Las cosas más estúpidas hechas con tesoros históricos

Stonehenge.



Imagina que vas a la casa de un amigo y ves que tiene un viejo auto oxidado en el patio, encima de bloques. Pero entonces notas que bajo una rueda, en lugar de bloques de cemento, está usando el Arca Perdida de la Alianza.

Pues una parte de Stonehenge falta, y para lo que fue usada no es menos ridículo.

El debate ha existido por siglos sobre que era exactamente Stonehenge, con teorías que van desde un templo religioso hasta un puto truco mágico de Merlín y algunos gigantes.

De cualquier modo, los arqueólogos piensan que fue erigido entre 3000 y 2500 a. de C., haciéndolo una de las estructuras hechas por el hombres más antiguas aun en existencia. Es definitivamente una de las más famosas.

Lo que la mayoría de la gente no se da cuenta es que la parte más importante de Stonehenge parece faltar. Dibujos del sitio de sólo unos pocos siglos atrás muestran un altar de piedra (que por cierto confirmaría que originalmente era un templo) pero seguro que no está allí ahora. Los expertos han estado obsesionados con encontrarlo, pues muy bien podría ser la roca más importante en la formación y finalmente resolvería el misterio del henge.

Ahora, los arqueólogos piensan que la han encontrado. ¿Fue movida a algún otro sitio religioso por cultistas? ¿Un OVNI regresó para reclamarla?

No, parece que alguien unos pocos siglos atrás sólo la arrastró porque estaban escasos de rocas para su proyecto de construcción. El altar aparentemente ha sido encontrado, en 2 piezas, como parte de un pequeño puente a unas pocas millas de allí.

¿Qué estaban pensando?: Pues en realidad nadie lo sabe. No hay exactamente una escasez de rocas en Inglaterra.

Por alguna razón, los ingleses parecen sólo disfrutar construir mierda mundana de artefactos históricos importantes, como hicieron con el Muro de Adriano. Ese es un muro de 2000 años de edad a través del norte de Inglaterra originalmente construido por los romanos, los ladrillos del cual ahora pueden ser vistos en casas e iglesias cercanas.

Pero un viejo muro de ladrillos es una cosa; Stonehenge ha estado sin perturbar por casi 5000 años, y aun en el siglo XVII la gente sabía cuán importante era. Se necesita un montón de bolas inglesas para robar una enorme roca de un antiguo sitio místico sólo porque te da pereza cortar un par de rocas más para tu pequeño puente.

Las Momias Egipcias.



Hay proyectos masivos en marcha para tratar de encontrar y preservar antiguas tumbas egipcias y los restos dentro de ellas. Los cuerpos momificados de gente de miles de años de edad proveen una riqueza de información a los investigadores y un invaluable nexo al pasado, uno continuamente amenazado por los turistas y cazadores de tesoros brendan-fraserescos.


Pero a pesar del obsesivo proceso de preservación que los cuerpos momificados atravesaban, no han quedado muchas hoy en día. ¿Por qué?

Pues mayormente porque fueron quemadas como leña.

¿Qué estaban pensando?: Típicamente pensamos en las momias como faraones muertos, pero casi cualquiera podía comprar una opción de momificación con su plan fúnebre en ese entonces. De hecho, muchos ahorrarían por sus vidas enteras, renunciando a cosas menos importantes como, tú sabes, comer. Aun aquellos que no podían permitírselo encaraban la posibilidad de terminar como una momia – las condiciones en el desierto son tales que un cuerpo muerto puede volverse naturalmente momificado por la arena y el calor seco. El Antiguo Egipto era un virtual carnaval de momias.Era.

Para cuando dejaron de hacer momias en Egipto, había literalmente millones de ellas. Hacia el siglo XIX, la gente se tropezaba con momias en las calles. De hecho, había más momias en Egipto que árboles. Así, cuando las cosas comenzaron a enfriarse un poco en el invierno y no tenían madera para quemar, alguien miró a esa pila de cadáveres secos como un hueso y tuvo una brillante idea.

