El legado de CANTINCHAVEZ. El sufrir de una cola.

(Aunque Ud. No lo crea).

Para el momento en que escribía el post que pensaba publicar, me interrumpe el sonar del celular, donde al otro lado de la línea, escucho la voz de un gran amigo, un poco molesto yo por la interrupción respondo como es normal en mí, pero era tal la desesperación de la llamada que hasta mi saludo se vio interrumpido, -HAY LECHE Y PAPEL EN RID…. (No voy a publicar el nombre del local), -Coo, -respondo, inmediatamente vino a mi mente lo que me costaría en prepararme en cuerpo y alma para tal hazaña, las diligencias que tendría que postergar, las disculpas que tendría que dar al no poder cumplir con mis obligaciones laborales, (al menos agradezco no tener que pedir permiso laboral), las horas hombre que tendría que invertir, es decir, el tiempo que perdería en estar haciendo una cola, las cosas que debería llevar para ser menos tortuoso el pasar del tiempo, el sol, el calor, el fastidio, (lo que más duele), y el dinero que ahora se debe de disponer, porque es tal la situación de las colas que ahora también debes pensar en hidratarte y comer algún bocadillo para no decaer, ¿y todo para qué?, pues para eso, poder comprar con dolor y sufrimiento en revolución lo que antes se compraba en democracia. Al final decidí ir, tengo 2 niños pequeños, y pensando en ellos mí día sería más ameno, que sorpresa la mía al llegar al punto de reunión convenido con mi amigo, la sorpresa no era para menos, quien se lo podía creer, si no lo estuviese viviendo hubiese dicho que era una total irrealidad, la cola por decir algo era kilométrica, casi que infinita, y eso que nos habíamos dispuesto mentalmente para hacer cola, ¿pero para esto?, miro la hora y siento apenas los primeros rayos de sol sobre mi cuerpo, (llegar al lugar tardo un poco más de lo que esperaba), -Esto nos va a llevar más de un día- dije, pensando en voz alta, mi amigo que estaba a mi lado y escucho mis palabras no dudo en ningún momento en decir también lo que pensaba aunque un poco ofuscado solo por ver la cola, -VIVA MADURO-, su comentario me saco una pequeña mueca simulando una sonrisa, pero aclaro en mí, lo que en reuniones y encuentros con colegas y amigos siempre discutimos, observo y observo y nada, no veo a ningún ciudadano de a pie con ninguna señal que los distinga ser simpatizantes del gobierno. ¿Es que acaso son como las moscas, “solo aparecen cuando la mierda los llama”?, Ya no quedaba de otra, me tocaba hacer cola, y de la más fuerte, solo faltaba que lloviese o que se acabaran los productos para cuando me tocara, pero al final en lo único en que pensaba, era como rayos los venezolanos llegamos a esto, como era posible, este es el GRAN LEGADO del que aun hoy siguen pregonando los chavistas, pero cuales chavistas, los que no tienen nada o los que esconden lo que tienen y quieren seguir con esta gran farsa.

Al final si pude comprar los productos, pero si te digo el tiempo que me llevo adquirirlos tal vez no me creas, incluso podrías decir que quien me manda hacer cola, no importa, es mi tiempo el desperdiciado por mí mismo ya sea de esta manera, pero es nuestra VENEZUELA, la que están envenenando con ideologías baratas, me extraña ver un profesional salido de una de nuestras grandes universidades sentado aplaudiendo y riendo por comentarios estúpidos, o dejar que se le ofendan solo por buscar un favor político, en realidad es así como los veía sus madres cuando eran niños, o es acaso que son tan incapaces de crecer económicamente que es mejor humillarse para lograr esos objetivos, la verdad espero que no, y aun siento que existe mucho potencial en nuestro país que aún puede sacar a VENEZUELA DE ESTA BABARIE QUE NOS ARROPA.

Y aquí una imágenes, gracias a las fotos de mi amigo.