Check the new version here

Popular channels

Fascinación por los tentáculos

  Fascinación por los tentáculos
 







Viernes por la noche, unas copas de vino, el notebook en las piernas y Tumblr ¿puede salir algo bueno de ello? Pienso que no, mientras miro la mezcla de gifs e imágenes de Breaking Bad, gatitos y escenas porno, todo junto en un scroll infinito. Pero reblogueando una ilustración del Cthulhu de Lovecraft llegué a una adaptación de la célebre obra de Katsushika Hokusai “El sueño de la mujer del pescador” donde dos pulpos le practican sexo oral a una mujer. La obra re-acondicionada por el famoso ilustrador Hajime Sorayama, (imagen superior) nos muestra el elemento primordial en este tipo de obras: el erotismo.


¿Dónde partió la atracción por los tentáculos?


Los especialistas en arte, la derivan a la cultura oriental, cerca del año 614 cuando surgióTaishokan, la trágica leyenda de una buceadora que obedeciendo las órdenes de su esposo, bajó al fondo del océano a recuperar una  piedra preciosa que fue robada por el rey Dragón del Mar al emperador Taizong, una vez cumplido su cometido, la mujer es capturada por el dragón y sus secuaces marinos, sin embargo en un acto de valentía se suicida, escondiendo la gema en su pecho, ante lo cual su marido la recupera y la lleva al templo dorado.


Con el tiempo la leyenda fue reduciendo su tamaño hasta centrarse en el dragón y la buceadora, que los artistas plásticos orientales más tarde adaptaron, entregándole características eróticas. La mujer ya no buceaba con su traje típico, sino que iba desnudalo que la transforma en un personaje puro, primitivo y pasional; y de los seres que huía se destacó el pulpo antropomórfico, dándole con ello un matiz satírico a la historia, la que en un primer momento tenía un sentido moral sagrado y religioso (el sacrificio de la esposa y su obediencia a toda prueba).


De los artistas orientales que fueron transformando el relato, se destacan las obras de Kitao Shigemasa, Katsukawa Shuncho, Watanabe Kazan, entre otros. No obstante la más cautivadora es la de Hokusai, quien crea “Kinoe no Komatsu”, una especie de novela gráfica compuesta de veintiuna ilustraciones a doble página, la que se transformó en uno de los exponentes delgénero erótico más importantes de comienzos del siglo XIX. Es ahí donde se encuentra inserta la ilustración “Sueño de la mujer del pescador” donde aparece la buceadora desnuda y mojada, acostada sobre unas rocas a orillas del mar, con dos pulpos: uno, gigante, le está dando sexo oral, y el más pequeño le acaricia un seno, mientras con sus tentáculossostiene su cuello:





En esta obra es donde surgió uno de los primeros errores de interpretación occidental. Los artistas y lectores europeos encontraron en la ilustración una escena aterradora donde la mujer era abusada por los múltiples tentáculos, sin haber mirado atentamente la imagen. Unanálisis más detallado permite descubrir a la mujer una actitud menos pasiva. Lo que es perfectamente visible en sus ojos cerrados, la posición de sus brazos que están absolutamente relajados y la tensión de sus manos, las que buscan aferrarse desesperadamente al toque del pulpo más grande.


Es así como la lectura de los textos que acompañaban los grabados eróticos resulta fundamental para comprender la narrativa gráfica oriental, ya que aportan aspectos importantes para una correcta interpretación de las obras, algo muy parecido a lo que ocurre en nuestros queridos cómics occidentales ¿no creen? En los espacios de texto que tiene la ilustración de Hokusai se aprecia un diálogo entre los protagonistas, donde se destaca la frase expresada por la buceadora¿qué pasaría si ocho manos y piernas os abrazaran? Y la del pulpo más pequeño quien señala: Cuando él haya acabado, también yo usaré mi boca prominente para restregársela desde su clítoris hasta su culo hasta hacer que se desmaye, y cuando vuelva en sí, volveré a hacérselo”. 






Adaptación del Sueño de la Mujer del Pescador, esta vez realizada por Masami Teraoka, célebre ilustrador japonés.


