About Taringa!

Popular channels

Desconfiad de la Perfección

Las personas en cuya alma reina la maldad absoluta (si es que existen más allá de la ficción literaria o cinematográfica), no son obviamente la mejor compañía para irse de cañas.
Pero ¿no habría también que tomar las mismas precauciones respecto a las personas sin tacha, esos seres en cuya alma no se encuentra la mínima zona de sombra, en las que parece no existir ese lado oscuro (que por otra parte todos sabemos que tenemos dentro por pequeño y reprimido que sea)?
Me explico: cuanto más lo pienso más considero que los espíritus moralmente unidimensionales son propensos al fanatismo, y, desde luego, poco humanos. Partiendo de que la dualidad moral es inherente a nuestra condición humana (es decir, al hecho de saber distinguir el bien del mal, lo correcto de lo incorrecto), los seres que pertenecen al 100% a uno sólo de estos polos, son (como diría Dan Brown), ángeles o demonios, pero tal vez no personas. Y desde luego para mí un poco sospechosas.
Por eso es bueno saber que en realidad todos, incuso las personas más virtuosas, tienen sus pequeños vicios, sus pequeñas ruindades morales. A lo mejor eso no es tan malo. Les humaniza, y los puede hacer menos intransigentes. Y más comprensivos con los errores ajenos (porque los comparten en parte), que aquellos que se saben o se sienten portadores de una verdad absoluta que se ha hecho carne en ellos.

¿Qué opináis?
0No comments yet