Las 9 maneras más locas de acabar en la carcel




Desde comentarios en las redes sociales aparentemente inofensivos hasta olvidarse de devolver un libro. Algunas personas en el mundo aprendieron a los golpes que a veces lo trivial puede ser un crimen. Conoce algunas de las formas más locas de quedar tras las rejas.

1.UN JARDÍN DESASTROSO



Los niños que no cuiden de su jardín pueden recibir un castigo, pero una mujer de Tennessee recibió un tiempo en la cárcel. Después de que Karen Holloway ignorase varias citaciones por violación de códigos, fue sentenciada a cinco días entre rejas, que después fueron reducidas a seis horas.

2. UN COMENTARIO SARCÁSTICO EN FACEBOOK



Un comentario sarcástico durante una discusión sobre un videojuego llevó a Justin Carter, de 19 años, a acabar tras las rejas. La opinión de Carter sobre el videojuego online League of Legends fue denunciada a las autoridades.

3. AMENAZA EN TWITTER



Cuando el aeropuerto Robin Hood en South Yorkshire, Inglaterra, se cerró por la nieve, la frustración de Paul Chambers le llevó a publicar un tuit amenazando con volar el aeropuerto. No se le ocurrió pensar que las autoridades lo interpretarían como una comunicación electrónica de amenaza. Chambers tuvo que pagar una multa de casi 5000 dólares tras perder el juicio por la sentencia.

4. SOLDADO CON UN ARMA



Danny Nightingale, un soldado de las SAS (Fuerzas especiales británicas) fue sentenciado a pasar 18 meses en prisión por posesión de una pistola de Irak. Según la legislación inglesa, los soldados no pueden tener armas sin licencia en sus casas. Nightingale dijo que se había olvidado de ella (sufría de ataques epilépticos como causa de varios daños en la cabeza), y fue encarcelado tres semanas.

5. FALLO EN LA PREVISIÓN DE UN TERREMOTO




Seis científicos italianos fueron sentenciados a seis años de prisión por fallar en la predicción exacta de la localización y escala del terremoto L'Aquila, que azotó el país en 2009. Se les imputó el cargo de homicidio imprudente. Su respuesta de "realmente lo hicimos lo mejor que pudimos" no se consideró una defensa suficiente.

6. PRÉSTAMO DE LA BIBLIOTECA FUERA DE PLAZO



Lori Teel, de Nuevo México, pasó una noche en la cárcel por olvidarse de devolver un libro a la biblioteca. Teel sacó un libro de Crepúsculo y un DVD de su biblioteca local y se le olvidó devolverlos durante dos años. Fue una experiencia traumática para sus cinco hijos -de edades comprendidas entre 1 y 10 años en aquél momento- por lo que Lori después demandó a la biblioteca.

7. ABRIR LOS REGALOS DE NAVIDAD DEMASIADO PRONTO



Un niño de 12 años en Carolina del Sur fue arrestado cuando su madre llamó a la policía para declarar que había abierto su regalo de Navidad, una Game Boy, demasiado pronto y sin su permiso. Los policías le imputaron por hurto.

8. UN SORDO QUE INSULTE LENGUA DE SIGNOS




Balraj Gill, sordomudo, fue arrestado tras insultar a la policía en lengua de signos. Aunque no hizo ningún sonido, Gill admitió infringir la paz. Inicialmente, la policía no tenía ni idea de lo que intentaba decirles. Cuando se lo tradujeron, Gill fue llevado bajo custodia.

9. SONREÍR TONTAMENTE A LA CÁMARA




Técnicamente, no fueron imputados por la sonrisa, pero sí terminaron en prisión por su culpa. Anthony Prince y Luke Carroll, dos ladrones de bancos, fueron encarcelados 5 años después de sonreír tontamente a una cámara y presumir de lo que se habían llevado en su atraco. La pareja se sacó fotos el uno al otro en los baños de un McDonalds poco después del robo, lo cual facilitó que la policía pudiera seguirlos.