Check the new version here

Popular channels

El experimento Polgar

La historia de Judit Polgar, y de sus dos hermanas Sofía y Susana -también ajedrecistas-, es la de un experimento pedagógico. Sus padres decidieron no enviarlas al colegio y proporcionales una educación por su propia cuenta. Esto le trajo a la familia Polgar algún que otro problema con las autoridades, y en una ocasión, la policía llegó a presentarse en su casa para tratar de obligar a Sofía -la mayor- a asistir a clase.

La tesis defendida por su padre, Lazlo Polgar, es la de que "un genio no nace, sino que se hace", y el campo elegido para demostrar esta afirmación fue el ajedrez. Lazlo tenía la convicción de que con la formación adecuada, sus hijas podrían llegar a competir con los mejores jugadores del otro sexo. Y el éxito salta a la vista.

Pero Lazlo aún quería llevar a cabo una segunda fase en su experimento: adoptar varios hijos y, educándoles con el mismo método, conseguir que éstos alcanzaran los mismos logros. De esa forma probaría que el éxito y la inteligencia es puramente una cuestión de educación, sin que la genética o el sexo tengan apenas nada que ver en ello.

Lamentablemente, no pudo llevarlo a cabo: "Sucedió que con tres hijas ya era suficiente para ellos, y las circunstancias no les permitirían asumir la responsabilidad de adoptar tres más"- explica Judit. -"Ya no tenían la edad adecuada, y con tres hijas con una carrera como la nuestra sería imposible dedicarles la atención necesaria".


Tres campeonas

Las tres pequeñas ajedrecistas se hicieron inmediatamente famosas tras sus primeros éxitos: en su país, las consideraban un auténtico fenómeno. La mayor de ellas, Susana, llegaría a ser Campeona del Mundo en categoría femenina.

Pero ha sido la menor, Judit, quien ha alcanzado mayor fama. En parte, por su negativa a disputar torneos exclusivamente femeninos, al considerar absurda la existencia de las categorías por sexo en el ajedrez. "Las mujeres juegan peor al ajedrez simplemente por una cuestión cultural, no hay otras razones que justifiquen esta inferioridad", argumenta la húngara.

Su valiente actitud, respaldada por sus buenos resultados, la convirtió en todo un símbolo del feminismo a principios de los años noventa. Pero Judit le quita importancia al hecho de ser una de las pocas mujeres que ha triunfado en este deporte: "[El que no haya más chicas] es un problema cultural, porque se suele orientar a los niños hacia diferentes actividades según su sexo; es normal regalar a los niños un coche y a las niñas una muñeca. En ocasiones son los padres los que desvían a las niñas del ajedrez, por considerarlo una actividad competitiva, a pesar de que a muchas les guste".

Parecida es la opinión de Kasparov: "Durante miles de años, en la mayoría de culturas, las mujeres se han visto relegadas a un papel pasivo. No se puede cambiar una sociedad de la noche al día y es por eso que en algunas cosas concretas, a las mujeres aún les cuesta un poco adaptarse a un ambiente fuertemente competitivo". Pero lo cierto es que el ruso ya ha mordido el polvo ante la pequeña de las Polgar. "Fue como tocar el cielo", dice Judit al respecto de esa deseada victoria.


SU MASCOTA: A Judit, casada con un veterinario, siempre le habían gustado los animales. Pero desde hace varios meses, aloja en su casa a una mascota muy especial. Se trata de uno de los pacientes de su marido en el zoo de Budapest: un cachorro de león, que necesitaba algunos cuidados extra.

AFICIONES: "Soy tranquila. Generalmente, no me gusta salir de noche, ni ir a bares o discotecas. Prefiero ir al cine o al teatro", confiesa Judit. Pero su principal afición es ir de compras, generalmente con su madre, que le acompaña en casi todos los viajes. Su casa está repleta de souvenirs de lugares como África, Indonesia, China, Suecia o España -donde ha estado en muchas ocasiones.

ANÉCDOTAS: El ser la única chica entre tanto hombre ha provocado alguna que otra situación curiosa: "Fue divertido cuando, hace unos años, me encontré en el torneo de Linares a Garry Kasparov en el lavabo de señoras" -recuerda entre risas-. "Resulta que como no suele haber mujeres en los torneos de élite, él utilizaba uno u otro servicio indistintamente".







http://www.davidllada.com/art_ajedrez/20040413_aula_elmundo_judit_polgar.htm
0No comments yet
      GIF
      New