Check the new version here

Popular channels

La ultima virgo historia del año

Esta es la historia de un pibe común y corriente. Con sueños, aspiraciones, obligaciones, responsabilidad y toda la predisposición del mundo para vivir una vida plena y saludable, como manda la sociedad.... 



...Pero con un problema. Un problema que hasta el día de hoy me avergüenza y ocasiona que esconda mi rostro humillado en lo más profundo de la miseria humana. 

¡Soy virgen! 
 

No entiendo.... Encajo con las descripciones de alguien que toda chica desearía tener... O al menos eso solía pensar la mayor parte del tiempo. 



Intelectual, amante del buen arte y la ciencia, serio, responsable, atlético, con aspiraciones y todas las ganas de triunfar. Pero no, eso jamás me funcionó en mi mísera existencia. ¿Qué quieren las mujeres? 

Es una pregunta que hasta el día de hoy no logro comprender. Puedo resolverte diferenciales, integrales, ejercicios de ondas y magnetismo, álgebra vectorial o matrices. Pero no puedo resolver la incógnita. ¿Qué carajo hago mal? 

 

Me canso de ver cada espécimen feliz de la mano con hermosas chicas. Mis amigas quejándose y sufriendo por el pelotudo de turno que no es más que un loser sin ningún futuro, pero que las tienen al alcance de sus manos. 
 

Boludones como ésos que se pasean con tremendos camiones de minas que se humedecen en sus partes íntimas cada vez que uno de los ya mencionados arquetipos de machos abren la boca. ¿Es eso lo que quieren las mujeres? 

Lo intenté... ¡No tenía nada que perder! Pensé para mi mismo. Seguro del éxito ya que nada me había funcionado anteriormente. Me choqué con una pared que me golpeó en seco, estremeciendo mis sentidos más allá de lo razonable, mis neuronas no hacían sinapsis. No lograba entender ¿qué carajo me está pasando? 

Ahora... No soy Brad Pitt, tampoco soy un tipo feo. De hecho, recibí muchísimos cumplidos, inclusive de parte de chicas pero que al momento de avanzar me han rechazado sin ningún escrúpulo, casi en un acto perverso de maldad y humillación, disfrutando el placer de cortarle las ilusiones a un hombre desesperado. 



Fue así que desperdicié mi adolescencia, la etapa para iniciarse, aprender, probar y tener todas las minas que uno deseara. Conmigo jamás sucedió, las chicas en el cole me evitaban, ninguna me daba pelota, mis intentos se veían fácilmente sobrepasados por un 'cabecita' futuro cobrador de planes. 



Nunca perdí mi virginidad, ni en el viaje de egresados ni en ningún lado. A los 18 ya me desesperaba, a los 22. Hasta ir con una putas resulta vergonzoso. Lo que va contra mis principios. Ir de putas es la cumbre máxima a la que puede llegar un loser. Tener que pagar por lo que otros con menores recursos lo consiguieron gratis. 



Hoy ya no me puedo acercar a una chica. Inseguridad, miedo, incertidumbre, falta de experiencia. Mis pocos intentos de citas han sido un fracaso. Haciendo el ridículo, voz temblorosa, lenguaje corporal pobre y movimientos torpes, ocasionando el repudio de las féminas. 



Acepté mi destino, hoy me refugio en mi estudio, en mi trabajo, en los videojuegos y en Taringa, donde puedo seguir resguardando mi virginidad, no porque lo desee, sino porque así me fue impuesto. 

Me cansé de ver mis amigos cambiando de novias, saliendo con chicas distintas cada fin de semana o cogiendo con tan solo un mensaje de texto. 
Eso es algo... eso es algo que nunca tendré el privilegio de probar... 

Creo que mi único consuelo es que tengo un lugar donde no estoy solo.
 


0
0
0
0No comments yet