Check the new version here

Popular channels

Informe: El Caso Vidal II.

El caso Vidal... Un clásico que sigue abierto



Carlos Daniel Ferguson

Mar del Plata – Argentina
Coordinador de la Red Argentina de Ovnilogía (RAO)



Muchos investigadores Ovni y público recordarán o habrán sabido del famoso caso Vidal, la teleportación de un vehículo y 2 personas a miles de kilómetros de distancia (Buenos Aires a México D.F.).

Durante años se escucharon infinidad de versiones del suceso, seguramente debido a una estrecha cortina de silencio impuesta por determinadas autoridades oficiales, así como la falta de grupos de investigación por esa época.

Recientemente negadores y escépticos argumentaron que todo se debió a un bluff, un director de cine que estaba preparando una película titulada "CHE OVNI". Sin embargo, hay aspectos que no encajan en tal afirmación, y para ello analizaremos brevemente las cosas.

Este trabajo está basado en el excelente compendio del colega Angel Díaz (Río Ceballos – Córdoba – Argentina), quien realizó un minucioso estudio del caso, lo que aparece publicado en nuestro boletín RAO Nº 36 (3er trimestre de 2000).

Por tal motivo no nos abocaremos a detallar todo el asunto, aunque básicamente podemos decir que se trató de un matrimonio viajando de Buenos Aires a Mar del Plata, que en un momento determinado observa una profusa niebla en ruta 2, y al salir de ella, comprueban que se encuentran a más de 7.000 kilómetros, en cercanías de México D.F. Luego de tramites de gestión para su regreso, este matrimonio lo hace, y aquí es donde hay varias versiones (algunas contradictorias) sobre lo ocurrido con ellos a posteriori del hecho.

Estos casos – denominados teleportaciones – abundan en la fenomenología Ovni, aunque jamás se tuvo noticia de un caso de teleportación a tanta distancia del punto inicial de desaparición.

El colega Díaz en su trabajo Caso Maipú, comenta en primer lugar, las distintas versiones del hecho, a saber:



La primera publicada en revista "EXO" (marzo de 1972).

Segunda versión (entrevista de F. Zerpa al Sr. Tiberio, de Maipú).

Tercer versión del recopilador Hector Anganuzzi, en su libro "Historia de los platos voladores en Argentina".

Cuarta versión del investigador Emilio Alvarez Ojea, a través de varios artículos del diario La Razón.



Luego detalla Díaz los comentarios de los diarios de Capital Federal, y especialmente de "La Razón", del 5 de junio de 1968.

A continuación efectúa un estudio comparativo con otros casos de teleportaciones.

Díaz bien señala que "las propias características del hecho (una teleportación de 7.500 kilómetros de distancia, involucrando un automóvil y sus 2 ocupantes), y las diversas versiones conocidas, lo han relegado a la oscura franja de los presuntos casos dudosos..."

Sin embargo, un hecho fortuito obtenido por Díaz es clave en este caso. El pudo dar con un testigo confiable (E. P.), quien asegura conocer los hechos y a partir de estos datos el caso da un vuelco inesperado.

La testimoniante (anónima a pedido) hace un pormenorizado aporte de datos. Habría obtenido los mismos por una sobrina del matrimonio, y luego puede tener un encuentro fugaz con la mujer que ha vivido la experiencia.

Cabe destacar que el colega Angel Díaz es reconocido como un prestigioso investigador no sólo en Argentina sino también en el extranjero, por lo que aún cuando la mujer que aporta los datos es anónima, existe una plena confianza en el investigador citado y su fuente.

A continuación se detallan los datos aportados por la mujer:



Los testigos del hecho serían el matrimonio AUBONE / BERAZATEGUI, personas mayores.

Se trata de una familia de clase media, varios hijos, nivel socioeconómico mediano, buen nivel cultural, buenas referencias sociales.

Los hechos: Por la mañana (mayo de 1968) parten desde Capital Federal para unos días de vacaciones en Mar del Plata. En proximidades de Maipú ingresan en un banco de niebla y como la visibilidad disminuye mucho, la señora le indica al testigo masculino que encienda las luces... Además van escuchando radio. De repente, esta última falla, junto a la luz del automóvil (Peugeot 403), todo queda a oscuras y los testigos desorientados.

