Check the new version here

Popular channels

La triste realidad de las marcas verdes...



Desde hace un tiempo, las empresas han tenido que dar una postura diferente sobre la ecología. Es verdad, que desde hace no mucho tiempo y en estos últimos años, las marcas han querido mostrase "más verdes" hacia el consumidor.

La verdad y la que todos sabemos es que estas marcas que pretenden mostrase como impulsoras y protectoras de la ecología son una pura mentira, que sólo lo hacen para estar a la moda y piensan que haciendo este tipo de publicidad engañosa van a vender más. Porque lo único que les interesa es vender haciéndose propaganda de que son más ecologistas que antes, que han cambiado para lograr un mundo más ecológico.

Ahora bien, veamos... ¿cambiaron sus maquinarias de producir productos de manera que puedan mejorar el medio ambiente? ¿los empleados ahora andan en bicicleta? ¿y si andan en bicicleta, también los dueños? porque dar ejemplo seria desde arriba, ¿no? y si andan en bicicleta, alguno ve más bicicletas en su ciudad. Lamentablemente, yo que si ando en bicicleta veo menos ciclistas por la ciudad y más motos y autos.
Sigamos con algunas otras preguntas... ¿el producto que vende es ecológico? porque algunas empresas petroleras son las que se escudan con ese lema "somos ecológicos" mientras se les derrama el petroleo en algún que otro mar.

¿A qué le llaman "somos ecológicos" las empresas"? por que poner en el packaging de su producto un loguito verde que diga "green" no ayuda en nada.

Ahorrar en papel y hacerse llamar más ecologistas no es verdad... vamos, nosotros sabemos que lo hacen sólo para ahorrar dinero; eso no es justo que digan eso las empresas y hacerse vender porque reducen en papel de packaging o en tintas o alguna otra cosa; a veces me dan risa.

Acá en Argentina la tendencia ecológica, todavía no está del todo bien implementada; quizás porque en Latinoamérica siempre las cosas llegan más tarde (o por alguna otra razón), pero el hecho es real; son pocas las empresas que se animan a vender algo poniendo un "slogan verde" porque todavía el mercado no lo acepta y arriesgarse a vender algo "verde" y perder dinero no es política de la empresa.

Entonces con esta política empresarial de "vender verde y perder dinero" se concluye en que las empresas no son ecológicas. Otra de las posibles escusas de los empresarios que se pueden oir por los pasillos es decir "no, es mucha inversión y todavía no tenemos el personal capacitado, ni tampoco las maquinarias para hacerlo" entonces con esa frase podemos llegar a la conclusión anterior.

Una de las principales trabas acá en Argentina es lo cultural, las empresas no nacieron ayer, sino que los dueños son personas con más de 40 años que piensan que el agua de casa no gasta nunca, y total como deja la luz prendida todo el día y él la paga no le importa porque "lo que consume lo paga y fin".

Por otro lado, las políticas medioambientales en los Gobiernos no están claras, hay algunos intentos que se han hecho pero la fuerza empresarial y el signo peso siempre hace que las cosas queden en la nada. Hay un ejemplo claro acá en Argentina que se impulsó con los focos de luz convencionales y se pasaron a los de bajo consumo, eso fue un gran cambio que hay que mencionar, ahora sólo se consiguen focos de bajo consumo por su eficiencia de larga duración y el poco consumo de watts que requiere para iluminar una casa.

Otro ejemplo que se dio, pero ya en el plano del Gobierno de la ciudad de Buenos Aires, es implementar las bicisendas por algunas calles, logrando algunos recorridos y prestando bicicletas por algunas horas.

Esta iniciativa no tuvo el éxito que debería haber tenido, en primer lugar porque el Gobierno de la ciudad sólo lo hizo con el efecto de hacerse propaganda, en segundo sólo se prestaban las bicis a las personas de la ciudad y no a extranjeros que fácilmente la podrían usar para pasear; tercero, otra de las cosas es que se desgenero y las bicisendas las usaban los motociclistas de manera que cometían una infracción, pero como no hay suficiente personas para multar a todos, siempre son más las motos que ganaban el juego "me arriesgo, de última una multa más" una mancha más al tigre hizo que se convirtiera en motosendas. Cuarto, la ciudad de Buenos Aires está minado de autos, motos, colectivos, taxis que les importa un carajo al ciclista y al peatón, por todo eso y más fundamentalmente por las ultimas dos la bicisenda se lo puede considerar un fracaso.

Volviendo al tema del hilo principal y ya para redondear esto, las verdaderas empresas ecológicas son aquellas que no salen a decir que son más ecologistas que la empresa vecina. Son las que no se publicitan y se lustran la chapa de ecologistas por simple acto en los medios. La carrera de las empresas medioambientales ya está en marcha y todavía no podemos decir que ya alguno esté ganando la punta.

Para finalizar y no ser demasiado extenso (es que cuando agarro el teclado y me enfoco en un tema, puedo hacerlo demasiado extenso y denso para el lector).


Esta responsabilidad es social y no depende sólo de las empresas, sino también de un Gobierno con políticas fuertes sobre este tema, y una sociedad que se comprometa.
0No comments yet