Check the new version here

Popular channels

El otro Maradona

El Doctor Esteban Laureano Maradona:


Retrato al lápiz del Dr. Maradona, obra del
artista Ernesto Demagistris. Expuesto en la
galería iconográfica de la Escuela nº 591 de
Maggiolo, Pcia. de Santa Fe.


A los grandes hombres, a aquellos que pasaron por la tierra para bien de sus semejantes, la posteridad les tributa el homenaje del recuerdo como testimonio de admiración y de gratitud, por las virtudes ejemplares que los adornaron y por los rumbos que perennemente siguen señalando a las sucesivas generaciones.

La escuela es el taller donde se forja la sociedad del mañana y, en consecuencia, le corresponde honrarlos, exaltarlos y nutrirse de sus enseñanzas. Ellos son la savia que la vitaliza, son numen inspirador de sus sueños esperanzados, son parte esencial de su razón de ser, porque configuran los paradigmas superiores que deben ofrecerse a los alumnos, a fin de su formación en los años escolares primero, y para que más tarde, infundidos de sus ideales y virtudes, sean capaces de afrontar con fortaleza y honradez las contingencias de la vida adulta, imitando sus nobles pautas de conducta.

El doctor Esteban Laureano Maradona es uno de los modelos ejemplares más perfectos que con ese propósito pueden destacarse, y si tenemos en cuenta su proximidad en el tiempo, uno de los más apropiados para estos momentos.

En efecto, corren vientos polvorientos sobre el suelo de la patria, vientos que oscurecen y vician el ambiente, vientos de desaprensión y de afanes puramente materiales, que extravían a muchos compatriotas y les hacen perder la más deseable posibilidad que brinda el destino: la realización de una vida que se justifique por su dignidad, por sus virtudes, por su valor trascendente.

La pureza de la vida de Maradona y su obra filantrópica demuestran que aún hoy puede disponerse de espacio y de ocasión para cultivar las más altas virtudes individuales y colectivas y constituirse en un prócer de la patria o en un benefactor de la sociedad.

Consecuentemente con estas convicciones y con el afán educativo que se ha expresado, la Dirección y el Personal Docente de la Escuela Nº 591 han querido rendir a ese médico y filántropo - hijo y orgullo de nuestra tierra - un sentido homenaje, en cumplimiento de un acto de la más estricta justicia, y con el designio de brindar al alma y la inteligencia de nuestros niños un luminoso modelo de vida.

Como corresponde a la naturaleza del tema y al carácter del propósito, la Escuela se ocupó, además, por obtener sobre Maradona y su obra una versión que fuera incuestionablemente fidedigna. Ese deseo, afortunadamente, se ha visto concretado de una manera que colmó las más ambiciosas aspiraciones, pues el trabajo que se obtuvo, y que ofrecemos a continuación, fue escrito por el amigo al que Maradona confió una honrosa custodia póstuma: "a usted, que conoce mi vida mejor que nadie, le encargo que si después que yo muera se habla de mí, cuide que siempre se diga la verdad. Si se afirmara alguna inexactitud, aunque esa inexactitud me favorezca, desmiéntala". Verdaderas frases de oro, que patentizan la honestidad cabal de Maradona, y que a la vez, obligan al amigo a cumplir una insoslayable responsabilidad.

El trabajo del comandante Bassanese - fiel trasunto del cariño y la emoción que inspiraba Maradona - reúne, entonces, todos los requisitos para ser reconocido y aceptado como serio y exacto. Tiene, además, -vale recalcarlo- la importancia capital del testimonio directo, madurado a través de una relación estrecha y prolongada, pues se conocieron en la selva formoseña cuando el autor era alférez de la Gendarmería Nacional con destino en la zona, y desde entonces mantuvieron una amistad entrañable. Es el más íntimo amigo que tuvo Esteban Maradona en los últimos 35 años de su vida, y en virtud de esa condición, representando a los amigos del doctor Maradona, habló en su sepelio.

El presente relato contiene algunos pasajes de su libro inédito "El Médico de la Selva", que a nuestro pedido, él mismo adaptó para el uso escolar, deferencia que sinceramente agradecemos.

En el mes de enero se ha cumplido un nuevo aniversario del fallecimiento del doctor Esteban Laureano Maradona, médico, naturalista, escritor y filántropo, que por su vida singularmente virtuosa, por sus contribuciones científicas y por las obras que realizó en favor de sus semejantes, se hizo acreedor a honores de organismos nacionales e internacionales y de encumbradas corporaciones académicas, y a un sitial prócer en el respeto y la estimación de la totalidad del pueblo.

