Popular channels

Fui adicto a las drogas, y te lo cuento.

Esta es mi historia sobre como supere mi adiccion





Comencé a consumir drogas a los 16 años de edad; me encerraba en mi habitación y aspiraba mucho. Siempre me gustaba hacerlo solo. Eso llenaba mi vacío durante algunos instantes.



Hasta algunos meses atrás, me preguntaba por qué la Iglesia Universal del Reino de Dios pedía tantas ofrendas.
Como siempre fui observador de las cosas que me interesaban, busqué entender antes de criticar. Siempre estoy online en Facebook, entonces, comencé a acceder la TV Universal.



Muchas cosas me llamaban la atención, como el hecho de que siempre hubiera un pastor u obispo bien vestido, bien dispuesto, determinado, e interactuando con los miembros y simpatizantes de la Iglesia.

No satisfecho, compré dos libros que cuentan la historia del obispo Macedo. Los leí unas tres veces. Ahora yo necesitaba ver con mis propios ojos todo lo que veía en la TV y en Internet.




Tomé la decisión y fui a una Universal. Me quedé admirado cuando entré; todo lo que veía en la TV, en Internet, era real. Pero necesitaba más, necesitaba que algún pastor me oyera, porque yo tenía algo que cargaba dentro de mí hacía 16 años; y, como dicen en los días de hoy, necesitaba compartirlo. Fue cuando terminó el culto y me dirigí a un pastor y le dije: "Necesito conversar con usted". Caramba, lo traté a un muchacho de unos 23 años de 'usted'. Él me respondió que podía hablar. Comencé:



"Soy adicto a las drogas hace 16 años. Ya intenté dejarlas varias veces, pero no lo logro. Tengo vergüenza de contárselo a las personas cercanas, porque nadie imagina mi adicción, pues siempre trabajé, siempre tuve mi dinero para consumir. Consumo también cigarrillos, y hace un año la policía me agarró con drogas. Fui registrado como adicto y además tuve que ser testigo en contra del traficante. Estoy siendo amenazado de muerte y tengo miedo de todo, incluso de la policía, aún no habiendo hecho nada malo. Estoy a punto de matarme."

El pastor, aquel muchacho de 23 años, me extendió la mano y la sujetó fuerte. Él me dijo: "Cuente conmigo, ¡vamos a ayudarlo!"

Salí de allá tirando el paquete de cigarrillos a la basura. Al otro día volví y me bauticé en las aguas. Eso fue hace unos 15 días. Estoy consciente de lo que quiero. Entonces, este relato es para las personas que critican el pedido de ofrendas.

Miren la cantidad de dinero que gasté con drogas, cigarrillos, bebidas, y nadie me estaba ayudando, sino destruyendo. Y, ahora que encontré un lugar donde oigo la Palabra, si necesito una orientación, puedo ir a cualquier momento del día a un Cenáculo que habrá un pastor, por cierto, muy bien vestido, para recibirme.
0
0
0
0No comments yet