El día que Alfonsín se vistió de dictador