Check the new version here

Popular channels

La Enfermedad de los Genios

La Enfermedad de los Genios


¿Porqué la genialidad se acompaña en numerosas ocasiones del comportamiento evasivo y estrafalario? Quizá la respuesta se encuentre en personajes como Albert Einstein, creador de la teoría de la relatividad; o bien Thomas Jefferson, tercer presidente de los Estados Unidos, ya que ambos sufrieron de síndrome de Asperger, un trastorno del desarrollo que se manifiesta a través de actitudes excéntricas asociadas a un alto nivel intelectual y excelente memoria.
Por ejemplo, el historiador estadunidense Norm Ledgin alguna vez mencionó que Thomas Jefferson tenía comportamientos típicos del trastorno, como evitar el contacto visual y una postura corporal y facial poco expresivas. Asimismo, era tan obsesivo que su principal pasión antes de cumplir los 30 años de edad fue el diseño y construcción de su casa. Incluso, algunos biógrafos suponen que Bill Gates --el magnate de la informática y fundador de la empresa Microsoft-- también lo padece, pues es retraído y posee una mente brillante.
La doctora Monserrat Pérez Mejía y Cardoso, adscrita al Servicio de Salud Mental del Instituto Nacional de Pediatría (INP), explica que este síndrome fue descrito por el médico vienés Hans Asperger en 1944, pero fue hasta 1982 cuando la psiquiatra inglesa Lorna Wing lo clasificó como un trastorno del espectro autista.
Se trata de una rara disfunción cerebral congénita de causa desconocida, que afecta a uno de cada 100 mil nacidos y es tres veces más frecuente en varones que en niñas. En el caso de un niño con Asperger, señala que la química del cerebro se comporta de modo tan extraño que percibe su entorno de manera completamente diferente y reacciona de modo incomprensible para la gente “normal”.
“Estos infantes articulan palabras a los dos años de edad aunque con patrones de lenguaje raros; crecen normalmente hasta los tres años y muestran un desarrollo cognitivo normal o alto. Después de esa edad, existe una alteración en los neurotransmisores cerebrales y comienzan a tener dificultad para relacionarse emocionalmente. Es entonces cuando crean un mundo propio, se vuelven egocéntricos y tienden a mostrar dificultades de socialización y lenguaje”, comenta Pérez Mejía y Cardoso.
En ese sentido, indica que si el niño tiene dificultad para hacer amigos, no quiere ir al colegio, aprende a leer solo, se viste de un modo excéntrico, comete faltas a la autoridad, es impulsivo, repite frases continuamente o tiene una portentosa memoria, hay que sospechar de la existencia de esta alteración. Regularmente, añade, un infante con Asperger tiene atención focalizada y es monotemático; es decir, “puede estar por horas contando los carros que pasan por la calle o hablar todo el día sobre marcianos”.
Por otro lado, el trastorno no afecta el intelecto. Al contrario, puede revelar talentos o habilidades excepcionales que no necesariamente conllevan a la genialidad. “Según las estadísticas, 12 por ciento de los niños que lo padecen presentan un coeficiente intelectual de 70 puntos o menos, lo cual indica que no es una regla ser genios”, explica la psiquiatra, de ahí que carecer de entrenamiento psicológico adecuado los condenará a ser únicamente depositarios de información y no serán capaces de procesarla.

Debido al alto nivel de funcionamiento intelectual, muchos de estos niños terminan la escuela superior y asisten a la universidad. Es ahí donde, por lo general, aumenta la tolerancia hacia las diferencias individuales y la excentricidad. “La mayoría son alumnos destacados académicamente y se ganan el respeto de los demás estudiantes”.
Karina Del Ángel
Fuente: http://www.invdes.com.mx/







baja inhibición latente: una de las bases biológicas de la creatividad

Psicólogos de la Universidad de Toronto y de la Universidad de Harvard han identificado una de las bases biológicas de la creatividad. Los cerebros de las personas creativas parecen estar más abiertos a los estímulos provenientes del ambiente circundante. Los cerebros de otras personas pueden cerrarse a esta misma información mediante un proceso llamado 'inhibición latente' - definida la como capacidad inconsciente de un animal de no hacer caso de los estímulos de los que la experiencia ha demostrado que resultan inaplicables a sus necesidades.

"Esto significa que los individuos creativos permanecen en contacto con información adicional que fluye constantemente en el ambiente", dice el co-autor y profesor de psicología de la Universidad de Toronto. "La persona normal clasifica un objeto y después se olvida de él, aunque ese objeto sea mucho más complejo e interesante de lo que él o ella piensa. La persona creativa, por el contrario, está siempre abierta a nuevas posibilidades".

Los autores presumen que la inhibición latente puede ser positiva cuando está combinada con alta inteligencia y buena memoria de trabajo - la capacidad de pensar en muchas cosas simultáneamente - pero negativa en otros casos. Peterson dice: "si usted está abierto a nueva información, nuevas ideas, mejor que pueda corregir y elegir inteligente y cuidadosamente. Si usted tiene 50 ideas, probablemente sólo dos o tres sean buenas. Tiene que poder discriminar o conseguirá hundirse".

"Los científicos se han preguntado durante mucho tiempo porqué la locura y la creatividad parecen estar ligadas", dicen Carson. "Parece probable que niveles bajos de inhibición latente y una flexibilidad excepcional del pensamiento pudieran predisponer a la enfermedad mental bajo algunas condiciones y a la realización creativa bajo otras".

"Estamos muy excitados por los resultados de estos estudios", dice Peterson. "Parece que no solamente hemos identificado una de las bases biológicas de la creatividad, sino que nos dirigimos hacia la resolución de un misterio histórico: la relación entre genio, locura y las puertas de la percepción".

>de *Biological basis for creativity linked to mental illness. Creative people more open to stimuli from environment*.
36Comments
      GIF
      New