Check the new version here

Popular channels

Esos tipos que nos hicieron reir tanto.

Piquetes de ojos, martillazos en la cabeza, morisquetas, miradas pícaras ... el humor de verdad es el que resiste al paso de los años. Esos grandes cómicos del blanco y negro nos regalaron risas que no se borran con el tiempo.

Charles Chaplin


¿Cómo puede ser que la secuencia más tierna sea muda y con un hombrecito de sombrero y bastón? Sin dudas, la respuesta no está en la cabeza, sino en el corazón.
Es por eso que esta recorrida debe arrancar con él: Charles Spencer Chaplin.
Nació en Inglaterra el 16 de abril de 1889 y se fue de este mundo el día de navidad de 1977, en Suiza.
Su carrera más destacada la hizo en Estados Unidos, filmando joyas del cine mudo y sonoro.
Este genio no sólo cambió la historia del cine, además convirtió a su personaje “Charlot”, también conocido como “el vagabundo”, en uno de los más representativos de la pantalla de todos los tiempos.

Su enorme talento hizo reír, pero además, se ocupó de señalar profundas críticas sociales en sus trabajos.
La pobreza (The Kid – El Pibe - 1921), el avance de la industrialización por sobre los valores humanos (Modern Times - Tiempos Modernos - 1936) o la amenaza Nazi (The Great Dictator - El gran dictador - 1940), son claros ejemplos de la visión de este genio del cine.
La universalidad de su humor demostró que la risa no conoce fronteras y que el talento verdadero derriba cualquier barrera.

Buster Keaton



Joseph Francis Keaton (1895 - 1966). Fue uno de los grandes exponentes del cine mudo estadounidense. Su humor físico continúa siendo objeto de admiración.
El apodo “Cara de Palo”, por su rostro falto de expresión, fue marca registrada de sus personajes, los que se enfrentaban a todo tipo de situaciones y eran capaces de grandes proezas.
“The General” es una joya del cine, donde se lo puede ver en toda su dimensión de actor.

Jackie Coogan


Nació en 1914 como John Leslie Coogan. De niño deslumbró al mundo junto a Chaplin en “El pibe” (The Kid - 1921). Su expresividad y ternura fueron las claves para convertirse en un ícono que llega hasta nuestros días.
Luego de esa etapa inicial, la vida de Coogan tuvo luces y sombras. Pero fue el papel de “Tío Lucas” (Uncle Fester) en la serie televisiva “Los Locos Addams”, el que lo puso nuevamente en los primeros planos.
La vida del actor se apagó en marzo de 1984, a los 69 años de edad.

Los Locos Addams, (The Addams Family)


Esta famosa teleserie comenzó a emitirse en 1964.
En los roles principales estaban Carolyn Jones, John Astin, Jackie Coogan, Ted Cassidy, Blossom Rock, Ken Weatherwax y Lisa Loring.
El argumento se basa en la vida de una familia un tanto peculiar:
Homero Addams es un adorable esposo que le gusta chocar sus trenes eléctricos, tiene gustos excéntricos y costumbres poco comunes.
Morticia Addams adora a su familia, a su planta carnívora, vestirse de negro y hablarle a su marido en francés.
El tío Lucas suele encender lamparitas con su boca, entre otras particularidades.
No se pueden dejar de nombrar a los niños, la abuela y a Dedos, que es una simpática mano que vive en una caja.
El mayordomo Largo es un tipo que puede dar miedo con su sola presencia, con voz grave y gran altura.
La música de la serie es un verdadero clásico.
¡Qué familia!

Los hermanos marx



Los Hermanos Marx deslumbraron al mundo con sus ocurrencias. Provenían de una familia de artistas. Los integrantes originales fueron cinco hermanos estadounidenses llamados: Leonard (Chico), Adolph (Harpo), Julius (Groucho), Herbert (Zeppo) y Milton (Gummo),
Sin dudas la figura de Groucho sobresale por encima del resto: su bigote peculiar, su cigarro y su forma de andar son marca registrada.
En distintas etapas el grupo fue formado por cuatro o hasta tres hermanos.
En el caso de Gummo, sólo integró el grupo en sus años de Vaudeville y dejó de participar como actor antes de que comience la etapa cinematográfica. Luego, se dedicaría al mundo de la moda, a fundar una agencia de teatro (junto a su hermano Zeppo) y hasta sería representante de Groucho, años más tarde.
Zeppo dejó el grupo luego de la etapa en que filmaron con la productora Paramount.

Películas más destacadas con Cuatro de los Hermanos Marx (sin Gummo):
Etapa con Paramount: Los Cuatro Cocos (The Cocoanuts - 1929), Pistoleros de Agua Dulce (Monkey Business - 1931), Sopa de Ganso (Duck Soup - 1933).
Películas más destacadas con tres de los Hermanos Marx (sin Zeppo, ni Gummo). Etapa con MGM y otras productoras: Una Noche en la Ópera (A Night at the Opera - 1935) y Un Día en las Carreras (A Day at the Races - 1937).

