Check the new version here

Popular channels

Fin de Semana de Cuento: Richard Matheson

Buenos días a todos

Continuando con el cuento semanal, esta vez traigo un cuento un poco más corto de un autor del que realmente he disfrutado sus cuentos. El que elegí para hoy no es uno de sus mejores, por ello no es tan conocido. Espero lo disfruten

El autor de esta semana: Richard Matheson.

Si no conocen a este autor, tal vez lo ubiquen porque escribió la nouvelle "Soy Leyenda" (en la que se inspiraron para la película de Will Smith).





LEMMINGS



-¿De dónde salieron todos? –preguntó Reordon.

-De todas partes, -contestó Carmack.
Estaban parados en una carretera cerca de la costa. Sólo había carros hasta donde el ojo alcanzaba a ver. Miles de carros estaban apretujados defensa con defensa, costado con costado. La carretera se encontraba recubierta de una sólida capa de vehículos.

-Ahí vienen unos cuantos más, –dijo Carmack.

Ambos policías vieron a la multitud de personas que caminaban hacia la playa. Muchos de ellos hablaban y se reían. Algunos de ellos estaban muy callados y serios. Pero todos caminaban hacia la playa.

Reordon negó con la cabeza. –No lo entiendo, –dijo por enésima vez esa semana. –Simplemente no lo entiendo.

Carmack se encogió de hombros.

-No pienses en ello, -dijo. –Está pasando y ya. ¿Qué más hay con ello?

-Pues es bastante loco.

-Bueno, allá van. –dijo Carmack.

Mientras ambos policías observaban, la multitud se movía por las grises arenas de la playa y caminaba hacia el agua. Algunos empezaban a nadar. Muchos no podían a causa de la ropa que traían. Carmack vio a una joven mujer manoteando en el agua mientras el abrigo de piel que usaba la jalaba hacia el fondo.

Después de varios minutos, todos se habían ido. Los policías miraban fijamente el lugar en que la gente desapareció en el agua.

-¿Cuánto tiempo seguirá así? –preguntó Reordon.

-Supongo que hasta que se hayan ido, -dijo Carmack.

-Sí, pero ¿porqué?

-¿Alguna vez leíste sobre los lemmings? –preguntó Carmack.

-No.

-Son roedores que viven en países escandinavos. Siguen procreando hasta que toda su comida se agota. Entonces viajan a través de todo el país, desolando todo a su paso. Cuando llegan al mar, siguen. Continúan nadando hasta que se les agotan las fuerzas. Y son por millones.

-¿Crees que esté pasando lo mismo aquí? –preguntó Reordon.

-Tal vez, -dijo Carmack.

-¡Las personas no son roedores! –dijo Reordon, enojado.

Carmack no contestó.

Permanecieron a la orilla de la carretera esperando, pero nadie apareció.

-¿Dónde están? -preguntó Reordon.

-Tal vez ya todos se metieron al agua, -dijo Carmack.

-¿Todos?

-Ha estado ocurriendo desde hace más de una semana, -dijo Carmack. –La gente pudo haber venido de todas partes. Además hay lagos.

Reordon se estremeció. –Todos ellos –repitió.

-No lo sé –dijo Carmack, -pero habían estado llegando constantemente, hasta ahora.

-Oh Dios –dijo Reordon.

Carmack sacó un cigarro y lo prendió. –Bien –dijo, -¿y ahora qué?
Reordon suspiró. -¿Nosotros? –preguntó.

-Tú ve –dijo Carmack. –Yo esperaré un rato a ver si no viene nadie más.

-Muy bien. –Reordon tendió su mano. –Adiós, Carmack –dijo.

Estrecharon manos. –Adiós, Reordon –dijo Carmack.

Se quedó ahí fumándose su cigarro y viendo a su amigo caminar por la gris arena de la playa y hacia el agua, hasta que la tuvo por encima de su cabeza. Vio a Reordon nadar unos cuantos metros antes de desaparecer.

Después de un rato, apagó su cigarro y observó a sus alrededores. Y entonces también caminó hacia el agua.

Un millón de carros quedaron vacíos a las orillas de la playa.





Bueno, eso es todo por hoy. A ver si la próxima semana sí pongo algo de Poe jejejeje.

Fuente: Richard Matheson, "Lemmings", publicada originalmente la revista Fantasy & Science Fiction, enero de 1958. Traducción hecha por mí, directamente del inglés.
0
0
0
0
0No comments yet