mandan los chicos. Jamás nadie imaginó que Nacional de Paraguay, este modesto equipo guaraní, llegaría a semifinales. Ya es el peor clasificado a octavos que más lejos llegó. Y pensar que del choque entre Defensor Sporting y ellos saldrá un finalista.



- La cantidad de goles. Como reflejo del bajo nivel, también lo es el promedio de goles: 2,30 por juego, resultante de 304 anotaciones en 132 cotejos. En estas fases de eliminación se marcaron muy pocos goles (sólo 34 en 24 partidos, a razón de 1,41 gritos por cotejo. No se vislumbran semifinales de alto voltaje, tanto en lo futbolístico como en cantidad de goles.



- Un dato no menor. Si San Lorenzo (15º) y Nacional de Paraguay (16º) acceden a la final, será la primera vez que los dos peores clasificados a una fase de eliminación llegan a la máxima instancia. Todo una tendencia.