Así, estaban arrojando momias en el fuego por todas partes, la familia reunida alrededor del corazón crepitante, bebiendo algo de cocoa y viendo a las llamas acariciando a través de los ojos de media docena de calaveras sonrientes.

Esto no parecía muy trágico cuando los restos momificados eran abundantes, pero después de un rato redujeron su suministro a un número diminuto. ¿Esto los convenció de tratar estos artefactos culturales con un poco más de respeto? Oh, demonios que no.

No sólo continuaron usando las momias como leña, las molían en medicinas, y vendían sus vendajes a compañías de papel occidentales que después hacían papel de vendajes de ellos (esto terminó cuando el papel de vendaje le dio a la gente cólera, y murieron). Por un tiempo, las locomotoras en Egipto fueron impulsadas no con carbón, sino con momias. Durante la era victoriana hasta eran vendidas a gente rica en Inglaterra quienes tendrían "fiestas de desenvolturas" que, desafortunadamente, eran exactamente lo que suenan.


Las peores despedidas de soltero en la historia.



Libros de coro medievales.




Érase una vez, el papel era más costoso que un montón de metales preciosos. Como resultado no había muchos libros alrededor en esos días y de estos, no muchos han sobrevivido. Estos preciosos artefactos sufren los estragos del tiempo (así como el aire y la humedad) a pesar de los esfuerzos para preservarlos. Oh, y también los hacemos suvenires cursis.

Por ejemplo, la gente que cantaba en los coros de la iglesia en tiempos medievales no tenía cada una su propio libro, eran demasiado preciosos. Los monjes solucionaron esto al hacer unos pocos libros enormes que todos en el coro pudieran ver. Esto era un trabajo que consumía tiempo increíblemente, desde extender y preparar la vitela (papel hecho de piel de ternera), a copiar las notas y letras a mano. Los resultados eran bellos ejemplos de arte medieval. Hoy, los museos pasan años preparando exhibiciones especiales de estas obras maestras para que la gente pueda disfrutarlas.

Pero digamos que eres un tipo normal que de algún modo pone sus manos en uno de estos libros invaluables. ¿Qué mejor modo de preservar su esplendor que al arrancarles páginas, cortarlas, y hacer pantallas de lámparas de ellas?

¿Qué estaban pensando?: Pues hacen pantallas de lámparas bastante cools.



Este era el pasatiempo personal de William Randolph Hearst, y muchos ejemplos pueden ser encontrados en su "casa rancho", el Castillo Hearst, en California.

Tal vez era sólo una combinación de ser rico y estar aburrido. Y no eran sólo libros de coro: obviamente queriendo aportar un poco de variedad a su estética de diseño interior basada alrededor de artefactos históricos profanados, Hearst también hizo lámparas de antiguas vasijas de la Dinastía china Xian, así como documentos originales publicados por la Iglesia Católica en el siglo XVI. Imaginamos que se le prohibió visitar museos.

El Partenón.



El Partenón es una de las ruinas más reconocibles en el mundo. Localizado en la Acrópolis de Atenas, este enorme edificio tiene una historia rica datando del 447 a. de C. Como tu graduado universitario promedio, el Partenón necesitó un tiempo para realmente "encontrarse". Comenzó como el templo a la diosa Atena, aunque con un segundo empleo como tesorería. Cuando el cristianismo se convirtió en "la" religión, fue convertido en una iglesia católica. Aun se mantenía fuerte cuando los otomanos tomaron el poder en la década de 1460.

Una cosa que nunca cambió fue su atractivo con los turistas. Hay registros de viajeros europeos de hasta finales del siglo XVII describiendo cuan formidable e impresionante era el Partenón. ¿Y como hizo uso el Imperio Otomano de esta increíble y bella pieza de arquitectura antigua?

La convirtió en un polvorín, claro. Llenaron la maravilla de la arquitectura antigua con pólvora.

¿Pueden adivinar como terminar esto?

