Check the new version here

Popular channels

La salida laboral, eje de la elección de una carrera

Testimonio de dos estudiantes que están cursando ingeniería y psicología en la UBA.



Cada vez más cerca. Marina estudia psicología y a fin de año podría terminar la carrera. Néstor Garcia


"Me decidí por la salida laboral”






Bruno Zanatello viene de familia de ingenieros. Primero su abuelo, después su padre, y ahora él. Pero confiesa que ninguno lo presionó para que eligiera la carrera. “Siempre me gustaron las ciencias exactas; estaba entre ingeniería y arquitectura, y me decidí por la salida laboral.

Hay demasiados arquitectos y me parece que no hay tanto trabajo”. Con 21 años ya pasó “los primeros y peores filtros”: el CBC y primer año. “Ya no la largo más”, dice. Ayer hizo su segundo intento para aprobar Química Aplicada, la materia que le falta para completar el año. Su táctica: “Aunque no haya estudiado bien, vengo, veo cómo es el examen, lo que no sé, y lo preparo para la segunda vez”.

Aunque le gustaría especializarse en el rubro automotriz, hoy disfruta más de saber la amplitud que tiene la carrera que eligió. Por ahora sólo fantasea con ámbitos laborales porque lo convencieron de que –a él y ahora– trabajar le sacaría tiempo. “Los mismos profesores me recomiendan que aproveche lo más que pueda de sólo estudiar”, explica Bruno.

“En tercer y cuarto año los que trabajan empiezan a ganar buen sueldo y esa es una de las primeras razones por las que dejan de estudiar”.


"Elegí la carrera que me apasiona”





“Si Dios quiere me recibo a fin de año”, dice Marina Franceschini, en la puerta de la Facultad de Psicología de la UBA sobre Hipólito Yrigoyen. Cuando intentaba decidirse por la que hoy es su pasión fue a charlas orientativas.

Lo que más preguntaban los alumnos era la salida laboral. “Hay muchos ingresantes por año y por eso, sobre todo en Capital, no hay tanta demanda en la parte clínica”, explica. Antes de inscribirse, ella hizo su propia investigación y concluyó: “Si bien es complicado hay otros trabajos más allá del ámbito clínico.” Así pudo defender su vocación: “Elegí lo que me apasiona: poder ayudar a una persona a disminuir su nivel de sufrimiento y encontrar mayor felicidad”.

Marina tuvo muchos compañeros durante los primeros años que trabajaban en call centers o cuidando niños. Pero a medida que avanzan en la carrera, y luego de cursar psicopatología, pueden conseguir trabajo como acompañantes terapéuticos.

Marina empezó a trabajar como administrativa en 2013 en un lugar que le permitió seguir estudiando. “A mi me gustaría trabajar en una institución con niños y adolescentes dentro del ámbito clínico y en el sector público”. Después, sí, quiere tener su propio consultorio.
0
0
0
0
0No comments yet
      GIF
      New