Check the new version here

Popular channels

La verdad del RAGNAROK





La otra profecía del fin del mundo: el Ragnarök vikingo



Todos conocen las profecías mayas con respecto al solsticio de invierno al final del decimotercer baktún del calendario maya (el 21 de diciembre de 2012 en el calendario gregoriano). Las versiones sobre este evento varían, pero todos están de acuerdo en que implican un cambio a gran escala, seguramente catastrófico, en el planeta tierra.

Sin embargo, el interés por el apocalipsis maya hizo que otro apocalipsis pasara desapercibido. Oriundo de una región conocida por sus sanguinarios guerreros, el Ragnarök vikingo habría sucedido, de acuerdo con la cronología nórdica, el 22 de febrero del año 2014. Sin embargo, al contrario que en el caso de los mayas, está muy clara la forma en que el mundo llegará a su fin en las crónicas vikingas.

Esta sociedad, oriunda de las regiones más septentrionales de Europa, se caracterizaba por un amor a la guerra sin comparación en el resto del mundo (excepto, quizás, por la Mesoamérica precolombina). Los vikingos incluso consideraban un honor la muerte en el campo de batalla. Quizás por esto, el apocalipsis vikingo relata un mundo sumido en la guerra y destruido por los conflictos en el que nadie, realmente, resulta victorioso.





El relato de la batalla final

Antes de la guerra vendría el invierno. Una serie de temporadas heladas sobrevendría destruyendo las cosechas y arruinando a las poblaciones. Poco tiempo después habrían gigantescos terremotos, los mares se levantarían y el cielo se vería inundado de gases tóxicos. De acuerdo con la leyenda, 100 días antes de la batalla final Heimdallr, deidad nórdica, soplaría el mítico cuerno de guerra Gjallerhorn para convocar a los hijos de Odín (dios padre, que todo lo ve) a la guerra, en donde Odín mismo perdería la vida. El sonido majestuoso de este objeto divino serviría para advertir a los hombres de los tiempos oscuros por venir.



Jörgmungandr, la serpiente gigante que vive bajo el mar, habrá de librarse de sus ataduras y de levantarse sobre la tierra, lo que hará que los mares se estremezcan. Los dioses, entonces, se prepararán para la batalla final: de un lado Loki y los jotuns (conocidos popularmente como gigantes de hielo), del otro, Odín y los AEsir o deidades vikingas.




¿Cuándo sonará el cuerno?

El relato del Ragnarök vikingo resulta interesante porque, si bien se ciñe a un final semejante al de muchos otros apocalipsis (con la creación de un mundo perfecto), el camino a dicho mundo lo abonará la guerra, una guerra declarada y conocida, que llevará a todos a la muerte pero que nadie está en disposición de evitar.

Por supuesto, el 22 de febrero de 2014 ya pasó y, evidentemente, el mundo no cesó de existir. Existen fuertes críticas al cálculo de la fecha por parte del Centro Vikingo Jorvik en York, Inglaterra, pues se afirma que los investigadores del centro inventaron las fechas con objetivos que no están del todo claros. De acuerdo con estas críticas, no existe un calendario vikingo equivalente al calendario maya y el fin del mundo estaría dado por los augurios antes presentados (los inviernos constantes y el sonido del cuerno Gjallerhorn). De ser así, podríamos estar todavía a la espera del fin del mundo, quizás después del enfriamiento global que algunos vaticinan.



AQUÍ EL RESUMEN DE LA LEYENDA...

El fin del mundo o Ragnarok quiere decir “el destino de los dioses”. La llegada de Ragnarok estaría precedida por el in­vierno llamado Fimbulvetr, con inmensas nevadas, hielos y vientos gélidos en todas las direcciones. Después de tres inviernos seguidos, sin ningún verano de por medio, el sol no sería capaz de acabar con las heladas, el mundo estaría sumido en grandes batallas con los her­manos matándose entre sí.

Los lobos que perseguían los carros del Sol y de la Luna por fin los alcanzarían y los devorarían, las estrellas se precipitarían del cielo y la tierra sufriría grandes temblores que provocarían el derrumbe de las montañas sobre Midgard. A continución, el relato del fin del mun­do describe otra serie de desgracias. El lobo Fenris se soltará de sus cadenas y abrirá su boca expulsando fuego hasta tocar el cielo y la tie­rra. Las aguas inundarán la tierra. La serpiente de Midgard se re­volverá con furor y saltará a la tierra, escupiendo veneno. Se rasgará el cielo y vendrán cabalgando los hijos de Muspellheim, precedidos por Sutur y su brillante espada, cuando cabalguen sobre Bifrost se rom­perá. A la llanura de Vigrid también llegarán Loki, seguido por todas las criaturas del infierno, Hrym y todos los gigantes de hielo. Heimdall se levantará y, después de soplar tres veces su cuerno, desperta­rá a todos los dioses que se reunirá en asambleas. Odín cabalgará hasta el puente de Mimir y le pedirá el consejo. Entonces temblará Yggdrasil, el fresno del mundo, y no habrá nadie que no tenga miedo.

Los asios y los guerreros del Valhall vestirán sus armas y cabalga­rán hasta el llano. Primero irá Odín con su yelmo, su coraza de oro y su lanza Gungnir, y lo atacará el lobo Fenris, Thor no le podrá ayu­dar pues tendrá que enfrentarse a la serpiente Midgard. Frey lucha­rá contra Sutur, pero morirá por no tener la espada que le dio Skirnir. Entonces soltarán al perro Garm, el más temido de los monstruos, que está atado en Gripahell y luchará contra Tyr, ambos morirán.

Thor dará el golpe de muerte a la serpiente Midgard y entonces retrocederá nueve pasos y morirá ahogado por el veneno de ésta. El lobo se tragará a Odín, y así morirá el padre de todos. Pero Vidar pisará la mandíbula de Fenris con su zapato y se la romperá al tirar de la mandíbula superior. Loki luchará con Heimdall y los dos mo­rirán, entonces Sutur arrojará fuego sobre los nueve mundos.

Pero no todo morirá. Sobrevivirán Vidar y Vali, a quienes el fue­go de Sutur no consigue dañar, estos dos dioses habitarán en Idavellir, en el mismo lugar donde antes estuvo Asgard, hasta allí también irán Magni y Modi, los hijos de Thor, portando a Mjollnir, el mar­tillo de su padre. Y del infierno vendrán Balder y Horder, y habla­rán de las viejas runas, y encontrarán en la hierba los escaques de oro que algún día pertenecieron a los asios.

En un bosque llamado Hoddmimir, escondidos del fuego, esta­rán dos hombres, Lif y Leifthrasir, que se alimentarán algún tiempo de rocío siendo los padres de una descendencia que habitará todos los mundos.



NO TE VAYAS...



SIN COMENTAR!!!

0
0
0
0No comments yet