El humor del gran Groucho se puede palpar con algunas de sus frases más famosas:

Jamás aceptaría pertenecer a un club que me admitiera como socio.
Estos son mis principios. Si a usted no le gustan, tengo otros.
Nunca olvido una cara. Pero en su caso, estaré encantado de hacer una excepción.
He pasado una noche estupenda. Pero no ha sido esta.
Es mejor estar callado y parecer tonto, que hablar y despejar las dudas definitivamente.
El matrimonio es la principal causa de divorcio.
Disculpen si les llamo caballeros, pero es que no los conozco muy bien.
Perdonen que no me levante. (es el texto del epitafio de Groucho)


Laurel y Hardy (El Gordo y el Flaco)


El actor de origen inglés, Stan Laurel, fue el flaco. El actor nacido en Estados Unidos, Oliver Hardy, fue el gordo. Este dúo sigue siendo considerado una de las mejores parejas de comedia de todos los tiempos.
El humor que emplearon en sus películas se asemeja bastante al de los dibujos animados, donde se ven exageraciones de violencia física.
Generalmente, se los veía en pantalla como dos tipos ingenuos, casi aniñados en sus formas.
Tuvieron momentos de gran vuelo creativo y otros en el que no alcanzaron un buen nivel, pero este dúo dejó muy bien parado al humor en sus años de esplendor.

Abbott y Costello


Bud Abbott comenzó su dupla con Lou Costello en 1936. Sus primeros éxitos son en la radio y en el mismísimo Broadway
En una de sus mejores películas, Abbott y Costello actuaron junto al enorme Bela Lugosi (como Drácula), el rol de Frankenstein fue para Glenn Strange y Lon Chaney Jr. interpretó al Hombre Lobo. La cinta llevó por nombre ABBOTT AND COSTELLO MEET FRANKENSTEIN (1948). Como si fuera poco, la película cuenta con la voz del magistral Vincent Price.
Otras películas destacadas del dúo son: In the Navy, Abbott and Costello in Hollywood, Keep 'Em Flying, Lost in Alaska y Hit the Ice.

Los tres chiflados (The three stooges)



erome Lester Horwitz tenía ese ángel de las personas distintas. Ese genial cómico dibujó millones de sonrisas en niños y adultos, con el simple nombre de Curly. Y está todo dicho.
El trío más destacado de chiflados lo formaron Moe, Larry y Curly. En distintas etapas el lugar de Curly fue ocupado por Shemp (muchos lo consideran como otro monstruo del humor), Joe y Curly Joe. Estos dos últimos demasiado lejos de la calidad de Curly y Shemp.
Moe y Larry siempre permanecieron en el grupo y son destacados sus roles y dotes como cómicos.
Los cortometrajes que rodaron los Tres Chiflados son repetidos por TV una y otra vez. Pasteles de cremas, piquetes de ojos, golpes y risas contagiosas, fueron algunos de los recursos que utilizaron para hacer reír a generaciones enteras.

“Pepe” Biondi.



Nació como José Biondi Cavalieri, brilló como Pepe Biondi.
Sus años en el circo lo formaron, como cómico y como persona. Vivió momentos duros y épocas de gloria.
Fue un cómico de antología, con sus frases célebre y sus morisquetas apasionó a todos sus seguidores. Tuvo un gran éxito en Latinoamérica, pero su rostro y sus gestos serán parte, por siempre, del inconsciente colectivo argentino.

“Viendo a Biondi” fue un suceso en la Televisión de nuestro país en la década del sesenta, que aún hoy se recuerda a través de la pantalla en algunas reposiciones, o en la señal de cable “Volver”.
Con “Viendo a Biondi” muchos pasaron horas frente al televisor, con personajes de esos que se recuerdan toda la vida como: Pepe Galleta (“el único guapo en camiseta”), Pepe Estropajo (con su “miedo al trabajo”), Narciso Bello o Pepe Curdélez, entre otros grandes personajes.
Sus frases más famosas aún se recuerdan como clásicos: “íQué fenómeno!”, “¡Qué suerte para la desgracia!" o “íPatapúfete!".
El gran humorista murió el 4 de octubre de 1975, cuando tenía 66 años.

Alberto “El Negro” Olmedo, El Capitán Piluso.




“Y la vida como viene va
no hay merienda si no hay capitán.
Nada nos deja más en soledad
que la alegría si se va”
(Tema de Piluso - Fito Paez)


Y como dice el propio Fito, Rosario siempre estuvo cerca y el Negro Olmedo estuvo tan cerca de una generación, que no podía tomar la leche si no estaban viendo al Capitán Piluso y su amigo Coquito.
Alberto Olmedo luego nos regalaría una interminable fauna de personajes a color, pero con el Capitán Piluso dejó una marca que lo transformó en mito.
Y fue tan grande para esos chicos que hoy son grandes, que Olmedo se transformó en uno de los más importantes íconos populares de nuestro país.


Y todos los demás también ...

Dicen quienes lo vieron a Fidel Pintos que fue un cómico de raza, un tipo sin igual.
Nadie podrá olvidar a Juan Carlos Altavista y a su personaje “Minguito Tinguitela”. Un claro exponente de nuestra cultura, un tipo con gran simpatía, que llevaba un escarvadientes en la boca y una sonrisa sincera.
Minguito es uno de los que pasó del blanco y negro al color, al igual que el Gordo Porcel, el genial Juan Verdaguer o el querido Pepitito Marrone.

Seguramente muchos más merezcan un lugar en el Olimpo del Humor en Blanco y Negro. Siéntanse todos incluídos en este sincero homenaje, donde quieran que estén ... regalando morisquetas en televisión o haciendo reír a Dios.

Por Damián De Luca
(Bender3001)


Fuente:Link
0No comments yet