El próximo recuerdo que tienen es que se hallan circulando por un camino extraño, y que luego se enteran es perteneciente a las cercanías de México D.F. Dan con la Policía y la señora queda muy afectada psicológicamente, está en actitud pasiva; el señor afronta la situación. Son puestos a disposición de la Policía y la Embajada Argentina.

No saben qué fue del automóvil, el que tenía extraños trazos sobre la carrocería.

Hay una comunicación telefónica hacia la familia en Buenos Aires, pidiendo que vayan a buscarlos. Los hijos al principio creen que se trata de una broma.

Viaja el hijo mayor y regresa junto a sus padres a los pocos días.

Se muestran muy afectados, especialmente la mujer, quien es internada en una clínica privada. Todos evitan hacer declaraciones, sólo se conoce lo esencial. La evolución de la mujer es mínima. El señor se recupera mejor. Hay un tratamiento para ambos, lo que provoca grandes preocupaciones e inconvenientes a la familia. Interviene un psiquiatra.



Sobre las anteriores versiones, la mujer E. P. (quien como ya dijimos habló con una sobrina y con la propia Sra. Aubone), destaca que:



El apellido difundido "Vidal" es desconocido.

No se informó por el diario "La Razón".

Desconoce que tuvieran parientes en Maipú, ni propiedades rurales.

Desconoce que recibieran otro automóvil a cambio (según las versiones anteriores el automóvil original quedó en posesión de EE.UU. y le habrían entregado otro similar al matrimonio).



Por fin Angel Díaz detalla también la acción de inteligencia realizada con motivo del hecho, con ocultamiento y desinformación.

Los aportes de E. P. son muy importantes, ya que confirma datos de ambos testigos (lo que en otras versiones eran simples supuestos o "alias". También detalla el barrio de residencia, el efecto magnético en el automóvil, las marcas en el techo del vehículo, la primera impresión de los hijos, el viaje del hijo mayor, los síntomas de la protagonista, etc.



CHE OVNI



En algunas notas difundidas hace unos años (1996) algunos escépticos argumentaron que todo se trató de un rumor generado por el director de cine Uset, quien se encontraba filmando la película "CHE OVNI".

En un reportaje que se habría efectuado al director Uset, éste habría confesado que utilizó todo ello con el fin de promocionar el film. Uset habría agregado además que "la confusión fue tan grande que llegué a pensar que nuestra historia coincidía con algo que había pasado realmente".

Pero en la misma entrevista efectuada por un escéptico, Uset reconoce algo fundamental: NO RECUERDA LAS FUENTES DE LOS HECHOS AUNQUE PIENSA QUE PUDO HABER SIDO TOMADO DE ALGÚN CASO ACONTECIDO EN ARGENTINA O INGLATERRA.

Algunos pocos ufólogos creyeron que el caso estaba develado. Se habló de un caso originado por "una mentira", "un caso que pasará a la historia", "un relato que prendió en la población por la predisposición cultural hacia los platillos voladores", "un caso esclarecido", etc.

Ciertos escépticos pensaron que tenían "resuelto" otro caso.

Sin embargo para ellos – y para quienes se plegaron a la "explicación" – ha surgido la versión de la mujer E. P., y especialmente de la fuente receptora de ella, el Licenciado Angel Díaz.

El llamado Caso Vidal – hasta donde sabíamos – navegaba en un mar de dudas y datos contradictorios. Sin embargo, aún cuando falta mucho por ahondar, no es posible ignorar la encuesta llevada a cabo por Díaz, y este aporte de datos más esclarecedores.

Más allá de ese aporte, me permitiré señalar algunos aspectos que desestiman totalmente la versión de que todo se basó en un bluff promocional de la película "CHE OVNI".

A continuación detallaré los mismos:



La película CHE OVNI se estrenó el 7 de agosto de 1968 (3 meses después de los hechos). La primer versión del caso Vidal se conoce a través de algunos diarios, en fechas como el 5 de junio.

El mismo director de la película reconoce que promocionó el film utilizando algún suceso, pero el mismo señala que NO RECUERDA LAS FUENTES DE LOS HECHOS, AUNQUE PIENSA QUE PUDO HABER SIDO ALGUN CASO EN ARGENTINA O INGLATERRA.

