Canales populares
  1. Entretenimiento
  2. »
  3. Taringa!

Dolor durante el acto sexual




Muchas mujeres sufren dolor durante el acto sexual. Callarlo no es la respuesta.






Aunque muchas mujeres no lo digan porque creen que es algo que no hay que comentar, son muchas, muchísimas las que sufren dolor durante el acto sexual. Es más, en el sexo, cuando hay un problema, sobretodo las mujeres, prefieren callarlo y sólo tomar medidas a la hora de procrearse y poco más. ¡No es normal sentir dolor durante la penetración! Eso suele ser a causa de poca lubricación o de algún tipo de infección en nuestra zona genital.




Actualmente, si se trata de falta de lubricación, en el mercado hay una infinidad de productos para que tanto la mujer como el hombre, se encuentren totalmente predispuestos sin problemas de este tipo. A nivel de infecciones, como es lógico, hay que recurrir a nuestro médico o ginecólogo para solventar el problema. ¿Es este el único motivo para que duela una penetración? No, claro que no. Hay otros problemas que también pueden causar dolor durante la relación sexual. Uno de ellos es el vaginismo.



¿Qué es el vaginismo? El vaginismo no deja de ser un problema que impide a las mujeres poder realizar el coito. Los músculos de la vagina se contraen de forma involuntaria impidiendo así la penetración y por lo tanto, crea dolor. Pese a que se considera un problema poco común, esto no impide que la mujer pueda llegar a alcanzar el orgasmo mediante juegos sexuales. La contracción de los músculos no es una respuesta negativa contra el acto sexual si no a un miedo al dolor o al miedo a quedarse embarazada.




Otras veces el dolor o la contracción involuntaria de los músculos vaginales esta causada por una mala percepción femenina. Pensar que un miembro erecto no cabe pues se considera que la vagina es pequeña, el pensar que hay algo que impide el acto como una telilla dura (un himen muy duro) o cosas por el estilo, provocan que la mujer no pueda relajarse del todo. Esto unido a que la relajación no es completa es otra causa de que el acto de por sí, se convierta más en una tortura que en algo placentero para ambos.



Lo primero que debe saber toda mujer es que su vagina es flexible y está preparada para ello. Mentalmente la mujer debe de estar cómoda con su cuerpo, sin miedos. No es fácil quitarse los miedos de un plumazo. Pero, sin embargo, su pareja debe ser lo suficientemente diestro como para no incurrir siempre en la penetración. Si conoce este problema de su pareja sexual (lo del dolor) debe de recurrir a la estimulación ya sea oral, manual o con algún tipo de vibrador que no tiene porque tener forma de falo, a satisfacer sexualmente a su pareja. A la larga, los miedos se irán disipando y la confianza, tanto de él como de ella, irá en aumento. Sin pensarlo mucho, y con mucho tiempo por ambas partes, conseguirá tener una relación sexual plena. Es más, a la larga, incluso podrán recurrir a la penetración sin que esta sea un trauma difícil de superar.



No hay que callarse los problemas, y menos en lo referente a lo que es la pareja o el sexo. Cuando más temor a hablar tengamos, más nos distanciaremos sin saberlo. ¡El sexo no es malo! Son las personas que no saben que es las que hacen que se convierta en algo doloroso, molesto o decepcionarte. ¡Disfrutad de la vida! ¡Disfrutar del placer! ¡Disfrutar de vuestros cuerpos!









0No hay comentarios