Hokusai lo que hace entonces es satirizar el mito para estimular la imaginación y el erotismo. ¿Y podemos culparlo? gran parte de su obra ha sido el motor inspirador de los artistas modernos. Sin olvidar claro, la fuerte obsesión que los tentáculos causan precisamente en Japón, que al ser un archipiélago de islas, tiene presente 100% la mitología marina en suimaginario colectivo. De hecho, en el hentai o porno animado japonés, se sigue viendo esta fascinación por los tentáculos, los que simbolizan lujuria, asfixia y muerte en un orgasmo.


Los tentáculos en occidente        


Entre los artistas que se maravillaron intensamente por el grabado erótico japonés y que lo manifestaron ya sea a través de cartas o pinturas se encuentran Van Gogh, Monet, Edmond de Gouncourt, Klimt, y Toulouse Lautrec, los que se encontraban constantemente en la búsqueda de ilustraciones de artistas nipones para reforzar sus colecciones. Pablo Picasso, fascinado por la obra de Hokusai, realizó diversos dibujos alusivos a nuestros ya queridos tentáculos, entre los que se destaca el siguiente:





Mientras tanto en la literatura Victor Hugo, Julio Verne y Lovecraft fueron los elegidos para entregar su concepción occidental de éste mundo marino. Sin embargo, éstos adoptaron la visión del pulpo como un ente aterrorizador, protagonista de los mayores temores ocultos en el mundo acuático, cómo es el caso del calamar gigante de Veinte mil leguas de viaje submarino, de Julio Verne, desplazando también el rol de la mujer en éstas historias,eliminando el matiz erótico. Más bien éstos autores indagaron en un temor subconsciente donde conviven en conjunto las pesadillas y la muerte.


Otro personaje legendario del mundo submarino de los tentáculos es el Kraken, criatura que aparece en la narrativa en el siglo XII y que se asemeja a un calamar gigante. En su lengua de origen, la escandinava, Kraken significa animal retorcido y submarino. Lo que en el alemán actual es denominado Krake o pulpo, el cual provocaba grandes remolinos debido a su extensión, la que podía superar los 2 mil metros de largo.


En España en 1983, luego de los convulsionados años de dictadura, comienza a surgir lo que denominarían su época dorada, el auge cultural comenzó con exponentes en el cine (Almodóvar) y en el cómic, es así como la crítica social, la violencia y el sexo se apoderan de los quioscos, Fernando Fernández y Leopoldo Sánchez dieron el primer paso  creando su propia empresa. Un lugar donde la libertad creativa sería el elemento primordial. La revista se llamó Metropol. Y en ella trabajaron dibujantes como Manfred Sommer y Carlos Jiménez.





El tema era incitante: Metropol es el territorio ficticio donde todas las historias de la revista se desarrollaban. Un lugar corrupto y lleno de malas energías, una versión aún más decadente que la misma Ciudad Gótica, con todos los elementos de un relato pulp. En las cloacas de Metropol es donde se esconde el Kraken, una criatura que se alimenta de todo lo perverso que ocurre en la ciudad y que es capaz de hacerte enloquecer con su mirada.






“Las extrañas aventuras de Lovecraft” ilustrada por Adam Byrne


Lovecraft, creador del mítico Cthulhu, es reinventado entonces por el gran Alan Moore, quien en conjunto con Jacen Burrows desarrolla Neonomicon, cómic publicado por Avatar Press, que consta de 4 tomos donde una detective, que además es adicta al sexo investiga a un imitador de un encarcelado asesino serial, quien está obsesionado con la literatura de Lovecraft. La protagonista debe descender a los infiernos, desencadenando una fuerza destructora que provocará un terrible desenlace.





Moore vuelve entonces a incorporar a una protagonista mujer en estas historias, instalando nuevamente ese paralelo entre sensualidad y perversión que a muchos dejó marcando ocupado. Es por esto que señala que si bien en el mundo del escritor no existían los simbolismos sexuales (al menos de forma explícita), él sabía que todo lo que giraba en torno a Lovecraft tenía que ver con sexualidad y es lo que quiso plasmar desde su propio punto de vista.





Moore, ya había utilizado el mundo de Lovecraft en The Courtyard, donde la trama gira en torno a un policía (Aldo Sax) quien investiga un nuevo alucinógeno llamado Aklo, capaz de provocar extraños comportamientos. La droga es proporcionada por Johnny Carcosa, un intrigante personaje que cubre su cara, durante toda la historieta con un pañuelo, quizás para no revelarnos sus verdaderos orígenes





 
0No comments yet
      GIF
      New