About Taringa!

Popular channels

El mismo tomó nuestras enfermedades, y llevó nuestras dolenc

(Jesús) debía ser en todo semejante a sus hermanos... Pues en cuanto él mismo padeció siendo tentado, es poderoso para socorrer a los que son tentados.
Hebreos 2:17-18
El mismo tomó nuestras enfermedades, y llevó nuestras dolencias.
Mateo 8:17


Si un amigo comparte conmigo su sufrimiento, intento comprenderlo. Pero, ¿cómo puedo ponerme en el lugar del que sufre? Si para mostrar que comprendo respondo precipitadamente: «¡Ah, sí, es como yo...!», y empiezo a hacer una descripción egoísta de mis propias tristezas, dejo a mi amigo frustrado porque no fui capaz de escucharlo hasta el final. Los que sufren se sienten solos, y su dolor se hace mayor cuando sienten que sus familiares y amigos no los entienden.

Pero, ¿qué sucede con Jesús, el Hijo de Dios? “Debía ser en todo semejante a sus hermanos...”, nos dice la Biblia. Como era Dios sabía todo, sin embargo tuvo que hacerse semejante a nosotros para mostrarnos que puede comprendernos y ayudarnos realmente. Tomó la condición humana, pero sin pecado.

Vivió en un cuerpo, y a través de él sintió el cansancio, el hambre, la sed, el sufrimiento. Sintió la soledad moral de aquel a quien los demás no entienden. Deseó la simpatía de sus amigos, pero no la tuvo. “Esperé quien se compadeciese de mí, y no lo hubo; y consoladores, y ninguno hallé” (Salmo 69:20).

Se hizo hombre, se humilló; por lo tanto puede tener una verdadera simpatía, humana y divina a la vez, una simpatía y un amor ilimitados, sin rastro de egoísmo.

Podemos dirigirnos a él con toda confianza para ser escuchados, comprendidos y animados.

“Como aquel a quien consuela su madre, así os consolaré yo a vosotros... y se alegrará vuestro corazón” (Isaías 66:13-14).
0No comments yet
      GIF