Lanata: una película de terror



Lanata: una película de terror



Anoche, Jorge Lanata nos mostró una película de terror. La que confirma que el gobierno de los Kirchner violó con corrupción casi todo el estado nacional. No dejaron virgen ni siquiera los organismos que tienen que ver con la cultura. Todo lo contrario. Utilizaron a los artistas de todos los rubros como un afiche de propaganda y como un escudo para ocultar múltiples estafas y enriquecimientos varios.



La película de terror de anoche tiene varios capítulos pero el argumento central pasa por una fortuna entregada en subsidios a los amigos para que hagan alguna película, muchas de las cuales no se hicieron o no se sabe donde están y en varias situaciones, la rendición de cuentas de los productores del palo son burlas a los argentinos mas pobres a los que dicen defender. El programa bautizó “Plata dulce” y “Plata quemada” a las irregularidades que cometieron tanto Jorge Coscia como Liliana Mazure cuando estuvieron al frente del Instituto Nacional de Cine. Un experto en el tema como Julio Raffo, quien además es legislador de Pino Solanas, insospechado de ser un buitre derechista y golpista, aportó datos que nos revolvieron el estómago. Por el choreo liso y llano y por la impunidad con la que se mueven. Levantan el dedito y nos hablan de la cultura nacional y popular y se la llevan en pala. Estamos hablando de un presupuesto de 600 millones de pesos. Le doy un solo dato:en España el instituto tiene 200 empleados, acá, 800.



Era muy triste ver en el rol de aplaudidores oficiales a actores como Pablo Echarri, Andrea del Boca y Federico Luppi, entre otros. A tipos que viven del estado casi como si fueran empleados públicos como Ignacio Copani. Es doloroso que todos los argentinos hayan pagado el festejo de cumpleaños de Mercedes Morán en el exterior. Casi 900 euros con postre y todo que bien podrían haber pagado de su bolsillo los que no tienen problemas para llegar a fin de mes.
Jose Miguel Onaindia, respetable y democrático intelectual y ex funcionario de la Alianza dijo que una frase común de Jorge Coscia era :
” Yo no hago política para hacer caja, hago caja para hacer política”. Es decir que con el dinero de todos hacen lo que quieren. ¿Combatiendo al capital o afanando el capital?





Julio Raffo descubrió que le dieron dinero a unos muchachos para que filmaran un documental sobre Alcira Argumedo, valiente y brillante intelectual de izquierda que también milita con Pino Solanas. Un documental sobre ella, sobre el que ella, no se enteró y nunca pudo encontrar una copia para ver que decían. Raffo calificó eso como un verdadero latrocinio. Los sinónimos de esa palabra en el diccionario de la Real Academia, son: robo, hurto, timo, fraude, dolo, pillaje, rapiña, saqueo, estafa, desfalco. Todo eso es lo que denunció Jorge Lanata y su gran equipo de periodistas de investigación. Su ex patrón y amigo en Página 12, Fernando Sokolowicz recibió miles y miles de pesos por un par de películas por lo menos: una sobre Juan Pablo II donde se presenta una factura de una farmacia de Mexico o el alquiler de un departamento a su hijo. Para otro trabajo sobre la “Llama en el paisaje andino”, recibió 400 mil dólares de ese momento y después pidió mas dinero proque no le había alcanzado. Son insaciables los muchachos. Es que aman tanto la cultura que nos quieren educar a nosotros a toda costa. Deberíamos agradecerles su vocación de educadores del pueblo. Con una sola aclaración: con la nuestra no, muchachos.



Sean creativos, hagan cine de vanguardia, guien con sus documentales hacia la revolución a los proletarios del mundo, todo bien, pero con la guita de ustedes. Prueben una vez y verán que el bolsillo duele cuando es propio. Y que cualquiera es el Che Guevara con la plata de otros.




Nadie auditó nada. Todos miraron para otro lado. El juez Claudio Bonadío está investigando este barril sin fondo y sin verguenza. Unos funcionarios del Instituto fueron a un festival en Brasil y pasaron una factura de un cabaret de San Pablo. Fue una noticia de puta madre. Y ni hablar de los hallazgos que daban verguenza ajena que revelaron de otros templos de la cultura como el Museo del Bicentenario donde se venden un termo con las fotos de Cristina y Néstor jóvenes y militantes y una taza para tomar cafe con el logo de 678 por la módica suma de $70 pesos. No se sabe si hay descuento con la tarjeta Boudoucard o si te hacen un descuento por la que tiene la cara de Orlando Barone.


El momento culminante de mi marcha de la bronca fue recordar porque ya lo había visto, el spot publicitario donde comparan a Jose de San Martín y Néstor Kirchner solo porque nacieron el mismo día. Es bizarro y tragicómico. El padre de la patria al mismo nivel que el patrón del mal de Rio Gallegos. ¿No sera too much, estimada arquitecta egipcia? ¿ No saben que del ridículo nunca se vuelve, exitosa abogada y amiga de Vladimir Putin? ¿Para cuando la película de Eva y Cristina? Se podría titular: ” Eva volvió y fue millones en el patrimonio de Cristina”.