About Taringa!

Popular channels

Jesús, la imagen del Dios invisible

El diablo peca desde el principio. Para esto apareció el Hijo de Dios, para deshacer las obras del diablo.
1 Juan 3:8
La gracia y la verdad vinieron por medio de Jesucristo.
Juan 1:17
Jesús, la imagen del Dios invisible

Al pasar por Samaria, Jesús, cansado y sediento, se sentó cerca de un pozo. Quería calmar la conciencia de una mujer despreciada y apagar la sed de su corazón (Juan 4:5-29). Él no despreciaba a nadie y estaba atento a las preguntas de cada persona.

Jesús tuvo la muerte ante sí varias veces y mostró su poder divino y su simpatía. Resucitó a una niña de doce años y la devolvió a sus padres. Dirigió estas palabras reconfortantes a una viuda que lloraba por la muerte de su único hijo: “No llores”. Luego resucitó al joven y lo entregó vivo a su madre (Lucas 7:11-17). Lloró con Marta y María antes de llamar fuera de la tumba a su hermano Lázaro, sepultado desde hacía cuatro días (Juan 11). Dios no es insensible a nuestros llantos de tristeza.

En toda su vida Jesús, “la imagen del Dios invisible”, nos revela a un Dios de amor, de bondad y de compasión ante el sufrimiento. También nos muestra que hay circunstancias en las que no podemos entender todo y debemos someternos a él confiadamente. La maravillosa vida de Jesús es opuesta a la idea de un Dios lejano, insensible e incluso duro con el hombre. ¡El diablo es el autor de estas mentiras! Su objetivo constante es alejar a los hombres de Dios y llenar su corazón de rebelión y desconfianza hacia Él. Pero Jesús vino para ganar nuestra confianza, calmar nuestros sufrimientos, refutar las mentiras del diablo y aniquilar sus obras. Su vida es un camino de amor, luz y bondad hacia todos los hombres; su muerte es nuestra salvación.
0No comments yet
      GIF