Vidas ejemplares como la suya exornan e iluminan las páginas de la historia, y marcan derroteros de conducta, especialmente para los jóvenes de las generaciones futuras. Justo y conveniente será, entonces, que en tal aniversario, aunque sea a grandes rasgos, recordemos hechos correspondientes a ella.

Maradona nació en Esperanza (Santa Fe) el 4 de julio de 1895. Descendía, por parte de su padre, de una familia gallega que llegó al país procedente de Chile en la época colonial, en los días inmediatos a cuando Juan Jufré fundó la ciudad de San Juan. En esta ciudad se radicó la familia Maradona, que a través de los años, durante la dominación española primero, dio funcionarios de relevancia, y figuras de talla histórica luego, en los albores de nuestra nacionalidad. Un Maradona fue Alférez Real bajo los Borbones y apenas producida la Revolución de Mayo diputado por San Juan a la Junta Grande de 1810/1811. Sobre esta familia (originariamente Fernández de Maradona) hay referencias en varios libros de historia lugareña, entre ellos, "Recuerdos de Provincia" de Sarmiento.

En la segunda mitad del siglo XIX, uno de sus miembros, Waldino Maradona, siendo jovencito emigró de su terruño, hizo alto en Rosario y en seguida comenzó a ejercer la docencia particular por los campos de los entonces incipientes pueblos del sur de Santa Fe. Un día fue llamado para enseñar las primeras letras en la estancia "Los Aromos" cerca de Barrancas, perteneciente a Esteban Villalba, un criollo santiagueño y a Agustina Sosa, bonaerense, de los pagos de Azul. Allí conoció a una hija de éstos, Petrona de la Encarnación Villalba, que era también apenas una jovencita, y con ella contrajo enlace en 1875.

Waldino y Petrona de la Encarnación fueron los progenitores de una familia numerosa, y uno de sus hijos fue Esteban Laureano. Éste nació en Esperanza porque su padre - hombre múltiple, como muchos de los de aquellos años -, además de maestro fue coronel de guardias nacionales, periodista, productor rural y, sobre todo, político. Esta última actividad lo llevó a cambiar varias veces de domicilio, conforme las necesidades y conveniencias de su militancia y de su Partido. Fue amigo de Sarmiento -que visitaba su casa- y de Nicasio Oroño, entre otros.

Esteban Laureano, de muy niño fue llevado a la estancia "Los Aromos", junto a sus hermanos, y allí, con ellos y sus padres, en contacto íntimo con la naturaleza, pasó los mejores días de su vida. Siendo ya muy anciano, todavía los recordaba con romántica nostalgia: la música del piano que ejecutaban sus hermanas mayores, la hermosura y la fragancia de las flores, el canto contagiosamente alegre de los pájaros y la mansedumbre del río Coronda, que pasaba junto a la casa como una cinta interminable. Sin embargo, antes de entrar en la adolescencia, se vio obligado a dejar su paraíso, pues la familia se trasladó a vivir a Buenos Aires. En ella se recibió de médico dos décadas después, en 1928.

Se instaló unos meses en la Capital Federal y luego en Resistencia, capital del entonces Territorio Nacional del Chaco. Estaba allí en 1930, cuando una revolución depuso al presidente Hipólito Yrigoyen. Él nunca había sido yrigoyenista -por el contrario, cuando estaba cursando la carrera de medicina, fue candidato a diputado nacional por el "Partido Unitario", de vida efímera-, pero interpretó que era su deber como ciudadano defender la democracia y el gobierno constitucional; y lo hizo por medio de ardientes conferencias pronunciadas en las plazas públicas. Debido a ello fue perseguido y molestado. Entonces emigró al Paraguay, y ofreció sus servicios para desempeñarse como médico en la "Guerra del Chaco" -sostenida entre Bolivia y Paraguay, y que acababa de estallar-. Se lo incorporó en la Armada y estuvo contento de que se le confiaran enfermos y heridos de los dos países, pues según sus palabras, "el dolor no tiene fronteras".

Terminada la guerra, volvió a la Argentina, a pesar de que el gobierno paraguayo le pidió que se quedara, pues era muy apreciado y había cumplido abnegadamente con su misión. Empezó siendo aceptado como un simple camillero y tres años después era Director del Hospital Naval.

