About Taringa!

Popular channels

Dios, la mentira más grande que no ha existido

Ante todo, os saludo cordialmente y espero que sintáis el afecto humano que pongo en mis escritos. Hoy iré directo al grano y "a cortar cabezas", como se suele decir en mi país. Para asegurarme de que comprendáis, voy a derrocar los ídolos humanos.






Lo primero de lo que debemos hablar no es de Dios, sino de las personas. Es algo necesario, porque prefiero que decidáis de antemano que posición tendréis, y no que después os ablandéis.


Personas que predican

Las personas que predican una religión deben creerla o no creerla, saber que mienten o no saberlo. Puede ser que crean algo pero inventen más para persuadir a los otros.

A) Si la persona no cree en lo que dice, es un mentiroso y un fraude.
B) Si la persona cree, simplemente está equivocada.
C) Si la persona cree en parte pero agrega cosas, entonces es un manipulador.

Dicho sea, en el caso de que Dios no exista, como afirmo.

Vemos que la opción B es la única bajo la cual no debemos censurar a la persona, sino amablemente señalar el error. Pero las otras dos opciones nos hacen pensar sobre la clase de persona que es el predicador. Ni la menor justificación hay para manipular a los demás tanto como para engañarlos intencionalmente.


Cultos y sectas

Ahora, me gustaría hablar de la religión. Me enteré que en Brasil cierta iglesia fue censurada porque engañaba a los fieles y les pedía que entregaran las escrituras de su casa. Para evitar el problema, el Gobierno intervino. Yo lo que creo es que no sólo debieron censurar esa estafa en particular sino cualquier estafa que hagan, incluyendo el diezmo, al que se le atribuyen beneficios para el que aporta y, en realidad, el beneficiado es el que lo recibe. Y que no solamente debería ser en esa iglesia sino en todas. Cualquier afirmación de que dando dinero recibirás algo que no esté demostrado y que, en verdad, son meras imaginaciones, es una estafa.

A) Si una persona te promete cosas que no van a pasar y a cambio te pide algo de valor, es un estafador.
B) No es fácil demostrar que lo hacen adrede. Porque las intenciones no son algo que se vean por fuera y menos cuando no tenemos idea de la vida privada de una persona. No sabemos lo que realmente piensa y hace esa persona que dirige una religión.
C) Lo cual implica que, al creer en personas lejanas de las cuales no sabemos nada, corremos un riesgo enorme de ser engañados.

Sin embargo, esto no detiene a las personas. Algunos correrán el riesgo de todas maneras. Y no necesariamente todos ven ese riesgo o se ponen a pensar en él. Aunque aún así, los errores de razonamiento sí que pueden desenmascararse.

De todo esto, lo que más me importa que recordéis es la primera de las afirmaciones: que prometer un cielo perfecto a sabiendas de que no existe, pidiendo una cierta vida y unos ciertos bienes, es una estafa. A mí me resulta obvio, pero si queréis, comprobadlo en el diccionario.


ESTAFAR

1. tr. Pedir o sacar dinero o cosas de valor con artificios y engaños, y con ánimo de no pagar.

2. tr. Der. Cometer alguno de los delitos que se caracterizan por el lucro como fin y el engaño o abuso de confianza como medio.



Derivado de lo anterior

Hay personas que se preguntan por qué los ateos, si no creen en Dios, hablan de él. Según esas personas, yo debería seguir con mi vida y dejar que los predicadores enseñen tranquilos y que los devotos rindan culto, sin siquiera dar mi opinión. Porque, ya que no creo, ¿qué me tiene que importar lo que crean los demás? Así piensan ellos... y por eso voy a responderles.

En primer lugar, ustedes también opinan del ateísmo y de los que no creen en Dios. Si mal parece el hablar de lo que piensan los demás, revisen la Biblia y todos sus libros de creencia y extirpen todas las partes en las que hablen de "los que no creen". Así serán coherentes con su punto de vista, que nosotros no tenemos por qué compartir. Pero al menos podrán dormir con la conciencia tranquila de que sus acciones y sus palabras no se contradicen.

Segundo, como ya demostré, prometer cosas que sabemos que no son verdad para obtener cosas a cambio es una estafa, lo cual es un delito. Pero por más que no fuera un delito, sigue siendo algo a lo que una persona pueda desear oponerse. Cuando alguien dice un absurdo, es natural reprocharle la falsedad de lo que está diciendo. Yo no le encuentro nada de raro, pero si le ven algo raro, diganme. Una persona dice mentiras para exigir cosas, otra que no se traga el cuento le responde que es un mentiroso y que lo hace todo para lucrar. ¿Tiene algo de raro o de ilógica esa reacción?

