Le pides cosas o favores a Dios, a los santos… es un error

Le pides cosas o favores a Dios, a los santos o a los ángeles… es un error


En esta imagen aclaro que lo que me parece realmente una estupidez es arrodillarse


Bien, los ateos rápidamente dirán que es un error pedirle a Dios, los santos o los ángeles, porque no existen, y es verdad, por lo menos no existen esas entidades con las características que les otorgan los religiosos, pero sí creo muy probable que existan entidades extradimensionales, y que serían los dominadores del planeta, al cual explotan para su beneficio.

El Católico o el Evangelista, le pide a Dios que lo proteja para que no le ocurran desgracias, para que no se equivoque en cosas trascendentales, o para que se dé cuenta cómo evitar muchos problemas, antes que se hagan realidad. Además le pide salud, protección para su familia, que “no le falte el pan de cada día”… un sinfín de cosas. Claramente es una relación de un sometido, un esclavo arrastrado ante su Amo. Y este Amo lo tiene tan aterrorizado que le ha inculcado que el hombre es de “naturaleza inferior y pecador”, y que debe adorarle y obedecerle sin dudar, ya que tener dudas significaría no tener Fe, y es motivo suficiente para enviarlo al infierno.


Todas las cosas buenas, el hombre se las tiene que agradecer a Dios, y las cosas malas “TAMBIÉN, YA QUE DIOS TIENE CAMINOS MISTERIOSOS”, y CUIDADITO CON CUESTIONARLE ALGO!!!

Ahora bien, la gente religiosa no se pregunta porqué un ser tan fantástico nos daría tantas cosas. Y la respuesta sería que “porque nos ama”. Pero si nos ama porqué ha diseñado un mundo con tanto sufrimiento, porque muchas veces no se puede poner la excusa de que el hombre es el responsable de ese sufrimiento, sino que se trata de fallas en el diseño de cómo funciona el mundo, por lo que este Dios no es tan perfecto, y mucho menos bueno. Sólo basta ver a los animales como se tienen que matar unos a otros para sobrevivir, donde los predadores matan con violencia y extrema crueldad, haciéndoles pasar horribles sufrimientos a sus presas. Esto no puede ser obra de un ser Perfecto y Bueno, que teniendo el poder (omnipotencia y omniscencia) para hacer un mundo Perfecto y Bueno, no lo hace, y crea un mundo imperfecto y con tendencia al mal.


Un ser que no necesita nada, necesita que lo adoren, un ser que todo lo puede y sabe, no puede eliminar el mal o no quiere, con lo cual, o no es omnipotente; o no es bueno; o no es omnisciente.
Yo estoy convencido que el Verdadero Dios es la Totalidad, que Todo es Dios, y que el gran secreto es que Nada ni nadie es superior o inferior en forma absoluta, sino que existen niveles de evolución espiritual, que no son inherentes a la esencia del objeto, planta, animal o ser humano. Es decir que son cambiantes, hoy vemos un pájaro, y en millones de años a través de sucesivas encarnacjones ese pájaro será una persona (o tal vez fue una persona hace miles de años y retrocedió en su evolución espiritual).


Alguien que esté leyendo este texto me dirá: “Pero estás diciendo que existen entidades extradimensionales”, porqué no pedirle cosas a estas entidades”. Porque en primer lugar no hay certeza de qué son estas entidades, y menos aún que colaborarán con nosotros. Acá voy a decir algo que a muchos no les va a gustar escuchar, pero hagan el siguiente ejercicio de crítica y reflexión: Jesús fue torturado y asesinado por el mandato de la muchedumbre, haciéndole pasar dolores horripilantes, y sin embargo se cree que Jesús murió “perdonando a sus verdugos y a la gente que lo condenó”. Pero también podemos pensar que Jesús murió con una terrible ira en su interior y sed de venganza. Además aunque sean ciertas las palabras que pronunció en la cruz, puede que sea lo opuesto a lo que en el interior de su mente había.

Entonces los cristianos le piden a una entidad Jesús, que no pueden estar seguros de cuál es su nivel espiritual, y que no los conoció, que les ayude en un sinfín de cosas, y tal vez su venganza, sea enviarles calamidades. Por cierto tal vez sea muy parcial en estas observaciones, pero la gente de mi entorno muy religiosa les pasan desgracias una tras otra.

Bien, es una hipótesis, me parece muy peligroso confiar en entidades que no conocemos, en primer lugar si en verdad existen, en segundo lugar si van a cooperar con nosotros, y en 3er lugar, si su estado de conciencia es de altruismo o no. Lo mismo podríamos decir de Dios. En definitiva, porqué la gente piensa que Dios es bueno, y con todos esos atributos fantásticos? Porque lo dice la Biblia, y lo siguen repitiendo los sacerdotes, y la gente. Ni siquiera hay evidencia certera de su existencia tal cual lo describen los religiosos. Sentirse dependiente, sumiso, y con la necesidad de adorar y obedecer a otro ser desconocido, ¿no suena peligroso? Cuando tal vez esas entidades buscan tanto la docilidad del humano, como los hombres buscan docilidad en los animales domésticos, que utiliza para alimentarse.

