Check the new version here

Popular channels

Frases de Jean Paul Sartre



Nace: 21 de junio de 1905
Lugar: París, Francia
Muere: 15 de abril de 1980
Lugar: París, Francia

Filósofo, dramaturgo, novelista y periodista político francés, uno de los principales representantes del existencialismo.

De padre militar naval que falleció a los pocos meses de su nacimiento, Jean Paul Sartre fue criado por su madre, Anne Marie Schweitzer, hermana de Albert Schweitzer y su abuelo. En 1915 ingresó en el liceo Henri IV de París y al año siguiente, debido al segundo matrimonio de su madre, se trasladó a La Rochelle, donde continuó sus estudios. En 1920, Jean Paul Sartre regresó a París e ingreso en la "École Normale Supérieure", donde conoció en 1929 a Simone de Beauvoir, su compañera de toda la vida. Se graduó en 1929 con un doctorado en filosofía y sirvió como conscripto en el Ejército Francés durante la Segunda Guerra Mundial (1939-1945), durante la cual fue prisionero de los alemanes entre 1940 y 1941. Tras recuperar la libertad, Jean Paul Sartre volvió a Francia y comenzó a trabajar como profesor de filosofía en el liceo Condorcet y colaboró con Albert Camus en "Combat", el periódico de la Resistencia. En 1945 abandonó la enseñanza y fundó junto a Simone de Beauvoir la revista política y literaria "Les temps modernes", de la que fue editor jefe. Unos años después comienza a relacionarse activamente con el socialismo, siendo un severo crítico durante la Guerra Fría (1947-1991). Jean Paul Sartre tuvo una relación fluctuante con el comunismo, acercándose y alejándose de él. Se opuso a la Guerra de Vietnam, y junto a Bertrand Russell y otros organizó un tribunal con el propósito de exhibir los crímenes de guerra de los Estados Unidos. En 1964 rechazó el Premio Nobel de Literatura, alegando que su aceptación implicaría perder su identidad de filósofo. Jean Paul Sartre fue una persona sencilla, sin apegarse mucho a las cosas materiales y con un gran compromiso social, siendo el paradigma del intelectual comprometido del siglo XX.


En amor, uno y uno son uno.


Amar es, en su esencia, el proyecto de hacerse amar.


No se puede vencer el mal sino con otro mal.


Una batalla perdida es una batalla que uno cree que ha perdido.


El mundo podría existir muy bien sin la literatura, e incluso mejor, sin el hombre.


Lo importante no es lo que han hecho de nosotros, sino lo que hacemos con lo que han hecho de nosotros.


Lo más aburrido del mal es que a uno lo acostumbra.


Felicidad no es hacer lo que uno quiere, sino querer lo que uno hace.


El hombre está condenado a ser libre, porque una vez que está en el mundo, es responsable de todo lo que hace.


Al querer la libertad descubrimos que ella depende enteramente de la libertad de los demás.


Nadie es como otro. Ni mejor ni peor. Es otro. Y si dos están de acuerdo es por un malentendido.


El hombre está condenado a ser libre.


No perdamos nada de nuestro tiempo; quizá los hubo más bellos, pero este es el nuestro.


No se es escritor por haber elegido decir ciertas cosas, sino por la forma en que se digan.


Temblad ante el esclavo cuando rompe sus cadenas, no tembléis ante el hombre libre.


El hombre es una pasión inútil.


No puedo tomar mi libertad como fin sino tomando igualmente por fin la de los otros.


La fe, incluso la profunda, nunca es completa.


Incluso el pasado puede modificarse; los historiadores no paran de demostrarlo.


Un amor, una carrera, una revolución: tantas empresas que comenzamos ignorando su resultado.


Llegamos a disipar o a disminuir nuestra angustia? Lo cierto es que no podríamos suprimirla puesto que nosotros mismos somos angustia.


La violencia se da siempre por una contra-violencia, es decir por una réplica a la violencia del otro.


La violencia es injusta según de dónde viene.


Un intelectual, para mí, es esto: alguien fiel a un conjunto político y social, pero que no deja de cuestionario.


Haré el bien: todavía es la mejor manera de estar solo.


Existo. Es algo tan dulce, tan dulce, tan lento. Y leve; como si se mantuviera solo en el aire. Se mueve. Por todas partes, roces que caen y se desvanecen. Muy suave, muy suave.


Hace falta un sol doble para alumbrar el fondo de la estupidez humana.



El existencialismo no es una forma de ateísmo... Más bien dice que, aunque dios existiera, nada cambiaría.


Soñar en teoría, es vivir un poco, pero vivir soñando es no existir.


Quien es auténtico, asume la responsabilidad por ser lo que es y se reconoce libre de ser lo que es.


No hay necesidad de fuego, el infierno son los Otros.


Ella no creía en nada; sólo su esceptisismo le impedía ser atea.


Cuando Dios se calla, uno puede hacerle decir lo que quiere.


Trata de amar al prójimo. Ya me dirás el resultado.


Cuando los ricos hacen la guerra, son los pobres los que mueren.


Los cobardes son los que se esconden bajo las normas.


La metafísica no es una discusión estéril sobre nociones abstractas que escapan a la experiencia, es un esfuerzo vivo por comprender desde adentro la condición humana en su totalidad.


Ajedrecista: los elegidos de la duda. Cada hombre deberá buscarse un fin propio, válido solamente para él y realizar su proyecto particular, que tiene un valor meramente subjetivo. Elegimos todo lo que somos, y somos eso que elegimos.


Todos los medios son buenos cuando son eficaces.


El desorden es el mejor servidor del orden establecido... Toda destrucción confusa debilita a los débiles, enriquece a los ricos, aumenta el poder de los poderosos.


El hombre nace libre, responsable y sin excusas.


No hay ricos malos. Hay ricos y eso es todo.
0
0
0
1
0No comments yet