Check the new version here

Popular channels

Feliz Navidad en el frente (1914)-Anecdota.

Cuando la guerra contuvo la respiración, ocurrió un pequeño milagro navideño.




UNA HISTORIA AUTÉNTICA DE NAVIDAD

Flandes, diciembre 1914: Sin novedad en el frente. Soldados alemanes en un bando y en el otro lado ingleses, franceses y belgas se enfrentan en una guerra de trincheras sin misericordia, apenas distanciados por unos cien metros.

La línea del frente entre el mar del Norte y la frontera suiza se ha paralizado.

Los franceses supieron evitar una posible brecha de las tropas alemanas con una acción realmente aventurada, cuando unos 6.000 taxistas de Paris consiguieron transportar, mediante una especie de sistema “estrella”, a 30.000 soldados hasta aquel lugar del frente.

Europa estaba en guerra desde el mes de agosto, y se la denominaba “la grande” – y sólo decenas de años más tarde se la catalogaría como la 1ª Guerra Mundial-, ya que nadie se podía imaginar que después de esta gran guerra, tendría lugar otra batalla aún más sangrienta entre las naciones.

El entusiasmo inicial por la guerra ya había desaparecido desde hacía tiempo. Cientos de miles de jóvenes soldados habían fallecido mientras tanto.

La tierra, ablandada por las lluvias caídas durante muchas semanas, estaba profundamente helada.

La nieve cubría los cadáveres helados en la tierra de nadie, que nadie se atrevía a rescatar por miedo de ser abatido por los disparos de cualquier bando.



Merry X-Mas o Frohe Weihnachten (Feliz Navidad) y
WE NOT FIGHT, YOU NO FIGHT. (no luchamos, vosotros tampoco)

Los primeros valientes salen de sus trincheras, nadie dispara un tiro. En seguida otros siguen su ejemplo, pronto todos.

Como primera medida se entierran conjuntamente los soldados muertos de ambos bandos, que se encuentran desde hace semanas en la tierra de nadie.

Cuando oscurece, se iluminan unos abetos sobre los alambres de espino. Los enemigos de ayer cantan unidos el mensaje de Christmas , Navidad y Noel, cada uno en su idioma, canciones de paz en la tierra.

Al día siguiente se intercambian unos regalos. Los hombres muestran fotos de sus familias, beben y comen juntos e incluso juegan al fútbol en la tierra de nadie.

Y conversan como amigos: Pero lo increíble sucede, cuando unos soldados enemigos visitan a los otros, en sus trincheras y refugios, para jugar a los naipes y unas partidas de ajedrez.



También muchos oficiales se agregan a este hermanamiento espontáneo y rápidamente se ponen de acuerdo: Fin de la guerra, no more war,
à bas la guerre.

¡Queremos vivir!

Sin embargo, dos días después, y a raíz de una orden del mando superior, todo se acabó.

A los Señores de la guerra de ambos lados, instalados en la comodidad de sus despachos y lejos del campo de batalla y del ruido de las balas, la calma les inquieta.

La paz “amenaza” y este no es su negocio.

Vale nuevamente el lema “guerra”.

Quien no dispare, debe ser castigado.

Pero durante estos dos días de Navidad, ningún subordinado obedece dichas órdenes y aquellos que quieren disparar a toda costa, serán desarmados por sus compañeros.

El tercer día disparan mutuamente por encima de las cabezas, previo acuerdo. Esta situación, por desgracia, durará poco y volverá a empezar la rutina diaria sangrienta y sin sentido de los asesinatos decretados. Todo durará todavía hasta 1918 y costará la vida a millones de personas.

Esta historia de los dos días de Navidad de 1914 es un acontecimiento histórico y único, que está reflejado en los libros de historia de la 1ª Guerra Mundial, pero la verdadera historia, la de los seres humanos que compartieron aquellos momentos, nunca había sido contada correctamente.

La historia del milagro navideño en la tierra de nadie está hecha con la materia de la que proceden las leyendas, porque se trata de una nostalgia eterna (y nunca cumplida) del hombre que busca la paz en vez de la guerra, que lucha por una vida sencilla y digna en lugar de una muerte heroica.



Una foto histórica, publicada el 8 de enero de 1915, que llamó la atención al mundo:
Soldados británicos y alemanes fotografiados juntos

Fuente: Michael Jürgs: "Una pequeña paz en la Gran Guerra"
3Comments
Irani

Esto demuestra que todavía se puede, o demuestra que hombres eran los de ántes?

0
grumete

wow.. la verdad un momento fabuloso...
a ver si encontramos paz en estos tiempos violentos que vivimos che.. 🙁

0
enanofeo2

STFU!

0