Check the new version here

Popular channels

La Marcha de las Máquinas



Los expertos avisan que “la substitución de la maquinaria por el trabajo humano” puede “volver a la población redundante”. Se preocupan que “el descubrimiento de este poderoso poder” ha llegado “antes de que supieran como emplearlo correctamente”. Tales miedos se expresan hoy por aquellos que se preocupan que los avances en la inteligencia artificial (IA) podrían destruir millones de trabajos y crear una amenaza a la humanidad al estilo “Terminator”. Pero estos son de hecho las palabras de los comentadores que discutían la mecanización y la energía a vapor hace dos siglos. En aquella época la polémica sobre los peligros generados por las máquinas se conocía como “la cuestión de la maquinaria”. Ahora un debate muy similar está en marcha.



Después de muchas falsas alarmas. La IA ha hecho progresos extraordinarios en los últimos años, gracias a una técnica versátil llamada “aprendizaje profundo”. Con suficientes datos, grandes (o profundas), redes neuronales, modeladas en la arquitectura del cerebro, este puede ser entrenado para hacer todo tipo de cosas. Potenciaron el motor de búsqueda de Google, el etiquetado automático de fotos de Facebook, la voz asistente de Apple, las recomendaciones de shopping de Amazon y los coches de conducción automática de Tesla. Pero este progreso rápido también ha conducido a preocupaciones sobre la seguridad y la pérdida de puestos de trabajo. Stephen Hawking, Elon Musk y otros se preguntan si la IA podría salirse de control, precipitándose a un conflicto de ciencia ficción entre la gente y las máquinas. Otros se preocupan si la IA causará desempleo extendido por tareas cognitivas automatizas que podían previamente ser llevadas a cabo solamente por las personas. Después de 200 años, la cuestión de la maquinaria está de vuelta. Necesita ser resuelta.



Cuestiones y soluciones acerca de la maquinaria
El escenario más alarmante es de una IA deshonesta que se vuelve mala, como visto en numerosas películas de ciencia ficción. Es la expresión moderna del antiguo miedo, remontándonos a “Frankenstein” (1818) y más allá. Pero aunque los sistemas de la IA son impresionantes, solamente pueden desempeñar unas actividades específicas: una IA general capaz de ser más lista que sus creadores humanos permanece una posibilidad distante e incierta. Preocuparse sobre ello es como preocuparse sobre la sobrepoblación en Marte antes que los colonos hayan puesto pie allí, afirma Andre Ng, un investigador de IA. El aspecto más urgente de la cuestión de la maquinaría es qué impacto la IA podría tener sobre los puestos de trabajo de la gente y su estilo de vida.

El temor también tiene una larga historia. Los pánicos sobre el “desempleo tecnológico” permaneció en la década de 1960 (cuando las agencias instalaron por primera vez ordenadores y robots) y en los años 80’ (cuando los PC aterrizaron en los escritorios). Cada vez pareció que la automatización extendida de puestos de trabajos de los trabajadores cualificados estaba a la vuelta de la esquina.


LEE TODO EL ARTÍCULO AQUÍ:
0
0
0
0
0No comments yet