Había proyectado las etapas de su viaje: regresaría a su país en barco, hasta Formosa, y allí tomaría el tren que pasaba por Salta, Jujuy y Tucumán; en esta ciudad visitaría a un hermano, que era intendente; después llegaría a Buenos Aires, donde vivía su madre. Empezó a realizarlo. Un grupo numeroso de amistades, en testimonio de afecto, concurrió al puerto de Asunción cuando se embarcó. Hubo lágrimas, signo seguro de emociones profundas. A la tardecita arribó a Formosa. Allí permaneció unos días, hasta que resolvió continuar el trayecto.

Era el 2 de noviembre de 1935. La cristiandad conmemoraba el día de sus Fieles Difuntos. Maradona vio que unas mujeres subían al tren con ramilletes de flores artificiales, como se usaban en la zona, por imposición de un sol abrasador: seguramente iban a visitar el pequeño camposanto de alguno de los pueblecitos de la línea.

El tren partió de Formosa al despuntar la aurora, rumbo a Embarcación, donde se hacía el trasbordo, y en seguida se internó en el monte. Pocas horas después comenzó a notarse que el día iba a ser de intenso calor. A la media tarde, a través de abras y arboledas, Maradona seguía su viaje según lo previsto, sin demoras ni sorpresas. Todo aparentaba, todavía, continuar su rutina.


Casa que habitó el Dr. Maradona en Estanislao del Campo, declarada
por tal motivo monumento histórico.
Dibujo realizado por la Sra. Mabel Motta.


Pero al llegar a la pequeña localidad de Estanislao del Campo, ocurrió un episodio muy difundido en nuestro tiempo por la prensa, y que lo retendría por muchos años. Una joven parturienta estaba desde hacía tres días sin poder alumbrar y muy próxima a la muerte. Al saberse que en el tren viajaba un médico, se le requirió para que la atendiera, y él logró salvar a la madre y a la niña. Pero el tren siguió su camino. El próximo pasaba a los tres o cuatro días.

En ese intervalo, la gente del lugar y de los campos vecinos acudió a hacerse asistir, y todos le pidieron insistentemente que se quedara, ya que no había ningún médico en muchas leguas a la redonda.

Convencido de que lo necesitaban, decidió quedarse a vivir en ese paraje que aspiraba a ser pueblo y permaneció allí 51 años. Curó a todos los que llegaron hasta él, sin importarle ningún tipo de retribución. Fue, preferentemente, el médico de los pobres y de los aborígenes.

En los dos años que pasó en Resistencia había tenido ocasión de tomar contacto con algunos aborígenes, que poblaban un barrio marginal de esa ciudad. Pero el interés que éstos podían suscitar era relativo, pues su primigenio modo de vida ya había empezado a experimentar modificaciones, como consecuencia de los cambios impuestos por los pueblos que los invadieron con éxito y se adueñaron de sus dominios. Ahora, en Estanislao del Campo, iba a tener oportunidad de conocerlos en su ambiente histórico y en su estado natural, exentos de pautas culturales extrañas.

Justamente, a poco de vivir allí, vio aparecer a los aborígenes de las cercanías. Llegaban de cuando en cuando a los comercios y viviendas de los límites del poblado, ofreciendo canjear plumas de avestruces, arcos, flechas y otras artesanías por alguna ropa o alimento que necesitaban. Eran tribus de tobas y de pilagás. Habían sido soberanos en esos montes; pero ahora deambulaban por ellos como espectros en fuga: derrotados, miserables, desnutridos, enfermos y heridos de muerte por las invasiones extranjeras, que los castigaron sin razón ni piedad.

Se conmovió hasta los más profundo de su ser cuando advirtió la desventura que flagelaba el espíritu y el cuerpo de esos semejantes, y entendió que era su obligación moral aportar algún esfuerzo que contribuyera a beneficiarlos. En cumplimiento de esa demanda que sintió avasallante, sin hesitación alguna pero con absoluta serenidad, resolvió en el momento intervenir como protagonista. Fue al encuentro de los nativos y habló amablemente con algunos de ellos. No lo aceptaron enseguida; le tuvieron recelo, porque a través del tiempo otros blancos se les habían acercado, pero para engañarlos, explotarlos y maltratarlos. Él, insistiendo en su propósito, se ofreció para asistirlos como médico. Unos pocos, aunque con tibieza, accedieron,, y con ello le dieron pie para que concurriera a las tolderías.