Y lo tercero es que no encuentro ningún motivo para no decir lo que pienso. Si con hablar perjudico los intereses de unos estafadores o alumbro a la gente que está equivocada, mucho mejor. ¿Qué más puedo pedirle a la vida?


El ídolo sagrado

¿Por qué siempre tenemos que empezar así: por las afirmaciones que hacen las personas de fe cristiana? Bien, es porque vivimos en un lugar donde sobran los cristianos. Probablemente, si viviéramos en Arabia sería más importante desenmascarar el Islam. Pero ésta es la parte que nos toca...

Vale decir que Dios no ha sido probado, aunque se haya dicho eso montones de veces. Si creen que hay algún razonamiento que lo apruebe, traedlo. Para eso están los comentarios.

El mayor problema que encuentran los ateos es que, aunque pueden señalar las corrupciones y engaños de las distintas iglesias, aunque pueden demostrar que son falsos lo argumentos que apoyan la existencia de Dios, no parecen poder poner en la mesa algo que niegue definitivamente a Dios. Y a esto se aferran los débiles que quieren creer en mentiras y los avezados embaucadores de la religión.

¿Qué tengo que hacer yo? ¿Meterme en un mundo en el que veo que todos los que lo han intentado han fallado? ¿No podría ser que ahí esté la trampa precisamente? Ya sabemos que los mismos argumentos que se usan para defender a Dios podrían servir para defender cualquier monstruosidad o locura mágica que se le ocurra a alguno... Pero ¿por qué? ¿Qué es lo que tienen esos argumentos para apoyar la existencia de Dios que los hace susceptibles de llevar a conclusiones tan extravagantes?

Doy un ejemplo.

Yo puedo decir que en el mundo hay otros planos. Y que, en un plano superior, existen los chupacabras. Ellos descienden a nuestro plano para comerse las vacas y otro ganado. Pero no podemos verlos porque nosotros no estamos a su altura y hace falta madurar espiritualmente para verlos. Los chupacabras irradian una luz cegadora para los que recién empiezan a adquirir la habilidad de verlos y recién cuando uno está muy maduro puede verlos bien. No podemos ejercer ninguna clase de contacto con ellos, nuestros sentidos nos fallan, hasta que maduremos espiritualmente. Por eso, es difícil comprobarlo por los medios de la ciencia. Pero si oramos al Gran Chupacabras diariamente y si me dáis la mitad de lo que ganéis para ayudar a la causa, podremos iluminarnos y alcanzar la Dicha del Chupacabras, que es una felicidad muy superior. Es más, cuando muráis, tendréis a vuestra disposición todo lo que queráis, y sólo debéis servirle humildemente en esta corta vida. Después, él os dará una recompensa eterna con todo lo que gustéis y seréis como dioses.

Se ve que no es tan complicado... ¡Miren cómo me inventé una religión en sólo un momento! ¡Esto es tan sencillo que hasta el más ignorante podría hacerlo!

Ahora, volvamos a la pregunta. ¿Qué contienen estos argumentos que los hace susceptibles de servir para confirmar o intentar confirmar las hipótesis más extravagantes? Observe el ejemplo ficticio del chupacabras.

A) Son puras divagaciones, que no tienen ni pies ni cabeza. Fueron inventadas por mi imaginación, simplemente de una noticia que vi sobre un supuesto ser llamado chupacabras. ¡Pero puede ser que me lo haya revelado el Gran Chupacabras sin que yo me dé cuenta!
B) En mis divagaciones, intencionalmente incluyo cosas que sirven para despistar. Los chupacabras viven en otros planos y no podemos verlos si no tenemos madurez espiritual. ¿Y cómo se consigue eso? ¡Adorando al Gran Chupacabras con todo tu alma... y con la mitad de tu dinero! No hay nada que hacer si afirmo que no se puede comprobar por medios normales. Yo ya avisé, así que tengo el derecho de decir cuanta locura se me cruce por la cabeza, total, no puede comprobarse por medios normales... como yo mismo dije antes.

Mi conclusión es que no se puede probar que Dios no existe porque los mismos religiosos incluyeron propiedades a su invención que la hacen escurridiza. No muy complicadas, sino tan sencillas como las que usé yo con el chupacabras. Si yo te digo que el chupacabras no se puede ver ni tocar, que existe en otro plano y no en el nuestro, que es capaz de borrar todo su rastro y así lo hace, que suele dejar incluso pistas falsas para que parezca que son una mentira de seres humanos y que así nadie los conozca salvo los elegidos, entonces estoy quitando toda posibilidad de rebatir lo que dije.

Pongo de manifiesto esta estratagema y ése es mi aporte de hoy.

Gracias por pasar.

0No comments yet
      GIF