Check the new version here

Popular channels

El chicle

Y nada, es algo que escribi y queria compartir con uds.

El chicle
Era una hermosa tarde de Junio, el cielo tenía una tonalidad grisácea que hipnotizaba a uno cuando lo miraba, lloviznaba un poco y la temperatura estaba perfecta. Yo me encontraba caminando perdido, sin rumbo alguno. Estaba pensando en nada, dejándome llevar por el viento. Tanteando mi bolsillo me di cuenta que se me habían acabado los cigarrillos, los cuales desde hace un tiempo ya, eran mi vicio. Decidí hacer una parada en un kiosco, para poder comprar un paquete, o dos. Camine una, dos, tres cuadras, cuando por fin divise un pequeño almacén, al parecer vendían cigarrillos en ese lugar, lo deduje por un toldo de Marlboro ya gastado por los años. Entré y saludé esperando que apareciese alguien. Luego de un momento se mostró una amable ancianita. Me preguntó en que podía ayudarme, a lo que le pedí un paquete de cigarrillos Camel. Le pagué y me dijo que no tenia 5 ctvs para darme, ofreciéndome un chicle o un caramelo. Ahí fue cuando cometí mi grave error. "Dame un bazooka" le dije. Me dio el chicle y vi sus ojos brillar con un extraño color rojizo, capaz era mi imaginación, o el cansancio de tanto caminar pero hice caso omiso a lo pasado. Salí del kiosco y prendí un pucho con mi encendedor de la suerte, el cual días después fue destruido, pero esa es otra historia. Al rato de volver a mi caminata sin destino recordé aquel chicle que compre en el almacén. Lo abrí y me lo introduje rápidamente en mi boca. Como costumbre desdoble el chiste de bazooka. No era una buena broma, pero me saco una sonrisa. Camine por unas cuadras mas, mientras el cielo parecía estar por romper a llorar, pues se escuchaban los truenos y los relámpagos iluminaban el lugar como si fuera pleno día, aunque sea por un segundo. Me asusté al escuchar a un perro golpearse contra una reja y ladrar. Trataba de tranquilizarme e intente hacer un globo con el chicle. No pude hacerlo, cosa que me pareció muy raro, ya que era experto en hacer globos. Intente sin suerte, definitivamente no podía. Pensando que era el chicle me deshice del él y compre otro en un kiosco que se encontraba en la esquina. Lo mastique rápidamente para volver a probar pero algo pasaba con mi lengua o con mis labios, no podía hacer un globo. Desde ese día nunca mas pude hacer un globo con chicles.
Se dice que de tanto en tanto, algún caminante errante cae por mera
casualidad, o por otras fuerzas desconocidas, a ese almacén donde una
calida anciana los atiende. Con la excusa de no tener cambio les vende
un chicle común a la vista, pero esa goma de mascar sería le fin de
sus globos.
18Comments
      GIF
      New