Tuvo al principio muchas dificultades con los curanderos de las tribus, a quienes su ciencia desplazaba, y corrió, por esa causa, hasta riesgos físicos. Pero su bondad, su amor y su desinterés, se impusieron al fin. Y logró entablar amistad con algunos caciques, que aceptaron su colaboración y facilitaron su tarea.

Debe resaltarse que fue entonces cuando este hombre demostró toda la riqueza espiritual que lo animaba, ya que su empeñosa y abnegada labor por mejorar la suerte y condición de esos grupos de aborígenes, constituye uno de los hitos más importantes en el historial de su obra filantrópica. En efecto, no se circunscribió solamente a la asistencia sanitaria; conviviendo con ellos, se interiorizó de las múltiples necesidades que padecían y trató de ayudarlos también en todos los aspectos que pudo: económicos, culturales, humanos y sociales.

En ese cometido, realizó gestiones ante el Gobierno del Territorio Nacional de Formosa y obtuvo que se les adjudicara una fracción de tierras fiscales. Allí, reuniendo a cerca de cuatrocientos naturales, fundó con éstos una Colonia Aborigen, a la que bautizó "Juan Bautista Alberdi", en homenaje al autor de "Las Bases . . .", colonia que fue oficializada en 1948. Les enseñó algunas faenas agrícolas, especialmente a cultivar el algodón, a cocer ladrillos y a construir sencillos edificios. A la vez, los atendía sanitariamente, todo, por supuesto, de manera gratuita y benéfica, hasta el extremo de invertir su propio dinero para comprarles arados y semillas. Cuando edificaron la Escuela, enseñó como maestro durante tres años, hasta que llegó un docente nombrado por el gobierno.

Además de esas tareas filantrópicas, Maradona, que era un apasionado de las ciencias naturales, realizaba investigaciones sobre la gea, la flora y la fauna del lugar y anotaba sus observaciones, sus impresiones y sus ideas. Escribió muchos libros, en su mayor parte todavía inéditos. Entre ellos podemos mencionar "A través de la selva", "Recuerdos campesinos", "Historia de la ganadería argentina", "Plantas cauchígenas", "Una planta providencial", (el yacón), "Vocabulario Toba pilagá", "La ciudad muerta" (historia de los primeros días de la ciudad de Concepción del Bermejo", "Páginas sueltas" (recopilación periodística), "Historia de los Obreros de las Ciencias Naturales (de Botánica y Zoología Americanas)", "Dendrología", y varios más.


En 1981 un jurado compuesto por representantes de organismos oficiales, de entidades médicas y de laboratorios medicinales, lo distinguió con el premio al "Médico Rural Iberoamericano". El mérito que conlleva el galardón lo hizo trascender al ámbito del conocimiento público. Había trabajado muchos años en silencio, sin ninguna pretensión ni ansia de nombradía, cumpliendo con lo que consideraba sólo obligación hipocrática y humana, y repentinamente se encontró con que su nombre había echado a andar por varios países, vinculado a una vida que parecía pertenecer a un pasado lejano y que adquiría en la mentalidad de los pueblos contornos legendarios. Y así era.

A principios de junio de 1986 - cuando ya desbordaba los 91 años - se enfermó. Entonces un sobrino que reside en Rosario, el doctor José Ignacio Maradona y su esposa Amelia, lo hicieron traer para que lo asistiesen y se quedara a vivir con su familia. Cuando lo conducían pidió que no lo llevaran a un nosocomio privado; quería que lo internaran en un hospital público, "adonde va la gente pobre". Accediendo a sus deseos se lo internó en el Hospital Provincial.

Los medios de difusión, publicaron el regreso del filántropo, enfermo, envejecido y pobre, pero aureolado de gloria. La noticia conmovió los corazones de muchos de sus comprovincianos, que concurrieron al Hospital para conocerlo y saludarlo. Ya de alta, fue llevado a la casa de su sobrino.

Mientras vivió en ésta, recibió muchos homenajes más: "Miembro de la Sociedad de Médicos Escritores", con sede en París; "Premio Florián Paucke", de la Provincia de Santa Fe; "Premio Estrella de Medicina para la Paz", de las Naciones Unidas; "Doctor Honoris Causa", de la Universidad de Rosario. También fue propuesto, por el gobierno de la provincia de Santa Fe, para el "Premio Nobel de la Paz".