La fuente que habría entrevistado a Uset afirma que "LA PELÍCULA SE COMENZO A REALIZAR MUCHOS ANTES". Sin embargo no se aclara en ningún momento CUAL es ese tiempo de realización.

Es altamente improbable que Uset se haya basado en algún caso argentino de teleportación, o aún de Inglaterra, dado que la bibliografía existente (especialmente la argentina) no reunía casos de amplia difusión sobre teleportaciones. El único episodio argentino por el cual Uset pudo basarse para utilizar en su película fue sin dudas, el mencionado caso Vidal.

Otro dato a tener en cuenta es la acción oficial de silenciamiento de los hechos. Aún cuando los escépticos argumenten que estas expresiones no están fundadas y pertenecen sólo a hipótesis "conspirativas", queda claro que investigadores ovni de la zona de Maipú que quisieron ahondar en los hechos, recibieron rechazos y consejos de autoridades para "NO CONTINUAR CON EL CASO". Esto cambia también por completo el escenario de las cosas, a no ser que pensemos que el director de cine Uset gozaba de una estructura más allá de sus posibilidades. Por ende, no cuadra en absoluto el silenciamiento y ocultamiento oficial con la versión esgrimida por los escépticos.



Dado que el propio Uset reconoce no recordar la fuente que lo inspiró para la promoción de su película, lo más probable es que se haya basado en el propio caso denominado Vidal, aún cuando el tema Ovni ya imperaba en distintos medios.

Bien pudo documentarse en la amplia notoriedad del caso. También puede ser que Uset ya tenía prefijada la realización de una película (incluso agregando al tema ovni en la misma) y que el caso Vidal le proporcionó la fuente ideal para ello.

Tengamos en cuenta que esto podría explicar perfectamente que en la película se muestre a un automóvil Peugeot 403 (el mismo utilizado por el matrimonio).

A diferencia de los que los escépticos suponen (que la marca del automóvil fue una inspiración propia del director que originó lo restante), bien podemos advertir que Uset incluyó la marca del automóvil real, dada la notoriedad del suceso Vidal. (es decir, que se basó en los datos del propio caso Vidal).

Aunque no hay ciencias exactas en esto, al estar hablando de un estreno para agosto de 1968, una buena difusión utilizando algún bluff publicitario debería haberse dado unos pocos días antes del estreno, y no 2 meses antes.

Otro hecho llamativo y determinante es que la fecha de realización (que según los escépticos fue "mucho tiempo antes del caso Vidal", no puede certificarse.

En este punto son importantes las críticas de la propia película, que nos dan un indicio muy interesante y sugestivo.

Veamos algunas de ellas, mencionadas en el DICCIONARIO DE PELÍCULAS ARGENTINAS. Allí podemos leer 3 críticas muy claras hechas por medios de prensa de la época:



"Sus inconexas escenas parecen más un conjunto de cortos publicitarios que una obra orgánica..."

"Durante 15 minutos iniciales parece gastar todo el ingenio del que dispusieron argumentista y realizador, al llegar a ese punto TODO SE DESMANTELA Y SE HUNDE EN UNA CIENAGA..."

"Che, espectador, rájele al seudoporteñismo" (Revista Gente)



Estas 3 citas nos están evidenciando algo muy claro: la película fue realizada en forma rápida, con la apariencia de un corto publicitario, sin cuerpo orgánico, con pobre argumentación.

Incluso – aún sin saber la fecha concreta de realización – y aceptando por un instante que la misma haya comenzado un tiempo antes, debido a las críticas recién citadas, es dable suponer que el cuerpo principal de la historia de "CHE OVNI" bien pudo existir tiempo antes, y se agregó hacia el final del rodaje, la parte correspondiente al ovni y la teleportación. (recordemos que la trama de la película es de un porteño cantor de tangos que al ser raptado por un ovni, es llevado a Madrid, Londres y París).

Es decir: esto nos da una idea de que la película no posee una línea argumental sólida, suficientemente rescatable como para generar todo lo que supuestamente habría generado.

Más bien da la apariencia casi concreta de ser un film que tomó en forma improvisada y con escaso tiempo, algunos datos de un hecho que tomó estado público (en este caso, información de un suceso que tuvo amplia relevancia en esos días).

