El allanamiento | Historia Pervertida

Esto me ocurrió una tarde soleada de agosto del 2014 en un pueblo llamado San Martín, de Mendoza.


Yo me dirigía a la plaza a la cual siempre voy a correr. Iba con los auriculares puestos mirando señoritas por ahí, cuando de repente siento un auto que frena y rápidamente sale alguien corriendo hacia mi desde atras, lo primero que pensé fue "huu! soné, me quieren robar, o raptar, o violar " (hay cada pervertida dando vueltas en estos días)


Pero no, estaba muy equivocado era un policía



Me saco los auriculares y me dice:
Milico -Hola buenas tardes, documentos por favor.
Yo -Hola buenas tardes (con cara de la puta madre no los tengo)


Emmm no, no lo traje al documento me voy a correr ahora, me esta esperando mi novia en la plaza. (mentira, era un negro peludo amigo mio).


Milico -Bueno mira te vamos a tener que llevar a la comisaria por averiguación de antecedentes.
Yo -Naa jodeme, mira vivo acá a 4 cuadras llevame y te los paso allá a los documentos.
Milico -No puedo hacer eso, o te llevo a la comisaria o nos servís de testigo de un allanamiento.
Yo - (cara de, la puta que te re mil pario, porque a mi?!!).


Trate de safar pero me fue imposible, así que luego de hablar un rato más con el señor policía acepté ser testigo de un allanamiento (MeLaPuso.com).

Me subo a la parte de atrás del patrullero, medio destartalado (parecía que me habían detenido).


En la parte de adelante habían 2 policías más, me saludaron atentamente y se quedaron callados.
Les pregunto, "bueno cuéntenme ¿qué tengo que hacer? ¿a dónde vamos?."
Y me dijeron (se los resumo un poco), "Robaron esta madrugada una casa en un lugar peligroso, seguimos el rastro de las cosas robadas con los perros hasta una casa y hace un rato salio una orden de allanamiento para esa casa, vos lo que vas a hacer es bajarte del auto cuando te digamos que esta todo tranquilo, nosotros vamos a ingresar a la casa y vos nos vas a acompañar viendo todo, después cuando terminemos te vamos a hacer firmar unas cosas y te vamos a dejar con tu preciada novia en la plaza". Yo dije "OK" (medio cagado).

El policía que me paró me tomaba los datos personales mientras yo miraba por la ventana y veia como todo se iba haciendo campo, las casas disminuían y pensaba "donde garcha estoy, si salgo bien de esta voy a escribir la historia esta por ahí" (Típico taringuero).

"Llegamos" dijo uno, nos acercábamos a una esquina en la cual habían 20 monos que me miraron mal a pesar de que tenia el vidrio del auto polarizado.


A escasos 30 metros de esa esquina era el lugar a donde íbamos. Era la calle Barrera un lugar para los que no conocen es bastante complicado. Cayeron 2 móviles que venían atrás de nosotros y sin fijarse un carajo la situación me bajaron del auto y me dice un milico en tono de picardía "Me imagino que tenes seguro de vida no?" y yo me le reí pero por dentro decía "callate la concha pelirroja de tu hermana".


Tocaron la puerta de una de las casas, eran 3. Salió una señora, "Señora tenemos una orden de allanamiento, este muchacho es el testigo y vamos a proceder". Entramos, era una casa muy humilde, me hicieron entrar a unas piezas "vos tenes que mirar todo" me decía el policía de más rango. Salimos de esa casa y nos metimos a la otra que por fuera parecía humilde también, pero cuando entramos adentro era re bonita con piso de cerámica, todo limpiecito como si nos hubieran estado esperando. En esa casa tampoco había nada.


A todo esto mi amigo que estaba en la plaza esperándome, me había llamado como 4 veces pero tenia los auriculares aún conectados al celular y al no tenerlos puestos no escuchaba nada ni vibraba. Lo llamé y le conté toda la historia muy resumida y se cagaba de la risa el muy hijo de puta.


Me llamaron los policías porque estaban por entrar en la última casa, la última casa la razón de esta historia, nunca me esperé lo que paso ahí.

Entramos a una especie de comedor, el cual estaba muy oscuro no se veía mucho, 2 policías y yo pasamos a una pieza que estaba más oscura todavía, uno de ellos encendió la luz al detectar que había movimiento en el fondo de la pieza, al principio me pareció ver a una sola persona sentada que se movía medio raro pero cuando se me aclaro la vista habían 2 personas una sentada en una silla y otra arrodillada en frente de ella haciéndole terrible pete, si si le estaban tirando la goma a uno de los dueños de la casa, el vago como que se asusto y la mina se ve que estaba muy concentrada en los suyo que le seguía lustrando el chupetin al vago, hasta que el policía dijo "muchachos!!" y ahí se dio cuenta. Yo al ver la cara de la mina, cuando nos miro no pude aguantarme la risa y me fui del cuarto, no tenia cara de asustada ni de avergonzada, tenia cara de "déjenme petear en paz loco".
Fue algo como...


Me fui afuera a reírme del momento incomodo, porque no me puedo reír despacio, es fuerte o nada, había un milico afuera y antes de que me preguntara nada le dije "le estaban haciendo un pete al vago" y justo que le estoy diciendo eso sale la mina, limpiándose la boca con la mano, (era mas fea que pisar caca descalzo , para colmo le faltaba un diente y posta que se parecía a una de las Re Mugrientas)


Al ver que hacia eso no sabíamos como aguantar la risa con el milico, la mina se fue y ahí si nos desahogamos. Para colmo salio el policía que estaba adentro conmigo y me dice "Yo pensé que era un traba por eso dije 'Muchachos'" y la risa fue general por un largo rato. Al final no encontraron nada en el allanamiento.

Me hicieron firmar unos papeles y de ahí nos subimos a los autos y partimos, después hablando en el viaje me decían "Mira cuando cuentes esto con tus amigos contá que no encontramos nada por culpa de los fiscales que dieron la orden de allanamiento 12 horas después de encontrada la casa, si hubiéramos tenido la orden a tiempo otra hubiera sido la historia, las leyes y la justicia argentina es una cagada, porque los ratas a la hora que fuimos ya nos estaban esperando".
Y tenían razón, estaba todo muy sospechosamente limpio, hasta regado el patio y todo. Y por culpa de los fiscales que se demoraron me engancharon a mi .

Después el resto del viaje no hablamos de nada, no teníamos de que hablar, estábamos así.


Y me dejaron en la plaza sano y salvo, con una gran historia para contar.



FIN

Yo había pensado que por no andar con documentos me habían llevado de prepo, cabe aclarar de que soy un completo ignorante sobre las leyes y todo lo parecido, pero este usuario me aclaro la duda.


Querés escuchar más historias pervertidas?
metete en
http://radiopervertida.blogspot.com.ar/