Pasó sus últimos tiempos atendido y rodeado por sus deudos. El sobrino tenía diez hijos, en su mayoría niños y jovencitas, que constantemente le exteriorizaban su cariño. De una lucidez asombrosa, que conservó hasta su muerte, estudiaba, con las de más edad, cuestiones de Medicina y de Historia. En el día anterior al de su deceso habían estudiado temas sobre el Virreinato del Río de la Plata. Murió de vejez, sin sufrimientos físicos ni morales -en la santa paz de los buenos y justos- poco después de despuntar la mañana del 14 de enero de 1995; le faltaban apenas unos meses para cumplir los cien años. Fue sepultado en el panteón de la familia "Maradona Villalba", en el cementerio de la ciudad de Santa Fe, junto a sus padres.

Maradona era de físico pequeño, limitado por una talla de un metro con cincuenta y tres centímetros y una constitución delgada. Pero dentro de esa moderación, las proporciones hacían evidente acto de presencia y con ellas, una sencilla y graciosa elegancia. Además, conjuntábanse otras dotes que imprimían a la generalidad de su persona un aspecto interesante y agradable. Así, al cutis blanco lo recubrían unas facciones tan armoniosas y regulares que de ellas no merece destacarse ningún detalle en especial, como no sea violentando las leyes de la verdad y la justicia. Su frente era apenas inclinada, sus ojos pardos y más bien chicos, su nariz recta, delgada y mediana, su boca y orejas también medianas, estas últimas contiguas a un cráneo cuya nuca se prolongaba con la discreción de la justa medida. Todo ese conjunto, que visto de frente era ligeramente oval, estaba coronado por una cabellera lacia que fue de color castaño oscuro hasta que entró en la madurez, pero que paulatinamente se fue decolorando, para llegar a ser completamente blanca a poco de cruzar la línea del medio siglo. Sin embargo, se le mantuvo abundante, hasta que comenzó a ralearse un tanto en la senectud, acaso para estar a todo con la enjutez de ese rostro de asceta.

Pero es en la esfera moral donde resplandecían con toda magnitud las más estimables cualidades de Esteban Maradona, aquéllas que más lo singularizaban y ennoblecían; y a ellas debemos referirnos.

Su mente -propia para altas preocupaciones, tanto científicas como humanísticas- era absolutamente libre, su carácter dulce y jovial, su espíritu fino y bondadoso, su humildad extrema, y su altruismo sublime.

La política -que a tantos tienta y absorbe- no logró seducirlo. Cuando joven, se acercó a ella, con la fe y el entusiasmo de esos años de la vida. Pero la experiencia que vivió no fue halagüeña ni promisoria. Sea por esto, o porque no sintió en lo profundo el fuego del apasionamiento, se distanció en seguida. Y como desencantado memorioso, o voluntario desentendido, prefirió luego, para siempre, mantenerse fuera del alcance de los cánticos de esa sirena.

En sus últimos años -tanto había visto-, solía opinar que la política, por más ambiciosos que fueran los programas, era incapaz de solucionar la totalidad de los problemas sociales. En consecuencia, comenzó a descreer, también, de los hombres políticos en general. No obstante -y quizá por eso mismo-, recordaba con respeto y admiración a algunas figuras prominentes de nuestro pasado nacional: San Martín, Belgrano, Rivadavia, Sarmiento eran sus próceres predilectos.

Como médico, nunca se afanó tras los cargos públicos, ni vivió de ellos, y atendió a todos sus enfermos con afectuosa dedicación y generoso desinterés. Varias veces le ofrecieron puestos; nunca prestó conformidad. Cuando ya era anciano, el gobierno quiso destinarle una pensión vitalicia; tampoco aceptó. Su norma inquebrantable de conducta rezaba "todo para los demás, nada para mí".

Le era ingénita e imperiosa la necesidad de prodigarse en el bien. Por eso contribuyó con su ayuda cada vez que vio una estrechez o imaginó una conveniencia para sus semejantes. El Premio al Médico Rural se adjudicaba acompañado de importante suma de dinero. Rechazó a ésta de plano, y en el mismo acto de la entrega, logró que con ese fondo, se instituyeran becas para estudiantes que aspiraran a ser médicos rurales.