En suma: no parece que Uset haya armado el film basado en casuística anterior al caso Vidal.

Tampoco parece advertirse que la cuestión OVNI haya sido determinante en la película, más bien es un recurso para justificar la presencia del cantor de tangos en Europa.

Por todos los elementos existentes se puede advertir que seguramente se aprovechó información de un caso de amplia difusión y muy reciente, para efectuar una base argumental que sirviera a la película.

Al margen de esto, tenemos los silenciamientos oficiales, que existieron y no se condicen con la versión de que todo fue producto de "CHE OVNI", porque no podemos pensar que un bluff origine una actitud oficial como la ocurrida en el caso.

Por último: El nuevo aporte del investigador Angel Díaz reflota el caso totalmente, porque no existe motivación para que alguien anónimo brinde los datos que ha ofrecido, hasta con los apellidos de los protagonistas (algo inexistente en todas las versiones anteriores), y además, el prestigio de Díaz como investigador nos exime de suponer un posible engaño de la testimoniante hacia él, que como ya expresamos, tampoco tendría sentido alguno. Por otra parte, Díaz dio en forma fortuita con la persona.

En suma... el caso sigue abierto, y ahora con más elementos a disposición de los investigadores.

Nota: Cabe acotar que la presencia de un supuesto testigo (caso Vidal) en el programa Sábados Circulares de Mancera, quien habría sido el locutor Juan Mateyko, no agrega ni quita nada a lo antes mencionado. Esto bien pudo haber ocurrido igualmente, sin que tenga que ver con un aporte a la historia armada totalmente.

Es decir: No dudamos que Uset haya utilizado recursos válidos para promocionar su película. Eso pudo existir perfectamente.

Lo que estamos afirmando es que ellos no fueron el factor original y único, sino que existió un caso específico (denominado "Vidal" que dieron pie a la promoción y no una promoción que originó el caso Vidal.



Conclusiones



La inesperada obtención de NUEVOS DATOS en este caso por parte del colega Angel Díaz, de por sí, representan un motivo suficiente para dejar abierto al denominado erróneamente Caso Vidal.

Por cierto que el hecho no está solucionado definitivamente, pero este aporte nos muestra una fuente más directa que las versiones anteriores, y – lo más importante – con datos filiatorios concretos.

Pero además, no existen consideraciones de peso para aceptar la versión escéptica según la cual todo esto tenía su origen en un rumor sensacionalista en ocasión del estreno de una película.

Ya hemos visto que el propio director confirma haber basado todo en un caso, sin recordar la fecha (así como otros aspectos ya mencionados).

Por último: no hay aparente razón ni datos – el director de cine no lo recuerda – sobre la fuente de inspiración en casos ovni (sea de Argentina o Inglaterra), dado que por esos años, ningún caso de teleportación cobró notoriedad en los medios.

Por el contrario, todo parece encajar y adecuarse con más lógica, a la idea de que se aprovechó la trascendencia inusitada del caso Vidal, con el fin de promocionar una película en corto tiempo, lo que aparentemente ha quedado evidenciado en el flojo argumento y en las críticas de distintos medios al film



Datos de la película "Che OVNI"



Che, OVNI (1968)

Fecha de Estreno: 7 de agosto de 1968

Dirección: Aníbal E. Uset

Guión: Gius

Duración: 85 minutos

Le película fue enmarcada en el pop y camp criollo, filmada en distintos lugares.

Intérpretes: Jorge Sobral / Juan Carlos Altavista / Javier Portales / Zelmar Gueñol / Eduardo Bergara Leumann / Linda Peretz / Marcela López Rey / Erika Wallner / Perla Caron / Antoine Gaben / Gloria Ugarte / Juan Díaz / Nancy Lopresti / Rodolfo Crespi / Ricardo Jordán / Ana María Zar / Juan Alberto Mateyko / Julián D'Acosta / Aldo Bigatti



Equipo Técnico:

Producción: Delfor María Beccaglia

Fotografía: Ignacio Souto

Música: Sergio Mihanovich y Oscar López Ruiz

Escenografía: Armando Sánchez

Montaje: Jacinto Cascales
0
0
0
0
0No comments yet