Canales populares

Era mi mejor amigo y por envidias hacia mí lo asesinaron



Siempre he creído que la amistad más verdadera, es la amistad incondicional, y esa amistad solo la pueden brindar los seres que no tienen la malicia ni la mala voluntad que los seres humanos a menudo manifestamos. Los animales son auténticos en su amistad, pues carecen de conciencia para hacer los juicios de valor con los que la gente a menudo DISCRIMINA razonable o irrazonablemente: un animal no miente; cuando te quiere, te quiere incondicionalmente.



Sin embargo, hay gente con un alma tan negra, que son capaces de lastimar y matar por el puro gusto de infligir daño y sufrimiento. Y son tan alma negra como COBARDES, pues asesinan ocultos tras las sombras sin dar la cara y haciendo daño a los seres más inocentes con el fin de satisfacer su maldad y cobardía.



Ayer a las 10 de la noche, cerraba el taller para irme a descansar a la casa, cuando justo al abrir el portón del patio, encuentro a mi perro, quien convulsionaba con el hocico lleno de espuma sanguinolenta, enseguida supe que estaba envenenado, pero algo peor, me lo habían envenenado en mi propia casa.

Desesperado traté de salvar a Chop, pero se me murió justo cuando lo estaba atendiendo, ya no funcionó el carbón que le dí a beber con una botella.

Solo me quedó darle una sepultura digna a mi amigo, triste labor del la cual les comparto en esta serie de fotogramas:










<...>
17Comentarios