Cuando vivió en Asunción tuvo una novia, la única de su vida. Se llamaba Aurora Ebaly y era una típica muchacha de pueblo, que descendía de irlandeses radicados en el Chaco-í (*), frente a Asunción, río Paraguay de por medio. Maradona vio en la humildad de Aurora su cualidad sobresaliente, y por tener en altísima estimación a esta virtud en la escala de sus valores espirituales se enamoró de esa joven nacida en el Paraguay. Pero ella falleció víctima de fiebre tifoidea, enfermedad común en épocas de guerra. Su muerte lo sumió en un dolor profundo, al que logró superar con fortaleza y resignación, en un digno silencio y en total soledad. Pero después de ese trance, y a pesar del transcurso del tiempo, no se preocupó de buscar otro amor: nunca se casó ni volvió a noviar.

(*) En guaraní, la letra -" í "- latina y acentuada, empleada como sufijo y precedida de un guión, es diminutiva del sustantivo al que califica; "Chaco-í" significa, entonces, Pequeño Chaco, Chaquito o Chaquillo. Era, en esos años, zona de chacritas y obrajes, con alguna población aborigen y un pequeño puerto. El padre de Aurora, a la vera del río tenía un molino en el que se molturaban huesos de animales. El polvo resultante, compactado en panes, era luego enviado a Inglaterra, donde se lo utilizaba para la fabricación de porcelanas.

En Estanislao del Campo vivía solo en una modesta casita que adquirió en 1939 en quinientos pesos. Tenía una sola habitación (que hacía de alcoba, gabinete de estudio y consultorio), una galería y una pequeña cocina, todo de pared y piso de ladrillo y techo de zinc. Al retrete y al aljibe, que estaban en el patio, los compartía con una familia vecina. No había tampoco luz eléctrica.

Vale la pena destacar todo esto, porque agiganta la dimensión espiritual del hombre. Era hijo de una estanciera, médico de profesión, y podría haber vivido como mimado de la suerte en medio de las comodidades de una gran ciudad; sin embargo, prefirió las privaciones de una zona agreste para el mejor servicio en favor del prójimo. Pudo morir millonario, pero vivió donando sus bienes y provechos para mitigar dolores y necesidades de los demás. Fue un verdadero e inagotable fontanar de virtudes, y su vida todo un ejemplo de altruismo, abnegación y filantropía.

Hoy, en Formosa, en Rosario y en la ciudad natal hay escuelas y calles que llevan su nombre, y su busto, vaciado en el bronce con que se recuerda a los prohombres de intrínseco y auténtico valer -superiores a las motivaciones e intereses de la política- hermosea la Plazoleta de la Paz en la ciudad de Santa Fe. Además, su humilde vivienda fue declarada monumento histórico por el gobierno de Formosa. Ojalá estos reconocimientos tengan la virtud de despertar vocaciones tan beneméritas como la suya. Se cumplirían sus anhelos, y sería para beneficio y enaltecimiento de la especie humana.


Panteón donde descansan los restos del Doctor Maradona en la ciudad de Santa Fe, declarado de interés municipal.




..Vuelvo con las manos vacías,
todo lo he dado.
Luz de las estrellas para alumbrar
el camino.
Mi corazón humilde se lo ofrecí
al destino.
Regreso pobre de amor, de ensueños
y de esperanzas.
Una carga de lágrimas sólo
he traido, un dolor puro y santo
como un niño dormido.
Dr. Esteban L. Maradona


EN LA INHUMACIÓN DEL DOCTOR MARADONA.

Maradona fue velado en el Palacio de la Municipalidad de Rosario, ciudad que lo había nombrado "ciudadano ilustre" y en la mañana del día siguiente trasladado a Santa Fe.

Su inhumación tuvo lugar el día 15 de enero de 1995 en la necrópolis de ésta. Como expresión del duelo y de la adhesión oficial, concurrieron al acto el gobernador de la Provincia y el intendente de Santa Fe. Sin embargo, al igual que la vida del prohombre, la ceremonia fue sencilla y humilde. Previa una misa de cuerpo presente celebrada en la capilla, y ya frente al panteón, alguien que lo admiraba recitó una poesía alusiva a la Muerte y seguidamente habló su amigo Abel Bassanese, después de lo cual se depositó el cadáver en el panteón de la familia.

