Popular channels

El post del macho. II parte

Y bien amigos , para darle continuidad a este trabajo pautado de tres post acerca del rudo arte del box hoy y para proseguir,  recordamos  donde habìamos dejado la semana anterior es decir : Con el ùltimo campeòn El caballero Corbett.
Pero antes de ello : Pasaremos a explicar como han cambiado ,desde aquellas èpocas y hasta nuestros dìas,  muchas de las costumbres de entrenamiento y rutinas de estos atletas  .


A finales del siglo diecinueve y principios del siglo veinte, los boxeadores encaraban feroces batallas que exponían al máximo sus cuerpos. Las decenas de rounds, el entrenamiento empírico y la condición física, así como los incipientes avances médicos ponían en peligro a quienes se subían a la tarima, o combatían a ras de piso, a hacer gala de su poder de puños.



Recordamos que eran tiempos en que por aquel  entonces ( Fines del S XIX ) no existían guantes para protegerse de los impactos. Es decir, las batallas se daban al estilo griego, con las manos "limpias".


En las Memorias de un gladiador en el Siglo XIX Eduard Sullivan refiere y describe todas las faces de la educación y régimen de un atleta".
Agrega el texto sobre Sullivan: "Me levanto a las seis. Tomo un baño de agua frìa y salada Brrrrr....!!  y me hago friccionar por mis hombres con toallas muy ásperas. En seguida me ejercito en levantar pesos y voy a dar un paseo o leer los diarios. A las ocho almuerzo una costilla de carnero, un trozo de pan negro y dos tazas de té.
"A las diez hago un paseo a pie, cuando más corto, de doce millas inglesas, corriendo las dos últimas. Al volver a casa me acuesto y mis ayudantes me cubren con paños pesados y calientes. Permanezco así transpirando fuertemente para enjugarme en seguida y volver a acostarme provocando una segunda transpiración. Luego tomo una ducha durante quince minutos, me enjugo de nuevo y me recuesto sobre una plancha de encino, adonde mis ayudantes me hacen el masaje Cabe destacar que la alimentación no se parecía en nada a las porciones que ingieren los pugilistas de nuestra época, que prácticamente se "mueren de hambre" para dar el peso; además de sumarse los años que se mantienen activos y que implica nunca perder la línea, pues recuperar la figura y la fortaleza es una tarea titánica. Ahí está el caso del "Terrible" Morales.
Continúa el texto: "La descripción de la rutina del gran campeón de América, y por lo tanto del mundo, continúa con un trozo asado o rostbeef con pan negro y cerveza. A las cuatro tomaba un nuevo baño para después hacer ejercicios con pesadas balas hasta que transpiraba y repetía fricciones alternadas con sudores.
"El menú de la cena es semejante a los demás, pero aumentado con papas al vapor. En la noche, el señor gladiador juega a las cartas y se acuesta a las 10. Este régimen debe ser escrupulosamente practicado durante las ocho semanas que preceden al combate. Para Sullivan no es necesario ejercitarse especialmente en el boxeo, y se contenta con dar diariamente y durante media hora, fuertes puñetazos sobre un saco de arena suspendido del techo".

Y termino : Este era el antesesor  y Rival de Corbett..!!


link:
0
0
0
0No comments yet