Check the new version here

Popular channels

Las estrellas de Hollywood que odian sus propias películas

Las estrellas de Hollywood que odian sus propias películas



Ya ni la presencia de actores en una película está exenta de polémica. De hecho, que participen en un filme no implica que estén a gusto con su papel.





Así lo ha demostrado Channing Tatum, que no ha dudado en asegurar sobre G. I. Joe que odia "la jodida película". Y agregó: "Me obligaron a hacerla". Claro que es sencillo hacer ese tipo de declaraciones cuando se tiene la carrera solucionada después de trabajar con Steven Soderbergh o los hermanos Wachowski.




"No puedo decir que esté disfrutando de la película... Diálogos basura me llegan cada dos días en papel de color rosa y, como comprenderás, nada de esto hace soportable a mi personaje", escribió el británico Alec Guinness a un amigo durante el rodaje de Star Wars. Al parecer, ni siquiera había esperado al estreno de la cinta y ya la criticaba mientras daba vida a Obi-Wan Kenobi. "Basura de cuento de hadas", así la definió el actor de Lawrence de Arabia.




En 2004 los críticos dilapidaron la película Catwoman y Halle Berry, su protagonista, no hizo otra cosa que reconocerlo. Por su papel en el filme recibió un Razzie a la peor actriz y en su discurso de aceptación dijo: "Quiero agradecer a Warner Bros que me hubiesen elegido para este pedazo de mierda de película. Es horrible, por el amor de Dios".



Más pecado tiene el asunto cuando uno no sólo es actor sino también director de la película que odia. Eso le sucedió a Vincent Gallo en su coqueteo con el cine independiente. Escribió, dirigió, produjo y protagonizó The browne bunny. Años después, se disculparía: "Nunca fue mi intención hacer una película pretenciosa, autoindulgente, tan inútil".




La comedia de Judd Apatow Ligeramente embarazada dejó contento a casi todo el mundo, pero no a su protagonista, Katherine Heigl. En una entrevista para la revista Vanity, la actriz de Grey's Anatomy opinó que era "un poco sexista". "La película deja a las mujeres como musarañas, como si no tuviesen sentido del humor, en cambio, hace que los hombres amantes de la diversión parezcan adorables". Y además aseguró que retrataba a las mujeres "como perras".



El diario Wall Street Journal escribió en 1997 sobre Batman y Robin: "No hay mucho que decir acerca del rendimiento de George Clooney porque no hay lugar para el rendimiento en la película". En 2015, con motivo del estreno de su última película, Tomorrowland, el actor volvió a disculparse por la interpretación que había hecho del superhéroe: "Permítanme decir que yo realmente pensé que había destruido la franquicia hasta que otra persona se la llevó años más tarde y la cambió".




Una tripulación en problemas y desapariciones misteriosas. Eso es la película Virus, de 1999. "Es un pedazo de mierda de película", admitió la estrella del filme Jamie Lee Curtis. Y agregó: "Es una cinta increíblemente mala. Quizás sea la única ocasión que he reconocido que algo era tan malo y no había nada que pudiera hacer al respecto".




La actriz Michelle Pfeiffer quiere olvidar su participación en Grease 2, de 1982. "Odiaba esa película. En ese momento yo era joven y no sabía qué era lo mejor para mí", dijo.




No es que a Megan Fox no le gustase la película Transformes: la venganza de los caídos, sino que no la entendía en absoluto. En una intervención en la cadena CBS, la actriz comentó: "Estaba en la película, leí el guión y cuando la vi todavía no sabía lo que estaba pasando".
0
0
0
1
0No comments yet