Extraída de una grabación magnetofónica, enviada por el señor Erasmo Trangoni, de LT9 Radio Santa Fe, a la Escuela Nº 591, trascribimos a continuación la oración fúnebre, que en representación de los amigos del doctor Maradona, pronunció Abel Bassanese

Señoras, Señores:

No tengo representación de institución alguna, ni pública ni privada, para hablar en este acto. Pero lo hago por dos razones: primero, porque entiendo que en las exequias de los grandes hombres cualquier ciudadano honesto puede hacer uso de la palabra, para expresar sus ideas y sentimientos sobre el difunto y su vida. Y segundo, porque si bien no tengo ninguna representación institucional, sí poseo una que las resume a todas . . .:

Hablo en nombre de los más antiguos amigos del doctor Maradona que aún permanecemos en vida. De aquéllos que a lo largo de muchos años, en las tórridas jornadas del interior de Formosa, tuvimos la dicha de ser iluminados con las luces de su inteligencia, de disfrutar las delicias y bondades de su espíritu, de ser enaltecidos con su cariño y amistad, sin falsías ni retaceos, de conocer su desinterés por las cosas materiales y de emocionarnos con las exteriorizaciones de su infinita filantropía.

Porque así, con todas esas virtudes, como un paradigma del ser humano ideal, fue Maradona. Vivió con extrema sencillez, trabajó con singular humildad e hizo el bien a cuantos pudo, sin alardes ni estridencias de ninguna especie. Ejerció su profesión como un verdadero y exigente apostolado, a tal extremo que quizá haya superado a los mejores de todos los tiempos, a aquéllos que dieron lustre y dignidad a la práctica de la medicina en nuestra tierra.

Ese quehacer y esas virtudes ya le habían ganado, hace años, el pedestal de la inmortalidad. Y últimamente, rodeado del cariño de sus familiares, disfrutaba la tranquilidad de un condigno retiro, al que ocupaba para perfeccionar y completar algunos de los numerosos libros que escribió. Así pasó sus días, hasta que se fue, silencioso y humilde como había vivido. Fue fiel a su naturaleza hasta para llegar a la misma sepultura.

El destino pareció serle propicio. Tuvo una larga existencia, como la de los antiguos patriarcas bíblicos, y como algunos de éstos, sobrevivió a su obra y pudo comprobar la recompensa de un reconocimiento unánime, traducido en muchos homenajes, que nunca había buscado y ni siquiera soñado.

Querido Doctor Esteban:

Hoy, los argentinos de todas las edades estamos acongojados por tu deceso, que no por tan natural, dada tu edad, es menos doloroso. Y en esa congoja, además de tus familiares, estamos todos: los sabios y los no tan sabios, los niños, los adultos, los pobres, los aborígenes, tus amigos. Los sabios, porque hoy viste crespones la ciencia argentina, que contigo ha perdido a uno de sus valores más representativos; los que no son sabios, por todo lo que fuiste y todo el amor que brindaste en tu vida cotidiana; los niños, por lo que de ello han oído; los más grandes, por los ecos que les llegaron desde el teatro mismo de tus desvelos; los pobres, por los beneficios que les prodigaste con tu arte y tu ciencia de curar, noble y gratuitamente; tus amigos, por lo que hemos visto, disfrutado y vivido junto a ti; los aborígenes, esos pobres desterrados, perseguidos y destruidos en nombre de la civilización, cuando se enteren de este día de luto, se acongojarán también, y te honrarán y venerarán, quizá más que nadie, por las tribulaciones que les mitigaste y las mejoras materiales, morales e intelectuales que con tu sacrificio les procuraste.

Y puedes estar seguro, doctor Esteban, que cuando la luna llena se eleve sobre el horizonte de la selva, y llamado por sus ancestros, como adorándola, sienta vibrar su corazón el indio formoseño e invoque la ayuda de sus mayores y de sus grandes benefactores, estarás en su memoria, ocupando el lugar donde se suscitan las mejores gratitudes y esperanzas.

Querido doctor Esteban:

Tus amigos no esperábamos este desenlace. Nos habíamos acostumbrado a verte sonriente, sabio y bueno, como siempre fuiste, y nunca nos habíamos formado la idea de que un día llegaras a dejarnos. Y en cierto sentido, acertamos; porque el alejamiento de tu imagen física, no te habrá de separar nunca de entre nosotros. Por eso no hay adioses, por parte de tus amigos, en esta ceremonia. Mientras vivamos, estarás siempre, vitalmente sonriente y celosamente guardado, en lo más íntimo de nuestros corazones. Amén.

