Canales populares

Las kaláshnikov de Rusia ahora apuntan a Latinoamérica



El consorcio ruso Kaláshnikov, uno de los líderes mundiales en fabricación de armas de fuego, tiene en la mira a América Latina como una importante región para reorientar sus exportaciones debido a las sanciones económicas que Occidente le dio a Rusia por su intervención en el este de Ucrania.

Así lo afirmó hoy el director general de Kaláshnikov, Alexéi Krivoruchko, quien, dirigiéndose a agencias locales explicó que también Asia y África también figuran en sus nuevos objetivos de expansión.

"Sin lugar a dudas, esto exige una revisión de la política exportadora del consorcio. Ahora, ya estamos desarrollando nuevas y prometedoras vías exportadoras, como Latinoamérica, Asia y África", dijo Krivoruchko.

Por su parte, Serguéi Chémezov, director general de la corporación estatal Rostej, encargada de promover la fabricación y la exportación de productos de alta tecnología de doble uso, afirmó hoy que en el 2015 ya estará terminada la fábrica de Kaláshnikov en Venezuela.

Ese proyecto fue acordado por el fallecido presidente venezolano, Hugo Chávez, quien ordenó la compra de 100 mil fusiles AK-103 e incluso visitó en el 2009 al diseñador de armas ruso, Mijaíl Kaláshnikov, quien murió el año pasado a los 94 años de edad.

Por otra parte, Krivoruchko reconoció que Estados Unidos es "un mercado muy importante en el ámbito de las armas civiles" para Kaláshnikov.

"La producción de Kaláshnikov es muy popular en Estados Unidos. Los pedidos triplicaron el volumen anual de suministros. Por ello, las medidas adoptadas por el Gobierno estadounidense contra Kaláshnikov van en contra de los intereses de los consumidores norteamericanos", señaló.

En cambio, precisó que las sanciones impuestas por la Unión Europea al sector de la defensa en Rusia no afectarán a las exportaciones de Kaláshnikov al mercado europeo.

Al respecto, Chemézov tachó de "competencia hostil" las sanciones contra Kaláshnikov, que exporta armas a una treintena de países, entre ellos EE.UU., Alemania, Italia, Reino Unido y Canadá.

"Es una pena que se haya tomado tal decisión política", dijo Chémezoz, uno de los más estrechos aliados del presidente ruso, Vladímir Putin.

Rostej fue uno de los principales afectados del último paquete de sanciones económicas anunciadas por Estados Unidos a mediados de septiembre.

Por otra parte, Chémezov adelantó la concesión de unos 1155 millones de dólares para la modernización de las instalaciones de Kaláshnikov, lo que multiplicará la capacidad de producción del consorcio.

La producción de armas de fuego de Kaláshnikov aumentó un 50 por ciento en la primera mitad del año, mientras los pronósticos apuntan a que los ingresos se multiplicarán por cuatro a finales de año en comparación con 2013.
0No hay comentarios