¿Qué estaban pensando?: Los otomanos y venecianos estaban en guerra en 1687. Los turcos aprendieron después de minutos de investigación que una popular estrategia de guerra de los antiguos griegos había sido fortificar la Acrópolis. El hecho que esta técnica no había sido usada por un milenio en realidad nunca cruzó por sus mentes, así que hicieron la decisión completamente lógica de almacenar toda su pólvora dentro del Partenón de 2000 años de edad.

Claro, tan pronto como los venecianos comenzaron a disparar explosivos en Grecia, la primera bomba que golpeó el Partenón encendió el armamento dentro, volando la cosa entera.

Objetos de la Casa Blanca.



El hogar del presidente estadounidense en realidad no es tan significativo históricamente como el Partenón, pero los yanquis legítimamente tienen una debilidad por este edificio augusto. Es un símbolo importante para la democracia y la libertad en el mundo occidental, e incontables figuras históricas importantes han pasado a través de sus muros. Ha sido la escena de algunas de las decisiones más pivotales en la historia moderna.


"Con peperoni".

Pero sólo imagina tener que vivir allí en realidad. Sólo mirar toda esa basura yaciendo por ahí. ¿Cómo se supone que un presidente recién electo haga espacio para su Xbox y televisión de plasma después que docenas de presidentes han dejado toda su mierda por toda la casa? ¡Si eres Chester A. Arthur, la respuesta obvia es subastarla toda a precios muy, muy bajos!

¿Qué estaban pensando?: Ahora, dejémoslo claro. Esta no era una subasta de alta categoría en Christie's o Sotheby's, donde raros recuerdos se van por millones de dólares para ser mostrados en museos. No, esta era una subasta "deshazte de esa basura antes de que la queme en el patio".

La cosa era, el presidente Arthur era un hombre a la moda.


El "tipo a la moda" en cuestión.

No podía sino sufrir por todo ese mobiliario fuera de moda abarrotando la Mansión Ejecutiva. Esto era 1881 después de todo, un buen tiempo para el gobierno americano para volverse más relevante con la demografía joven. Algunos de los vejestorios habían estado alrededor desde que John Adams fue presidente, más de 80 años antes.

Así que Arthur hizo la única cosa lógica: se llevó toneladas de mobiliario, barriles de chinerías y hasta algunas de las viejas ropas de Abraham Lincoln, y vendió esa mierda a extraños por lo que sea que le ofrecieran. La mayoría de lo que fue vendido nunca fue recuperado y ahora sería considerado invaluable. La buena noticia es: podrías tener la ropa interior de Abraham Lincoln en tu ático. La mala noticia es: tendrás que pasar un infierno para probarlo.

El corazón de Luis XIV.



Luis XIV fue rey de Francia por más de 72 años, el más largo reinado en la historia europea. Anunció una nueva era de poder y prosperidad para el país y definió el término Monarca Absoluto.



Por alguna razón, durante la Revolución Francesa, campesinos irrumpieron en la Cripta Real y robaron el corazón momificado de Luis. No sabemos sus motivos: son franceses. De algún modo, a pesar de todos los disturbios y horquillas o comer queso, el corazón sobrevivió intacto e hizo su camino a Inglaterra.

Eventualmente terminó en las manos del Reverendo William Buckland. Claro, Buckland reconoció la rara y preciosa pieza de historia que poseía, y la donó al Museo de…

…Oh espera, no. En realidad se lo comió.



¿Qué estaban pensando?: Buckland tenía una cosa por la cocina realmente exótica. Entre las cosas más interesantes que había cenado estaban la trompa de un elefante y jirafa asada. Para cuando el corazón del rey francés llegó a su posesión su paladar estaba bastante hastiado. ¿Qué mejor para revivir las papilas gustativas que algo de canibalismo?

Oh y parece que al Reverendo empezó a preocuparle si no podía haber un más allá después de todo, y decidió que comer el corazón de un rey hace mucho fallecido lo ayudaría a volverse inmortal. Por alguna puta razón.

Buckland hizo preparar el corazón para su cena de Navidad. Sabemos que lo hizo asar lentamente con una porción de frijoles, pero no hay registro del vino con que lo bajó. Vamos a asumir que Chianti.