Así, el hombre podría ser el alimento de unas entidades que están por encima de nuestro nivel en la cadena alimenticia. Yo creo que esa necesidad y obsesión de las entidades a través de las religiones de inculcarle inferioridad al hombre, obedece a que ellos nos temen, y la razón es que no quieren que nos demos cuenta de nuestro Poder, de nuestra Divinidad, de que la Verdad es que cualquier existencia por más insignificante que parezca, tiene a la Totalidad dentro de sí. Y esto lo verificamos cuando seres tan pequeños como microbios, virus y bacterias pueden llegar a matar a un ser tan grandote como una persona, y también le pueden dar salud, como sucede con algunos microbios que son saludables en el cuerpo humano. Son como serpientes amaestradas, incapaces de morder, de defenderse de la persona que las controla. ¿Cuál sería la capacidad de morder del ser humano a estas entidades? GRAN INCÓGNITA!!!

Con esto se confirma que Todo es Dios, que la Totalidad está en la parte, y la parte está en la Totalidad, tal como la célula es parte del cuerpo humano, pero a la vez es el cuerpo humano, ya que el hombre nació a partir de una sóla célula, y además toda la información para construir el cuerpo humano se encuentra en cada una de las miles de millones de células.

Ahora bien, hay otra opción, alguna forma de interceder para evitar que nos ocurran cosas que no queremos, o al revés para que favorecer que nos pasen cosas buenas y positivas? Sí que la hay.
Muchos habrán escuchado de que hay muchos científicos que tienen como marco teórico la muy probable existencia de universos paralelos, donde existen otros “yo” de nosotros mismos, producto de decisiones diferentes, por lo que en ese multiverso estarían todas las probabilidades de cómo vamos a ser, en qué situación, qué nos va a pasar, etc.

Entonces la idea es que seamos conscientes de que ahora, en el presente, existen otros “yo” tanto en el futuro como en el pasado, y que siendo consciente de esto, podemos estrechar una comunicación, para alertarnos de las desgracias, y de malas decisiones. Y de ese modo dejar de ser como un barquito sin timón, donde la corriente y el viento se lo lleva para donde le plazca.
Ahora bien, me dirán, que si existen los “yo” a los cuales les pasaron las cosas malas, y son ellos los que le tienen que alertar a la persona, entonces esa misma persona puede ser uno de esos “yo” a la cual le pasó algo malo. Porqué habría de ser diferente. Pero no es así, porque también existen los “yo” a los cuales no les pasó nada malo, gracias a ciertas decisiones y lo informan. Esta comunicación no tiene porqué ser consciente, puede ser automática, refleja, del tipo muy común, cuando de repente nos damos cuenta de algo, y otras veces no, ¿porqué unas veces sí y otras no? La probabilidad? Yo creo que hay algo más.

Estoy convencido de que esta situación de comunicación permanente con nuestros otros “yo” se da en forma inconsciente, y que por eso muchas veces falla, pero que teniendo consciencia de estas comunicaciones, aumentaría mucho la claridad en ese “FEED BACK” interdimensional. Cuantas veces vemos que algunas personas se recuperan milagrosamente de una enfermedad, de un accidente… Y no se contempla, que eso puede ser fruto de que se “haya cambiado el pasado”, y que por eso la solución en el presente está llegando en forma increíble. Alguien me dirá, que si murió una persona, por más que cambie el pasado, no volverá a la vida. Pero también en forma extraña, la persona que perdió a ese familiar, se encuentra más tranquila, como si estuviera acompañada por ese familiar. Por eso al ser más consciente de estas comunicaciones con nuestros otros "YO" podemos prevenir muchas desgracias.

Pero se presenta un problema. Que si decimos que las probabilidades están, es como si diríamos que las cosas malas, las malas acciones existirán en algún universo paralelo. Pero esto es absurdo, porque significaría que da lo mismo el bien que el mal, y además no tendría sentido la comunicación entre los “yo” de diferentes Universos, ya que sería inútil eliminar los males sufridos o por sufrir. Entonces para mí es evidente, que si pudiéramos observar todos los Universos paralelos de una persona, y a su vez cambiar sus vidas, sería como una partitura musical, la cual, para que sea una obra digna de escucharse, que agrade al oído, tiene que haber sido corregida y probada muy rigurosamente. Lo mismo con los Universos paralelos de una persona. Y además, vemos que todos los “yo” sean los que sufrieron algo o los que no sufrieron, querrán la eliminación del sufrimiento, su felicidad. A diferencia de Dios, los santos y los ángeles, los otros "yo" podemos estar seguros que van a colaborar a favor nuestro.

El problema es que cuando se recuerda el pasado con pena, impotencia, con esa culpa patológica, en realidad en lugar de cambiar ese pasado, se lo ESTÁ REFORZANDO, SE LE ESTÁ DICIENDO AL PASADO QUE ASÍ DEBE SUCEDER, porque inconscientemente está diciendo con su mente que no puede hacer nada para cambiar lo que sucedió, y que fue otro mucho más poderoso que él, quien “decidió” que pasara lo que “tenía que pasar”. Por eso me enferma cuando escucho a la gente decir: "Nos vemos mañana si Dios quiere", o "Y si el de Arriba te llama..."

En cambio si el hombre empieza a darse cuenta que la Totalidad está en la persona, y la persona está en la Totalidad, y que por lo tanto no hay diferencia entre Dios y el hombre, entonces todo cambia, y se abre todo un abanico de perspectivas, que antes no se veían. Pasamos a ser activos ante la realidad, generadores de las vivencias que queremos para nosotros, en lugar de ser meros espectadores de la propia vida, que asustados y suplicantes, “viven” en constante zozobra ante entidades que más que protegerlos, se divierten enviándoles más y más problemas.
El texto es de mi autoría