HOMENAJE DEL CORREO ARGENTINO

El 20 de abril de 1996 el Correo Argentino emitió una serie de cuatro sellos postales, todos de igual valor, en homenaje a otros tantos médicos que descollaron en la historia del país: Francisco Javier Muñiz, Ricardo Gutiérrez, Ignacio Pirovano y Esteban L. Maradona.

Cada sello tiene el retrato del homenajeado, su nombre y apellido y una leyenda caracterizadora. La correpondiente a Muniz dice: "Médico, naturalista y hombre público". La de Gutiérrez: "Médico y escritor. Fundador del Hospital de Niños". La de Pirovano: "Médico, profesor prestigioso". En el sello correspondiente a Maradona la leyenda lo caracteriza así:

"Médico abnegado y generoso".

Justiciero homenaje para esas figuras que prestigiaron la medicina argentina, y entre las cuales, por indiscutible derecho, se encuentra el doctor Maradona.
0
21
0
21Comments
      Codename47

      Que grande, por este Maradona deberian reconocernos a los argentinos

      0
      leonardo_tar

      Excelente reseña de un ilustre filantropo. Crees que este valor existe aún (filantropía)
      sería bueno que así sea. Me lo llevo impreso para leerle a mi hijo. Un saludo

      0
      Matafuego83

      diego maradona fue el mas grande de todos los jugadores, tal vez. pero de ahi a tanta
      idolatria.....el tipo es un pelotudo como persona y un irresponsable

      0
      franeloide

      Hombre admirable, pero el verdadero Maradona (Diego), porque le critican, acaso en la
      biblia Noe o los demas patriarcas reniegan de dios aunque no les guste lo que
      hace....bueno el Diego es un Dios, sus acciones no se cuestionan y su palabra es
      ley...he dicho.

      🤘

      0
      Pepe Biondi

      nick_cave...
      Me estas cargando... Te lo leiste todo?
      😕 😕 😕

      😯 😯 😯 😯
      💀💀💀💀💀💀💀💀

      Terrible! jajaja

      Pero bueno... ahora si... Resumimelo en comodas cuotas de un renglon de quien era El orto maradona. 😄

      Y Excelente tu avatar Machi 😉

      0
      ameba83

      Sin palabras van 10

      0
      valkyto

      nick_cave dice:
      gracias por la data, sabía poco de él
      el otro maradona a pesar de todo lo
      malo que le veamos, actualmente y
      desde siempre colabora con la gente de villa fiorito.

      error amigo, hace años que no pasa a saludar a su amigo de la juventud que lo ayudo,
      y la canchita esta todavia esperando...Si Maradona viene para estos pagos, lo cagamo
      a piedrazos por mentiroso..

      0
      Spot1979

      el unico maradona con ideales y ejemplo a imitar

      0
      baco

      miercoles... no lo conocia... muy buena la Data !!! excelente !!!! +5

      0
      gmpachu

      Es lamentable que la mayoria de la gente conozca algo de este gran hombre solo por
      que lleva el mismo apellido que el gordo. Que pais de ignorantes, que lastima da!!!!!!!

      0
      jmbotes

      un gigante el doctor, aca mi post anterior con el mismo nombre, un poco mas leible
      creo pero sin mucha de la data de este post
      http://www.taringa.com.ar/index.php?postid=29506

      0
      califa77

      SI ES MARADONA ME PONGO DE PIE

      0
      logicaldevil

      +10...Muy bien!!! Esto...es tener memoria, crei que ya nadie lo recordaba, al Doctor y a
      muchos heroes nacionales mas!!

      0
      Diango

      no tenés un resumen?

      0
      nick_cave

      gracias por la data, sabía poco de él
      el otro maradona a pesar de todo lo
      malo que le veamos, actualmente y
      desde siempre colabora con la gente de villa fiorito.

      0
      argentinisimo

      ya habían posteado alguna info similar... muy interesante

      0
      yito

      maradó, maradó.

      0
      LaSangre

      🤷‍♂️´

      0
      Tony Corsini

      aaahhh... y? 🙄

      0
      threepwood

      sep, lo leo mañana... o tal vez no; quien sabe.

      0
      twoboeings

      😊 😉 🙄 😛 😁 🙁 😡 😢 😈 😐 😕 🆒 😳 😄 😯 🤤

      0